Arranca el Festival del Centro Histérico

Uno de esos días en los que se odia a todo y a todos (incluyendo a uno mismo) camino por la Sexta rumbo a una tienda que expenda guaro barato cual combustible para seguir odiando el mundo.

De repente frente a la Empresa Eléctrica veo cámaras de televisión y distingo al personaje que están entrevistando: es uno de esos señores artistas/empresarios que adornan los lugares culturales con sus obras para que se le reconozca; con él se encuentran más artistas de su época y gente de la Municipalidad. Como ya estoy ebrio agarro valor y grito un par de insultos al aire y sigo mi camino.

En la Plaza Central veo que montaron un escenario y sillas para una orquesta o algo por el estilo, es entonces cuando recuerdo que es el primer día del Festival del Centro Histórico y cuando alzo la mirada un poco más veo carros con nailon amarrados a ellos y con carteles que dicen “Recuperemos nuestras tierras” o “NO A LAS HIDROELÉCTRICAS”. Hablo con uno de los que están sentados cerca y me cuenta que vienen de Alta Verapaz e Izabal, son campesinos afectados por la explotación y dominio de su tierra.

Fotografía de Chinonzki Limón

Llegué a mi destino en la 5ta Avenida y 5ta calle. Compré unos octavos en bolsa y me senté en unas gradas a odiar junto con mi amigo Bernardo. Se me salieron las lagrimas porque bolo soy bien llorón y al compás de un trago de Jaguar insultaba en mi cabeza y en mi conversación a La Muni, a Pepo Toledo, a las grandes empresas que pisan a los campesinos, al Festival del Centro Histórico y en general al arte, al maldito arte que llena la boca de muchas personas seudo humanistas sin darse cuenta que son parte de la mierda con la que pelean. El problema no es si el arte contemporáneo es una mierda o si los músicos y los teatreros son una mierda, el problema es que hay muchos artistas pero faltan seres humanos.

Entonces dije: A la verga todo, en la U me enseñan a ser una mierda, en la calle me enseñan a ser una mierda, en mi casa me enseñan a ser una mierda; hay que destruir todo. Entonces empezamos a bajar las mantas publicitarias del Festival del Centro Histórico y las rompimos, como si no importara otra cosa en ese instante de insubordinación.

Hoy la cruda estuvo bien culera.

Fotografía de Chinonzki Limón

Autor: Chinonzki Limón

(Guatemala, 1992) Artista visual. Mala persona.

Comparte esto en