De pronto la ciudad (cuerpo sin huesos)

De pronto la ciudad (cuerpo sin huesos)

12754960_832555903532974_1603003372_o

  1. La ciudad exhala aliento de cadáver.
  2. La ciudad muere a las doce a las tres a las nueve, a las veinticuatro…
  3. A pesar de tanta muerte la ciudad sigue viva, nunca muere.
  4. Eterna convulsión/ una lucha entre la vida y la muerte.
  5. No se deja morir mientras va muriendo.
  6. La ciudad es movimiento, sola en su convulsión, carburar de motores rabiosos.
  7. Cuerpos motrices los autos/ los buses/ los niños/ los perros.
  8. Parada, suben, parada, suben parada, suben, parada, bajan pero suben el doble/ el triple de los que bajan, pero suben bajan suben bajan bajan bajan.
  9. Los niños y los perros compiten en tres disciplinas fundamentales: sobrevivencia, desnutrición y lombrices.
  10. Todos los ríos de la ciudad son de excremento, la gente caga al vacío y vive de las orillas de los barrancos para abajo.
  11. De las excretas desechadas al barranco viene naciendo la nueva vida. Del barranco sale la gente para ir a trabajar a la fábrica que tira sus deshechos al barranco del cual sube la gente a trabajar a la fábrica que tira sus deshechos al barranco donde vive la gente que trabaja allí, fábrica de desechos para barranco de donde vienen los que trabajan, y así hasta la eternidad…
  12. La ciudad de Guatemala se origina en un agujero negro, que comunica al inframundo donde se esconden especies siniestras: políticos, dioses, los magos que escriben el horóscopo… De ahí brota la realidad mutante que parece no cambiar, de allí vienen los buses, los autos, los niños y los perros atascados de parásitos, los que suben del barranco a trabajar/ ahí nacen las fábricas y sus ríos/ el aliento a cadáver, los plomazos.
  13. Jaurías deambulando en la ciudad. Nosotros.

Un texto de Gustavo Maldonado, Ciudad de Guatemala, 2006.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *