Elsita se libera del olvido

Aquí no existían clases sociales ni falsos aforismos, sólo el entusiasmo de la amistad y la serenidad de una trinchera urbana con aliento alcohólico.

Realismun tremens

Supe que no tenía madera de cristo cuando me cayó el veinte de lo que pasaría si no me ponía las pilas. Lo había visto durante una borrachera de aqueas epifánicas