Guatemala viéndose a sí misma

Próximamente se estrenará Otros 4 litros en las salas de cine del país,  Barrancópolis se echó una plática con Chofo Espinosa, el director de la lica,  para conocer más sobre sus intenciones y otros asuntos.

Fotografía por Lozano

Rodolfo Espinosa. Fotografía de Lozano

La proyección de la película es parte de un proyecto de Idea Nouva el cual busca la incursión de largometrajes nacionales dentro de las salas de cine guatemaltecas, por ello se realizó una proyección especial de la película  para los medios de comunicación en donde por fortuna logramos colarnos y averiguar que Otros 4 litros estará a partir del 29 de septiembre en las salas del país.

De momento la película ha sido exhibida de forma itinerante por el propio equipo de rodaje pero para quién aún no sabe nada de Otros 4 Litros, este ha sido uno de las largometrajes seleccionados para participar en el Festival Ícaro Internacional 2016 para representar a Guatemala.

Otros 4 Litros fue grabada totalmente en Panajachel, y es una fiesta cómica del imaginario guatemalteco que vale la pena ver, Giovanni Pinzón hace un cameo muy chistoso, hay varias escenas engasadas, y cada personaje es un caso, no diré más, ni contaré detalles de la historia para que se animen a verla. Previo a la proyección conversé con Chofo sobre cine.

10407537_10206320177426015_5254978417125384285_n

¿Cuál es el sentido de hacer cine en un país como Guatemala que carece de industria?

Que el público guatemalteco se sienta identificado con estas historias y que ellas formen parte de su cultura o de su sique colectivo; que sea algo con lo que lo que vas a crecer. Lo que quiero lograr con el cine es que el público guatemalteco tenga héroes propios, no hablo de héroes como los de las películas gringas. Son héroes cotidianos que todo el tiempo están buscando algo y se enfrentan con obstáculos, y esos obstáculos traen un desarrollo de la persona aunque se dé por vencida o no, aunque trascienda o no, la gente se sentirá identificada al ver los ambientes que miran todos los días y con las cosas que pasan los personajes que serán muy cercanas a su realidad.

¿De qué trata la película?

La película es una comedia sobre una amistad perdida que logra recuperarse, por lo menos durante un instante de la aventura. El lago de Atitlán tiene su encanto. El lago ha decaído mucho por la contaminación y la película habla sobre el cuidado que tenemos que tener, no sólo de este lago, sino del agua en general. Este año estuvo muy presente la degradación de los ríos, la desviación de estos,  y como se arruinó la vida de las comunidades que dependen de su agua, y de la pesca.  La idea es crear un poco de consciencia sobre este tema.

¿Qué es lo que más te gustó de hacer Otros 4 litros?

Es un capítulo que pude cerrar, quería hacerla desde el 2002. Obviamente cuando yo comencé a trabajar en ella no me sentía preparado para hacerla, no conocía tampoco a tanta gente que pudiera estar dispuesta a colaborar o que quisiera trabajar conmigo. Podría haberla hecho pero no hubiera sido como ahora, sentí la fluidez con la que se grabó, todos estábamos muy contentos y emocionados haciéndola. Poderla estar exhibiendo en cines, es algo que yo tenía imaginado, pasaron 14 años para que finalmente pudiera cerrar este ciclo.

 ¿Cómo se desarrolló la historia de Otros 4 litros?

Esta historia y estos personajes los convertí en muchas otras historias. Yo sentía que no podía realizar esta película, porque para mí era muy personal, por ejemplo en Aquí me quedo hice cosas que quería hacer para Otros 4 Litros y lo mismo me pasó con Pol, creía que nunca iba a hacer esta película, y cuando la hice me tocó inventarme otras cosas. Ahora que finalmente la hice siento que escalé de nivel, no me refiero a altura, a decir que soy mejor. Es algo más personal, un ciclo interno, haber pasado por lo que he pasado para llegar a dónde estoy ahora, tiene sentido ahora que llegué. Los personajes que se crearon, no son los que yo creé hace 14 años, no hubiera sucedido así hace tanto tiempo, la experiencia que yo tuve con los actores, con la cinematografía fue muy buena. Si hubiera hecho la película antes no hubieran sido estos actores, hubieran sido otros y no hubieran tenido la fuerza que tienen estos.

img_0074

Escenas detrás de cámaras del rodaje de “Otros 4 litros” en Sololá.

¿Algún proyecto en el que estés trabajando?

Ahorita estoy desarrollando varios proyectos, uno es una historia que parte de un cortometraje, pero el cortometraje tiene personajes que están hablando sobre otras historias, entonces vamos a ver otras historias y regresar al cortometraje que se extiende para convertirse en un largometraje, solo que por pedacitos, son otro montón de historias dentro del mismo trabajo, algo muy alocado al estilo de Otros 4 litros, una historia collage de varios personajes en varias aventuras.

¿Tenés alguna locación específica en la que deseás grabar, ya lo hiciste en  Xela, en Pana, y en la USAC? ¿Qué viene ahora?

Cabal, hay varios lugares y no quiero decir que la ciudad es algo que no quiero hacer, porque hay cosas que me interesan de ella, pero lo que más me gusta es estar en el interior, que se vea un poco más de monte, montañas, que se vean los recursos naturales, eso me interesa mucho. Tal vez por eso estudié biología, me atrae mucho mostrar la naturaleza en las películas. Huehuetenango es un lugar al que le he estado apuntando por los Cuchumatanes y hay muchas más áreas en donde vivo: Santa Lucía Milpas Altas,  que tiene muchos barrancos, y yo he barranqueado toda mi vida (cómo debe ser) entonces también me quiero ir a contar historias a los barrancos. (Lo sabemos te encanta Barrancópolis).

¿Cuál es el público al que van dirigidas tus películas?

Aquí me quedo fue la primera película que saqué y por ser tan dejado los diálogos tienen muchas malas palabras, por eso sólo es apta para mayores de 18 años, ahora he querido ser más cuidadoso con eso para que mis películas sean aptas para todo público. No me interesa hacer una película para intelectuales, porque los intelectuales ya tienen su concepto de las filosofías de la vida y como deben ser las cosas y que tipo de gente hay, quienes son los malos y quiénes son los buenos. A mí me interesan los jóvenes, los que van a crear el futuro.

¿Qué pensás de los festivales de cine?

Personalmente no me enfoco en festivales. (Me aclaró que las películas suyas que participan dentro de los festivales, esa participación fue obra de su crew) Ahorita ya existe internet, entonces si alguien quiere ver mi trabajo, se le manda y me dice si lo quiere comprar, ver o incluir en su catálogo. En la época que vivimos es muy rápido comunicarse en medios sociales, a través de internet, por un celular o por computadoras. La figura del festival ya es cosa del pasado, pienso yo. Es algo que se hace por vanidad. En el caso de Guatemala los festivales son para intelectuales, no estoy diciendo que no sea el caso de otros países, por ejemplo si yo hago una película rara en Estados Unidos lo primero que va pasar es que la voy a dejar guardada en una gaveta, pero si yo hago una película así acá se va ir a festivales. Entonces eso de los festivales es como se ve desde afuera a Guatemala y a mí no me interesa eso, me interesa como Guatemala se ve a sí misma.

 

Ya lo saben muchá, si quieren ver a Guatemala, verse a sí mismos en las historias de otros personajes tan cercanos, encontrarse a sus amigos, a sus propias historias y aventuras alrededor del lago, no se pueden perderse la experiencia de echarse Otros 4 Litros en una sala de cine.

otros_4_litros

A partir del 29 de septiembre en tu sala de cine preferida

Sinopsis

Tres cuates: Chente, Linares y Mijo, atraviesan la crisis de los treinta y emprenden un viaje al Lago de Atitlán para cumplir el último deseo de su recién fallecido amigo de la infancia: El Chacha; tirar sus cenizas al lago y tomarse los últimos cuatro litros juntos en su nombre.

 

Autor: Lozano

Guatemala 1987. Trabajó en un barrio en la periferia de la ciudad haciendo proyectos de arte y lúdica en búsqueda de la posible utopía de generar trasformaciones sociales. Siempre quiso estudiar y ser músico pero su viejo no quería que fuera un “vagabundo”, ahora que puede se quita la gana y se da ese lujo. Por necesidad de cara de chucho hizo periodismo de politiquería y trata de redimirse a través de este espacio.

Comparte esto en

Danos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *