5 lugares increíbles para echar un polvo en semana santa

000703995-playa

Es indiscutible que la Semana Santa es un temporada de fervor en Guatemala y mientras algunos deciden canalizar su energía cargando procesiones o cocinando buñuelos en miel otros menos ortodoxos como nosotros decidimos aventurarnos en otro tipo de actividades que requieren el mismo empeño y satisfacen de mejor manera.

muelle

  1. Salar el mar

Nada mejor que una buena sesión de sexo en la playa, la adrenalina puede hacer que tus niveles de excitación lleguen a puntos inimaginables. Guatemala tiene varios sitios que se prestan para este tipo de encuentros apasionados aunque por la época a veces puede resultar bastante complicado encontrar el momento y el espacio necesario ante las grandes aglomeraciones de vacacionistas pero si ya lo has hecho en una piscina con tus amigos o familiares dentro, el mar podría resultar pan comido para vos.

Lo más recomendable para los principiantes es visitar las playas del océano Atlántico ya que el oleaje allí es más suave y te permite maniobrar sin mayores contratiempos. Quienes se consideran con mayor pericia acostumbran a realizar estas faenas en el Pacífico, que contrario a  su nombre, posee un oleaje más engasado y si la suerte no te acompaña podrías pasar bastante tiempo tratando de sacarte la arena, que por los revolcones que el mar te dio se incrustó en tus lados más oscuros.

2. En Chimaltenango

CWMu4ZzUAAA8oTqEste no es un juego de palabras y sí, leíste bien. La carretera Interamericana (cuando pasás por Chimaltenango) es uno de los sitios que más se prestan para consumar la pasión y a su vez el lugar más desaprovechado. Si voy solo llevaría  un libro pero si ando acompañado jamás desaprovecharía la ocasión para lanzar por lo menos la propuesta.

Se trata de un penoso congestionamiento vehicular que consume el valioso tiempo de tu vida, qué mejor manera de aprovecharlo que con una buena sesión de sexo oral (cualquier otro tipo de contacto podría ser contraproducente). Nada se compara con esa emoción en medio del tráfico y el imaginar que entre tanto mal humor ustedes la están pasando bien, bien-bien. Asimismo si la cola del peaje de la autopista al puerto está algo turbia, allí también se puede gozar.

3. El mirador de Semuc Champey

semuc-champey-guatemala-gadling-580

Hay maneras de sentirse pleno en la vida y definitivamente esta es una de ellas. Echar un polvo en el mirador de Semuc es una experiencia inigualable. Contemplar el paisaje mientras los cuerpos se frotan ofrece una perspectiva distinta del mundo. Luego de una buena subida de gradas, el ejercicio cardiovascular se consuma con una cereza de pasión.

Si su condición física como pareja no es la más sobresaliente pueden tomar un extravío a mitad del camino para entregarse a la diversión y seguir con el ascenso después y más relajados. Lo más recomendable es siempre estar atentos a los demás turistas para no ser interrumpidos prematuramente.

4. Contemplando una procesión en el Centro Histórico

Para consumar este apartado no se necesita de mayor logística, solo una buena dosis de creatividad. Existe una extraña sensación de satisfacción mientras se observa a los penitentes cucuruchos envueltos en su ridículo traje cargando un gran armatoste de madera (que debe pesar un vergo) mientras uno está en lo suyo. Es verdaderamente gratificante.

5. Un atardecer en Lachuá

4762348313_4271bbbc83_bPara el calor, agua fría y menta. El lado más salvaje de cualquiera despierta al escuchar el rugido de los monos aulladores, este cenote ubicado en medio de la selva es un sitio afrodisíaco perfecto. Se necesita caminar una hora desde la carretera para llegar allí pero después del primer polvo uno sabe que el cansancio valió la pena. El contraste entre el sofocante calor de la selva tropical de Alta Verapaz y las refrescantes aguas de la laguna de Lachuá hacen que el sexo sea delicioso.

Advertencia:

Si usted es una persona conservadora y padece problemas del corazón, procure tomar una aspirina antes  o mejor no lo intente.

P. D. No olviden llevar su bloqueador solar y un buen compilado de cumbias.

Autor: Barrancopolis

Medio digital de arte, cultura y entretenimiento.

Comparte esto en

Danos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *