¿Qué pasa en Honduras y en la humanidad?

Convulsión social y política en Honduras por escrutinio sospechoso

Honduras enfrenta de nuevo una crisis política cuya responsabilidad recae en el candidato ilegal y actual presidente de la república, quien junto a su grupo cercano está empecinado en aferrarse al poder; asimismo, el Tribunal Supremo Electoral (TSE) actuó con irresponsabilidad al incumplir su deber de difundir los resultados del nivel presidencial como históricamente se ha acostumbrado.

Fotografía de Lalo “El Catrinas” Landa

Fue hasta el lunes 27 de noviembre a las 1:43 a. m. que el TSE, con un total del 57 % de las actas procesadas, daba una ventaja del 5 % al candidato por la Alianza: Salvador Nasralla sobre su contendiente el presidente Juan Orlando Hernández (JOH).

De acuerdo con su oferta, el TSE debía entregar los resultados dos horas después de cerradas las urnas, pues  se presumió la novedad que la institución invirtió más de 200 millones de lempiras en tecnología para agilizar la transmisión de datos.

Así, la ventaja de Nasralla del 45.17 % contra el 40.52 % de JOH se mantenía. Por la mañana del lunes, el magistrado presidente del TSE, David Matamoros Batson compareció ante medios de comunicación para anunciar que aún no tenían los resultados. Por otro lado, el magistrado Marco Ramiro Lobo manifestaba que la tendencia era irreversible, lo que alentó el empoderamiento del resultado por parte de la gente de la Alianza.

Lo anterior motivó aún más al candidato de la Alianza opositora a auto declararse presidente antes de tiempo y como si se tratara de una carrera, Juan Orlando Hernández, notablemente ingerido de alcohol, también se autoproclamó mandatario reelegido e invitó a sus seguidores a salir a celebrar. Teníamos hasta ese momento en Honduras dos presidentes.

Esa misma mañana el polémico periodista Renato Álvarez convocó al exfuncionario público Arturo Corrales Álvarez, director de Ingeniería Gerencial, para que mostrara los avances realizados por su empresa. Valiéndose de dos pantallas gigantes y un mapa coloreado en azul, en clara alusión al “dominio del voto nacionalista”, el estadista declaró cifras que ponían a JOH siete puntos arriba de Nasralla.

De similar modo, Corrales manifestó que si bien los datos del TSE mantenían a JOH atrás de Salvador, “el voto rural que falta por escrutar en el Tribunal Supremo Electoral favorecería al candidato del Partido Nacional”. Inmediatamente a estas declaraciones, el presidente realizó una conferencia donde aseguró que “el voto rural les dará la victoria”. Dicho argumento se basa, según este instituto político, en que este inédito tipo de voto “se ha fortalecido con los programas sociales”.

Por su lado, la Alianza mostraba cifras menos fantasiosas y más apegadas a las del TSE, institución que hasta ese momento seguía sin pronunciarse generando suspicacias en la población opositora y en la comunidad internacional.

No obstante, la duda colectiva terminó de consumarse la tarde del miércoles 29 de noviembre cuando el sistema se cayó por al menos 5 horas. Matamoros Batson atribuyó esto a “un problema técnico ya que la información que los servidores habían recogido era muy grande y debieron proceder a ampliar la memoria”.

Cuando se restableció, el sistema trajo consigo lo inminente: las tendencias empezaron a cambiar radicalmente y, en palabras del magistrado Marco Ramiro Lobo, “de forma casi imposible” a favor de JOH. El mismo funcionario calificó de sospechosas las fallas y exigió que “todo lo que es dudoso debe investigarse y castigarse”.

Debido a estas intermitencias en el sistema, los nasrallistas salieron a protestar pacíficamente ante un probable fraude amparados en la convicción de que “lo que ganaron en las urnas se defiende en las calles”. Y así lo han hecho. Desde el jueves por la mañana las protestas subieron de tono, al grado que el viernes 1 de diciembre había unas 120 tomas a nivel nacional en los principales ejes carreteros.

Río revuelto ganancia de pescadores reza la tradición oral, también dice que la contienda política es sucia, por tanto, los candidatos se valen de tácticas y estrategias para persuadir y disuadir la población. Muchos asumen que el Partido Nacional perdió las elecciones por lo que emprendió desde la noche del domingo una campaña de terrorismo psicológico, avalado por los medios de comunicación hegemónicos, donde intenta frustrar a sus oponentes hasta llevarlos al desorden.

Fotografía de Lalo “El Catrinas” Landa

Si bien JOH parece tener un doble discurso y éste contener mensajes salpicados de amenazas, la Alianza, el Partido Liberal y el Partido Nacional han llamado a la calma y a saber esperar los resultados del TSE. En conferencia el miércoles, Nasralla reiteró que es el presidente electo, al terminar hizo hincapié en que volverían a las calles si el pueblo lo exigía, y la gente salió, y fue reprimida de manera brutal.

Pero las cosas son inestables. Desde el jueves han sido saqueados muchos comercios, tiendas, bancos y camiones en las principales ciudades del país como San Pedro Sula, La Ceiba y Tegucigalpa, mismas que se han atribuido tanto a militantes y simpatizantes de la Alianza como a “cachurecos infiltrados”, sin embargo, y esto es notable, ambos partidos desmintieron las acusaciones. Hasta ahora la policía ya capturó a más de cien personas involucradas, muchas de las cuales poseen antecedentes penales y están afiliadas al partido de gobierno.

Producto de la agudización de la crisis, Ricardo Álvarez decretó el viernes 1 de diciembre Estado de sitio o suspensión de garantías constitucionales durante 10 días. Anoche los vecinos de la residencial Honduras denunciaron que la Policía Militar, institución creada por JOH, asesinó a Kimberly Dayana Fonseca (19) y dejó a otras dos personas en estado grave.

Familiares de Kimberley Dayana Fonseca, Tegucigalpa, Honduras. Fotografía de Edgar Garrido

A este respecto, hoy la Mesa Nacional de DDHH denunció las violaciones a los derechos humanos y manifestó que no existen criterios suficientes para que el gobierno suspenda garantías constitucionales, que el toque de queda no está protegiendo a la ciudadanía sino a un grupo criminal que quiere imponer una reelección a todas luces que es rechazada internacionalmente.

Por otra parte, instó a la Fiscalía a investigar y detener al designado presidencial Ricardo Álvarez por usurpación de funciones públicas y abuso de autoridad al decretar la restricción de los artículos 69, 71, 72, 78, 81, 84, 93, 99 y 103, pues según la Carta Magna, sólo el presidente puede tomar dicha atribución.

Un paréntesis para mencionar el protagonismo ganado por el candidato liberal Luis Zelaya, quien dignamente reconoció a mitad de semana el triunfo de Salvador Nasralla en aras de la paz y de la democracia en Honduras, acción que no ha sido bien vista por la vieja guardia del liberalismo.

Fotografía de Ameno Córdova

También el jueves la misión de la Organización de los Estados Americanos (OEA) visitó los candidatos para que suscribieran un acuerdo donde ambos se comprometían a aceptar los resultados del TSE, pero horas después Salvador Nasralla se retractó argumentando que “el sistema se había caído el miércoles a las 3: 00 de la tarde”.

Ayer viernes se pospuso el conteo especial de las últimas 1,005 actas que poseían inconsistencias y que faltaban por computar para definir el mandatario. La Alianza se negó mandar representantes ya que los requisitos y condiciones planteados no fueron cubiertos en su totalidad. “Mientras no tengamos garantía que el proceso es transparente, no vamos a avalar ninguna acción del TSE”, indicó Óscar Rivera, representante de la Alianza ante el Tribunal.

Entre las peticiones estaban la entrega del listado completo de las actas que van a observación o escrutinio especial y de las 5,174 actas que se escanearon en las oficinas del organismo electoral en el centro de acopio de Infop, en Tegucigalpa. Además se solicita el archivo completo de la base de datos donde incluya el número de mesa, departamento del país y la cantidad de votos por partido.

Honduras sigue en vilo. El gobierno tomó medidas drásticas que podrían incrementar la crisis. Todo eso agudiza las sospechas por tener éste todos los atributos de su lado. La realidad es incertidumbre y predisposición. La OEA ha dicho que “seguirá trabajando en favor de la justicia en las Elecciones de Honduras”. Otros analistas han propuesto una segunda vuelta con escrutinio internacional ya que este proceso está demasiado manchado.

Autor: Yonny Rodríguez

Yonny Rodríguez (Ojojona, Honduras) Licenciado en periodismo por la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), poeta y gestor cultural. Ha cursado estudios de Literatura y Gestión Cultural. Ejerce Periodismo Cultural en el blog «Bucentauro» (www.blogdeculturahn.blogspot.com)

Comparte esto en

Danos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *