Ojalá y todos los días fueran Navidad

El espíritu navideño, indiscutiblemente comienza en cuando se termina el fiambre. Ahí la mara empieza a calentar motores, los comerciales empiezan a poner “ofertas”, y llega el mero mes del cumpleaños de Jesusito y ¡fuaaaaaaz! ¡Pagan el aguinaldo papaaaaá!

¡Vos! pasame un waipe con thinner

Existe una problemática, una necesidad latente de generar figuras, líderes del pueblo, pero verdaderamente del pueblo, mara que venga de adentro, mara que sepa qué putas.