“Aniquilación”: ciencia ficción, pero no de la fácil

Nuestra especie está inclinada hacia la decadencia y la autodestrucción, este es un proceso implícito en nuestro código genético, que llegado a su tiempo se auto saboteará para cumplir su misión final: fallar. “Aniquilación” es el título de la película de ciencia ficción de Netflix que mejor aborda esta temática en los días recientes.

Cine

Natalie Portman protagoniza Aniquilación, una apuesta cinematográfica de Netfliz por la ciencia ficción.

Vemos la vejez como algo natural, pero es una falla genética, le dice Lena (Natalie Portman) a Kane (Oscar Isaac), su esposo. Ella es una mujer llena de conflictos morales y culpas, además es bióloga y sabe perfectamente que la vejez se produce por varios errores en la división de las células. Kane es un militar que desapareció en una misión secreta y un año después, reaparece de repente en la cocina de su casa, para sorpresa de Lena. Sin embargo, su salud está muy deteriorada y su actitud es diferente; todo esto desemboca en Lena visitando la base militar donde trabajaba su esposo investigando sobre la misión a la que fue asignado.

El punto central de la trama es algo a lo que ellos llaman un «resplandor», generado por el choque de alguna especie alienígena en un faro. Ese resplandor, que es algo parecido al domo de Stephen King, pero multicolor y traspasable, ha estado avanzando lentamente, conteniendo a todo lo que abarca dentro de sí. Varias expediciones han entrado para investigar su origen, pero ninguna ha regresado. De hecho, el único que regresó fue Kane, el esposo de Lena.

Cine

Como Lena es bióloga y además es la protagonista, pues resulta obvio —desde ese punto— que busque entrar al resplandor, y así hace junto a un grupo de mujeres que también cargan con vidas rotas, mujeres que no tienen nada que perder. Si han llegado hasta aquí, probablemente estén pensando que les voy a contar toda la película, pero nel, les he contado nada más que los primeros minutos. Lo verdaderamente importante es lo que va a suceder adentro del resplandor, cuando el grupo de mujeres traspase la colorida barrera y deban enfrentarse a las razones por las cuales ninguna expedición ha podido salir. Ahí inicia la verdadera película y descubrimos que no es una obra solo para entretener.

Aniquilación es una película de ciencia ficción, pero no de las fáciles de digerir, no muestra las típicas peleas entre humanos y extraterrestres. Es para cuestionarse, para reflexionar, para analizar contenidos y darles significados, no es para cualquier público. El grupo de mujeres dentro del resplandor se cuestionará moralmente, examinará su identidad y sufrirá transformaciones enfrentándose a un ente que no ha venido para destruirnos, sino para crearnos como seres nuevos. El resplandor avanza sin detenerse, va cambiando las reglas, reformulando lo que es humano, lo que es bello, lo que es funcional y lo que es necesario.

Considero importante mencionar que me ha recordado mucho a “La Zona”, la obra maestra de Andréi Tarkovski, el insondable director ruso, que mostró en su obra un espacio formado por la misma causa y que puede ayudar a las personas que entren para realizar su más profundo deseo. Claro que La Zona es una película mucho más profunda en sus cuestionamientos filosóficos, cuestión en la que Aniquilación se queda bastante corta. También es más densa, lenta, silenciosa y perturbadora. Si Aniquilación no es para cualquier público, La Zona es para uno más selecto todavía.

Vean Aniquilación, vale la pena dedicarle el tiempo por no ser una película convencional. Luego, si pueden y si quieren, vean también La Zona (está en Youtube a 1080p), pero no me culpen a mí o a Barrancópolis por las consecuencias.

 

 

 

 

Autor: Jiménez Suchité

Camino por la vida creyendo que el cine y la literatura me han salvado de la muerte. Quizá sea cierto, pero lo más seguro es que sea solo romanticismo. Dejé de preguntar por quién doblan las campanas, ahora sé que es por mí. Rechazo y resisto, no conozco otra forma de vivir.

Comparte esto en

Danos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *