Cinco formas sutiles de hueviar en Guatemala

5 formas sutiles REX

Dramatización con fines ilustrativos. Fotografía deLozano

No vamos a inventar el agua azucarada: Los grandes capitales del país han crecido desde el siglo XVIII a costillas del Estado y esto es algo que  no se aborda en los libros de historia pero se ha sabido de generación en generación.

Por Juan Pablo Muñoz

Los ricos son compadres de los políticos, a veces se pelean y a veces se toman los tragos juntos. A veces son unos ricos los que le hablan más de cerca a la guayaba y a veces son otros, pero indistintamente de qué “familia” sea, los finqueros y empresarios siempre están bajo el amparo de otros.

Aunque el análisis del crecimiento siempre espurio de los grandes capitales, modelos de acumulación que les dicen, requiere de conocimientos políticos, históricos y económicos, aprendices de brujo como somos, vamos a presentarles cinco formas típicas de cómo los ricos le huevean al Estado o a sus trabajadores, ante su mediocre incapacidad de crecer a través de la libre competencia.

 

  1. La primera y más común es que el Estado los proteje para subsistir. Así, sin más, los ricachones financian presidentes, diputados y alcaldes para que los cobijen con prebendas: les asignan obra pública, los vuelven proveedores del Estado o -la más descarada de todas- les fabrican leyes a su medida para exonerarlos de impuestos o de cualquier otro tipo de obligaciones. Que digan los cafetaleros, los azucareros y los señores de la palma africana si esto no es cierto.

    Trabajador de palma africana.

    Trabajador de palma africana.

  2. La segunda y no menos importante: Tapándoles sus clavos. Vean el caso de La Línea y el más reciente, el de Aceros de Guatemala. Empresarios que corrompen funcionarios, a beneficio mutuo, para infringir las leyes tributarias. Acá, el rico no solamente no aporta lo que debe, que de por sí es bien poco, sino que todavía pide que le devuelvan una parte que ni dio.
    baldetti
  3. La tercera, relacionada con la anterior, tiene que ver con sofisticados mecanismos de elusión fiscal: los administradores de empresas, auditores, abogados, etc. (no por casualidad son las carreras más cotizadas en la U) saben bien del tema: quien hace la ley, hace la trampa, dirían mis abuelos. Crear empresas fantasmas, testaferratos, compras y ventas simuladas, etc. captura-de-pantalla-2015-05-14-a-las-20-28-15

  4. La cuarta gira alrededor de los espectáculos de masas: financian obras de caridad (Fundabiem, Mc Día Feliz) o desarrollan “complejas” estrategias de mercadeo (Árbol Gallo, Luces Campero, la “gloriosa” bicolor), las cuales en el fondo significan tomar del poco dinero de los desprevenidos particulares para hacerlos pasar como propios ante el fisco, generando de paso una buena imagen empresarial.
     Mac Día Feliz
  5. La quinta tiene que ver con el tema laboral. O no se permite que el derecho laboral avance, o se corrompe a líderes sindicales, o se entrampan los procesos judiciales del ramo de trabajo. El rico tiene todo a su favor y puede ofrecerle una baba al asalariado, quien probablemente desempleado, sin conciencia de clase o ya trabajando y sin tiempo para seguir en más trámites, la aceptará… hasta gustosamente. Nunca caen mal unos centavos para el consum…ismo (pues en una sociedad sin ahorro, la plata entera regresa a la empresa).Imagen1

     

Autor: Barrancopolis

Medio digital de arte, cultura y entretenimiento.

Comparte esto en

Danos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *