Afortunadamente ya no son esos viejos tiempos

Fotos de la serie lanasutra del artista Erik Ravelo

De la serie lanasutra del artista Erik Ravelo

Mucha gente está sorprendida por la postura que las iglesias han tomado en el tema de la ley de juventud.

 

Específicamente en el tema de la sexualidad. No entiendo por qué la sorpresa. Ya que las diferentes sectas  en las que la fe cristiana está dividida  tienen como base fundamental los siguientes aspectos:

 

Un Dios varón. Omnipotente y omnipresente. Su único hijo (otro hombre), es quien seguirá reinando en nombre de su padre y al quien hay que pedirle perdón por nuestros “pecados”. Otros 12 hombres se sumaron a esta clase de “representantes” masculinos que traen la buena nueva.

 

Y a ello se sumaron miles de hombres que se convirtieron en los representantes de ese Dios en la tierra. De ahí nacen sacerdotes, obispos, papas y demás “hombres con vocación e iluminación divina”. En la actualidad los dirigentes de estas instituciones en un gran porcentaje siguen siendo hombres.

 

Otro aspecto fundamental en relación a las bases fundamentales en que las religiones están organizadas es el papel de la mujer y el tema de la sexualidad. La madre de Jesús, es virgen. No conoce ese acto descabellado en el cual la humanidad se revuelca entre las pasiones y los placeres de la carne.

 

Ella, maría no pudo tener esta conducta de “pecado”. Menos, fuera del matrimonio. Planteo un par de preguntas. ¿A caso la madre de Jesús tuvo elección sobre su sexualidad? ¿Dios reprimió estrictamente este placer en ella? ¿Qué lección quería imponerse a las mujeres de ese tiempo con este tipo de versículos escritos por la divina mano de Dios? Y más preocupante aún. ¿Qué intenciones tienen las actuales instituciones sobre las sociedades actuales? Específicamente sobre la sexualidad femenina.

 

El viejo testamento inicia de manera categórica con la clasificación entre géneros. Dios, antes de crear a Jesús. Crea al primer hombre conocido en la historia occidental con el nombre de Adán. Dios ve que el hombre está solo. Adán necesita alguien que “le haga de compañía”. Entonces de una costilla nace Eva.

Eine-von-15-Skulpturen-der-Lana-Sutra-Ausstellung-47420

Es increíble ver como en pleno siglo XXI, las ideas patriarcales y para nada científicas que siguen dictando  las formas en las que relaciones sociales de los seres humanos deben ser.

 

Luego viene la parte en donde aparece la manzana y la serpiente. Es en ese momento donde ellos descubren su desnudez. Y nace entonces la vergüenza. Vergüenza de sus propios cuerpos. Cuerpos a la imagen y semejanza de Dios, pero que no pueden ser vistos al desnudo. En este episodio se culpa a la mujer por inducir al hombre a pecar. Son expulsados del Edén. La mujer es condenada al sufrimiento en el momento de dar a luz a sus hijos. El hombre resulta en esta historia con la mejor suerte y no lleva consigo la carga.

 

Si analizamos los mitos que fundamentan las corrientes del cristianismo, podemos ver el lugar “especial” que ocupamos los hombres en estas historias. Podemos ver también el papel de relleno o de extra al que la mujer es relegada en esta versión de la película sobre la historia de la vida.

 

Esta que ha marcado el destino de las mujeres en la historia real durante todos estos siglos. En la actualidad esta ideología, basada en mitos donde el hombre es el protagonista, es la columna vertebral que se sigue dirigiendo las sociedades occidentales. Es increíble ver como en pleno siglo XXI, las ideas patriarcales y para nada científicas siguen dictando  las formas en las que las relaciones sociales  deben ser. Estado, Corporación e Iglesia siguen tapándose con la misma chamarra. Y cuando el pueblo empieza a mover el tapete salen a defenderse entre sí con sus balbuceos de antaño.

En este momento a la iglesia le tocó dar la cara. Sacerdotes y pastores se sentaron frente a los medios de comunicación e iniciaron con el sermón al estilo de culto o misa. Entonces los feligreses deben aceptar su posición de pecadores. Aceptar su culpa y hasta pedir perdón por el atrevimiento de contradecir el mito que por los siglos de los siglos los representantes de Dios en la tierra querrán imponer. Me faltó escribir amén. Pero aún no termino.

 

Las iglesias guatemaltecas presentaron sus enmiendas en relación a la actual ley de juventud. Ley que garantizará derechos y responsabilidades de las que tanto se necesitan en nuestro país. Responsabilidad y derecho tanto de los ciudadanos como de los administradores del poder dentro de la organización del Estado, que permitirá mejorar las condiciones de olvido y exclusión en la que se encuentran las juventudes guatemaltecas.

 

Pero al estilo de la vieja inquisición, esos representantes divinos se están dedicando a juzgar lo que por muchos años costó construir. Afortunadamente no estamos en los tiempos de la inquisición o de la quema de brujas. De ser así, los documentos en donde se encuentran escritos esos sueños desde y para la juventud estarían ardiendo frente a la plaza central. Afortunadamente estamos en los tiempos del despertar y de la organización ciudadana.

Autor: Luis Caal

Aprendiz de artista plástico, a veces urbano, a veces de galería.

Comparte esto en

Danos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *