Aguaceros y uno sin paraguas

Del llamado Camposanto  a la patrona  Virgen de la Asunción hay dos balazos de distancia.

Fotografía de Javier Herrera

Empezaban los caminos de la vida en el ambiente cuando me dispuse a ir por el pan. Me encanta el francés con frijoles y mejor si es pan del día. No había avanzado ni diez metros cuando empezó el relajo…

Ya habituado al sonar de la ambulancias y las patrullas analicé los posibles escenarios y por aquello de los aguaceros y uno sin paraguas, me resguardé entre los árboles. Justo atrás de mí, muy cerca, dos señoritas con bolsas del supermercado, asustadas, trataban de mantenerse a salvo.

Cuando creciste en un lugar donde los tiros son más comunes que las obras del alcalde, ya no te asombrás sino que empezás a solucionar el crimen antes de que llegue  la policía.  ¡Agárrenlos!, decía un muchacho, esos son, se subieron al taxi y como si fuese novela de Agatha Christie, aparecieron seis integrantes de las Fuerzas Especiales Policíacas guatemaltecas en tres motocicletas con  calcomanías de lobo, y empezó la navidad, con la misma responsabilidad de los patojos y las guerras de canchinflines de finales de los noventa, policías y malandros se repartieron plomo frente a la última obra en la zona cinco del alcalde Álvaro Arzú Irigoyen. Para  entonces ya las calles del bulevar La Asunción estaban llenas de vecinos curiosos. Frente a la Virgen con todo y su bendición también verguearon a los sospechosos, los capturaron a todos y los subieron a una patrulla que, como siempre, llegó tarde.

Fotografía de Javier Herrera

Una señora de esas que caen bien solo con verlas, porque a ley de calle se ve que son la pura onda, les llevó bolsas de agua pura a los polis quienes, sin que les temblara la mano aún con las armas fuera de la funda, calmaron la sed después del baile.

Cuando llegué a  casa con el pan en la mano y la anécdota trabada en la garganta me di cuenta que en el refrigerador ya no habían frijoles. Entonces tocó nuevamente  comer huevo.

Por si sale usted por el pan, tenga cuidado, no lo vayan a sacar a bailar un día sin ser parte de la fiesta.

Autor: Javier Herrera

(Guatemala, 1987) Camino por ahí observando hacía todos lados, menos mi camino, por eso me pierdo.

Comparte esto en

1 Comment

  1. Asi es ahora solo queda decir como dijo la cancion “Los caminos de la vida no son como yo pensaba no son como imaginaba hoy sales y no sabes que vas a encontrar

    Post a Reply

Danos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *