El secreto mejor guardado de la música peruana

La chicha tradicional es una bebida espirituosa que se obtiene de la fermentación del maíz; su delicioso sabor resulta peligroso para la garganta incauta, ya que provoca un buen patín cuando pega. Sin embargo, en esta ocasión no voy a hablar sobre brebajes místicos ni alucines por el estilo, sino del secreto mejor guardado de la música tropical latinoamericana, la chicha psicodélica.

Cuenta la leyenda que la chicha peruana apareció durante los años sesenta en los barrios populares del territorio inca que hoy conocemos como Perú. Un género que usa como base la cumbia colombiana, incorpora guitarras rocanroleras que coquetean con el surf y para darle el golpe maestro a su sonido, aprovecha toda la influencia de los ritmos afrocaribeños metiéndole duro a la percusión.

Históricamente la chicha siempre ha sido un género underground, incluso en Perú siempre le hicieron caras feas a la mara que se declaraba devota del género. Trabajadoras domésticas de los barrios de ricachillos de Lima, vendedores ambulantes, estudiantes, ayudantes y choferes de bus son los principales asistentes de los conciertos multitudinarios. Música provinciana que llegó a la capital a conquistar los corazones de miles de migrantes que buscaron en Lima, como en cualquier otra capital del mundo, una mejor oportunidad para sobrevivir.

Instintivamente descargué hace ya varios años un compilado de rolas que únicamente con leer el título, sabía que no me iba a defraudar: Chicha for the jet set. Dicho y hecho, luego de escuchar todas las canciones quedé preñado con ese ritmo extraño que te invita a bailar y a buscar desesperadamente ayahuasca.

Intensifiqué mi búsqueda por el delicioso elixir musical y me topé con otro compilado sensacional que lleva por título The Roots of Chicha: Psychedelic Cumbias From Perú, este terminó por confirmar mi devoción al género. Hoy parte de mi misión está cumplida al exponer ante ustedes esta noble música que espero haya sido de su agrado. Sin embargo no descansaré hasta ver mi propio compilado de chicha en la rocola de Mi Verapaz.

Escogí las rolillas que más me prenden de mis grupúsculos favoritos, pínchenle a ver si les surten efecto…

Los orientales de Paramonga, Compay Quinto, Manzanita y su conjunto, Los hijos del sol y Los Yabar Juniors.

¡Hasta la victoria secret!

Autor: Jonathan Salazar

(Guatemala 1985 - … ) Salazar es un pan de dios que solo le pide a la vida una ranfla con un equipo de sonido potente para navegar por la ciudad, el diario con noticias exaltantes y una dosis respetable de ultraviolencia en los canales de televisión que sintoniza.

Comparte esto en

Trackbacks/Pingbacks

  1. Chicha psicodélica – NODAL Cultura - […] Barrancópolis […]

Danos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *