Santiago Motorizado: El arte es un salvavidas

Rock latino

La banda argentina de indie rock “El mató un policía motorizado” visitó siudá de Guatemala. Fotografía de Fernando Chuy

Fue una noche de junio de 2017, presentaban películas en la Semana Extraordinaria de Cine Actual –SECA- en La ERRE, 4° Norte. Días antes había visto el flyer en el que anunciaban que un argentino iba a tocar gratis al terminar la película programada de esa noche, fui con varios amigos para quitarme la curiosidad, como buena shute que soy.

Antes de que iniciara la película fuimos a comprar cervezas y cutos de sabores exóticos a la tiendita de la esquina, cigarros y chicles por aquello de que se me atravesara en el camino la persona que me gustaba y accediera a compartir gérmenes de nuestras bocas. Casi nadie puso atención a la película que aunque estaba tripeada no lograba satisfacer los gustos del público.

Tras finalizar la actividad principal se atenuaron las luces, la gente empezó a acercarse, todos nos saludábamos como grandes bróderes y sistars impacientes por escuchar algún sonido de las bocinas y amplificadores, en eso aparece un hombre de aspecto corpulento, barbudo… simpático el muchacho. Se va preparando y junto a una joven en los sintetizadores y otro compañero en la batería comenzaron a tocar.

Era nada más y nada menos que Santiago Motorizado, el vocalista de la banda argentina El mató a un policía motorizado. Recuerdo que Ameno me puso a escucharla en una de las tantas veces que he ido a invadir su madriguera, pero no le puse mucha atención por andar haciendo otras ondas. En todo caso, era  la primera vez que los escuchaba bien, que le ponía atención a sus letras y me gustaba su sonido.

Durante el toque andaba buscando a todos lados al chavo que me gustaba. Lo encontré y estuvimos hablando un rato, pero en mi mente no podía dejar de pensar y tratar de llevar el ritmo de Santiago, era un momento muy parecido al de una película noventera, cuando estás con el chavo que te gusta y está sonando una buena rola con la que vas a recordar el momento y no sabés exactamente cómo se llama, sólo estás ahí moviendo la cabeza y asintiendo a cualquier cosa que tu compañero diga.

Días más tarde estuve investigando sobre Santiago, quería escuchar y saber qué canción era la que sonaba mientras hablaba con mi crush. Escuché su proyecto solista y también a la banda Motorizada. Entre más los escuchaba, más me enculaba porque asociaba su música con ese momento. La emoción del muchacho se fue, pero el gusto por la banda se quedó, tanto que traté de juntar algún billullo para irme a México a verlos al Vive Latino, algo que no logré.

Cuando me enteré que la banda completa venía a Guatemala, mis plegarias a Maximón fueron respondidas. Tenía que estar ahí de cualquier forma, las varas no eran el problema, pero sí mis horarios laborales de freelancer. Me escabullí para verlos y conocerlos, aunque no pudiera escucharlos en vivo. Así terminé hablando con Santiago Motorizado y pude hacerle una que otra pregunta antes de que me lo llegaran a reclamar para llevárselo a comer.

Entrevistas, rock latino

Santiago Motorizado. Fotografía de Fernando Chuy

¿Por qué el nombre de El mató a un policía motorizado?

El título fue sacado, o bueno, es una línea de diálogo de una película que se llama Robotor. En realidad estábamos en una fiesta una noche, en la casa. Estaba la tele prendida y no estábamos prestando mucha atención, pero sí estábamos con la idea de buscar un nombre que fuera disruptivo, que se escuchara diferente, que rompiera un poco los cánones establecidos clásicos de los nombres de bandas. Entonces, me acuerdo que en la tele salió esa línea en el subtítulo que decía “El mató a un policía motorizado”, nos gustó y lo elegimos. Con los años, un amigo descubrió que era esa película y hace poco estuvimos en Monterrey y un chico fue al camarín con el VHS de la película.

Siempre ando viendo las historias que subís al Instagram porque sé que vos sos el que maneja esas cuentas, ¿Qué pensás de las redes sociales para impulsar a tu banda?

Está bueno, pero también te lleva mucho tiempo y también te volvés medio adicto de las redes sociales. Te ocupa mucho tiempo y a veces hay que estar con la familia, la novia. Es una plataforma para ejercer el arte, son pequeños cortos que vamos haciendo, son como peliculitas. Cuando empezaron a haber estas nuevas plataformas, viste que al principio…no sé cuántos años tenés vos pero viví ya grande cuando apareció el MP3, a los artistas les dio un montón de miedo porque era un cambio cultural muy grande; era muy fácil para la piratería, entonces habían bandas que se opusieron, pero era más que todo el miedo, la ignorancia sobretodo.  Para las bandas independientes, como la nuestra, autogestionable, fue una herramienta muy útil. Gracias a Internet pudimos viajar por el mundo sin tener la necesidad de esperar a que sonáramos en las radios de afuera, entonces me siento muy bien al decir estas cosas, pero realmente vivimos ese cambio cultural de lleno. Cuando arrancamos con El mató ni siquiera existía Spotify, apenas aparecía la plataforma PureVolume y MySpace todavía era nuevo. Te llegaban mensajes, invitaciones, era la primer red social, para nosotros fue una revolución que nos ayudó mucho. Somos agradecidos que se pueda difundir la música en las distintas plataformas digitales, anunciar fechas, eventos, el contacto directo con el público.

Con el adelanto de “La Síntesis O’Konor”, nos pasó algo, cuando se publica vimos las reacciones inmediatas en Facebook, Twitter, Instagram de esa canción. Antes los artistas tenían que esperar meses para ver un resultado para ver si a la gente le gustaba o no, ahora es inmediato y las respuestas fueron buenas, el recibimiento que tuvo el disco fue lindo.

Entrevistas, rock latino

Santiago e Ivonne en plena tertulia. Fotografía de Fernando Chuy

¿Cuáles son las dificultades que tienen que superar al ser una banda independiente?

Son muchas. Los procesos, cada etapa, lo organizativo… la verdad, eso le sucede a cualquier banda, independiente o no. Las bandas que son de sellos grandes tampoco tienen libertad total, o no le dan importancia a toda la banda por igual.

Cuando uno está muy enamorado de un proyecto, todas las dificultades son parte de un camino natural en la vida, siempre hay dificultades, contratiempos y sortearlos es parte de esa lección de vida. No lo tomás como un pesar sino como parte de la experiencia. Vas mejorando un montón de cosas y yo aprecio mucho ese aprendizaje.

No ha habido nada grave a lo que nos hemos enfrentado y lo bueno es que armamos un sello independiente donde volcamos un poco con las bandas nuevas esas cosas que aprendimos para que tengan atajos y las cosas se les hagan más fácil.

Cambiando de tema, ¿Qué pensás de los movimientos sociales que se están dando en Argentina?

Vivimos una etapa muy extraña, hubo un cambio de clima con este nuevo gobierno. Tenemos un nuevo presidente (Macri) y la verdad prometió una cosa que mucha gente creyó, que muchos sabíamos que era mentira y no lo elegimos. Eso hizo que se despertara una parte que estaba adormecida.

Estas cosas se sienten mucho porque son cambios que hacen florecer las cosas malas, yo entiendo que vivimos en una sociedad que es muy compleja a nivel sociopolítico, que no se encuentra solución.

Ahora que estuvo la elección en Estados Unidos con Trump y Clinton, es lo mismo, no cambia mucho. Esos mensajes discriminatorios, racistas, xenófobos, no son detalles. Cuando el presidente, que es la voz más importante a nivel político, tira esos mensajes como si nada, es muy contagioso. Hay gente esperando esa señal para poder aflorar todo su odio, su costado discriminatorio y hay otros indecisos que van de un lado para otro según el clima.

Argentina es un país muy rebelde a estas situaciones, ha estado un poco adormecida esa rebeldía antes pero ahora se está levantando un poco. Hay un desequilibrio desinformativo, la mayoría de medios de comunicación van creando un monopolio cómplice del poder actual, es difícil generar un mensaje en contraposición de lo que está sucediendo.

Hay otro fenómeno que tiene que ver con las redes sociales como medios alternativos de difusión, es algo más complejo, pero noto lo que pasó en Brasil, lo que pasó con Bolsonaro, un personaje que en otro momento de la historia no podría ganar. Pero ganan porque hay algo que no se está analizando bien, es algo que está por fuera de esos análisis porque es como un llamado de atención porque hay que ver el mapa político. No tienen nada que ver con cuestiones económicas, sino que con cuestiones de odio, discriminación… esto marca fuerte a las sociedades porque son cosas que pasan en la próxima elección, son rupturas que pasan décadas hasta el momento en que se reparen. Es preocupante, es un momento muy oscuro, hay que ser optimistas y ser parte de esa rebeldía, no quedarse callados y en un estado apático.

Rock latino, entrevista.

Fotografía de Fernando Chuy

¿Creés que las diferentes crisis en Latinoamérica impactan o limitan a los artistas al momento de llegar a un país?

Seguro, cuando hay crisis suceden varias cuestiones. Si la crisis es muy severa impacta de manera cultural, siempre queda en segundo o tercer plano cuando la gente ya no tiene ni para comer.

Los seres humanos están pensando más en sobrevivir que en vivir, llegando a un límite. Es difícil analizar lo artístico frente a esa situación, parece que se minimiza pero no es la idea, siempre es una respuesta, el arte es un salvavidas por momentos, uno se refugia en canciones, en cosas que le gustan, en películas, en libros. Sirven porque nosotros más allá de ir sobreviviendo o peleando, hay momentos en los que uno tiene que estar viviendo también. Esas cosas con importantes en los momentos máximos de crisis.

La crisis económica en Argentina en el 2001 fue muy cerca al comienzo de nuestra banda, se visualiza cuando alguien está encarando un proyecto con verdadero amor porque sabe que todo está en contra, la parte económica, la parte social, pero lo hacen porque no pueden concebir la vida sin encarar ese proyecto de hacer música, literatura, arte, en todo sentido.

¿Hay alguna canción de la banda con la que te identificás al 100%?

Mi canción favorita actual es El Tesoro, la primera del nuevo disco La Síntesis O’Konor, es la última canción que compuse y me gustó tanto que entró en el último momento al grupo de canciones que tenía preparadas para grabar. Me gustó cómo quedó, la armamos rápido, quedó linda y me gusta eso.

¿Quién es la Jenny de tus canciones?

¿Jenny?, no sé. A veces uno escribe pensando en una persona pero resulta que te vas un poco por las ramas y mezclas sentimientos y situaciones. La mayoría de canciones de amor están dedicadas a mi novia, Morita.

¿Qué creés que tiene de diferente para ofrecer El mató a un policía motorizado?

Cuando comenzamos en el 2003, sentíamos que había un cierto lenguaje que tenía que ver con la música alternativa y nuestras influencias de esos tiempos eran o se sentían que faltaban en Argentina. Uno de los motivos para armar la banda era eso, hacer esa música que sentíamos que estaba buena que existiera, a nuestra manera, con nuestra letra, en español, entonces el motivo era ese. A partir de eso creció un montón la cultura independiente, ya no es tan original, pero está buenísimo, positivo que crezca un movimiento. Hacemos esto, esta es nuestra música, el que la quiera escuchar bienvenido y el que no pues…

Autor: Ivonne Monterroso

Ivonne Monterroso. (Guatemala 1994 - ...) Morena de ojos grandes, melómana, "tía cosa" por las noches, cantante de ducha, inquieta por naturaleza, astral nebulosa, soñadora y amante de todo.

Comparte esto en

Danos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *