¿Cuándo entierran a Tite?

Todos tenemos un pasado oscuro que negar, una época en nuestras vidas que preferiríamos borrar de los archivos de inteligencia militar. Esa temporada mía quizá sea cuando andaba en bicicleta haciendo fechorías a diestra y siniestra protegido por el manto de la noche, cuando durante las navidades me armaba hasta los dientes para realizar ataques terroristas a los intercomunicadores de los ricachillos de los alrededores. Era callado, tímido, inocente pero ya me juntaba con la mafia italiana y las pintas más fosforescentes de Terrazas, Balcones y Pinares.

La mayoría de forajidos del ayer, hoy son hombres redimidos —o quizá no tanto— que ya cuentan con kids entre su repertorio y demás responsabilidades, y que no están para los trotes que los tiempos violentos actuales ameritan. Sin embargo, yo, —como buen profeta— me di cuenta de ese infame destino y abandoné los “malos pasos” justo a tiempo como para no pasar más de una semana en prisión.

Hasta para sacarse un moco hay que tener estilo

Y en esta ocasión querida muchachada contestataria no voy a hablar sobre cómo Daddy Yankee se hizo papá de un vergaso de mara alrededor del mundo sino de algo más reprochable todavía: Los Cuentos de la Cripta

Mientras la escena del rock en Guatemala iba agarrando más fuerza con discos aislados pero buenos, en Panamá un hombre denominado simplemente como El Chombo estaba por crear un fenómeno a nivel mundial con un ritmo que solo de recordar mis patoaventuras me calienta.

¿Quieren chorizo?

Sí, las chicas SIEMPRE quieren embutidos (a menos que sean vegetarianas, claro) y pues si las vas a invitar a comer pues dales directo al hueso, y al caldo…, el día que podás hacer lo que te dije, es porque ya te graduaste de sexto primaria.

Autor: Salazar Ochoa

(Guatemala 1985 - … ) Salazar Ochoa es un ser malvado que solo le pide a la vida una ranfla con un equipo de sonido potente para navegar por la ciudad, el diario con noticias exaltantes y una dosis respetable de ultraviolencia en los canales de televisión que sintoniza.

Comparte esto en

Danos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *