La fiesta estuvo de locos

Hay que entender de una buena vez que el periodismo no es imparcial. Aunque los medios tradicionales y alternativos se esfuercen por hacerte creer lo contrario.

Una vez claro ese asunto vamos a portarnos mal…

Las expectativas que Residente generó desde el anuncio de su inminente arribo a ciudad de Guatemala se mantuvieron altas a pesar del cambio de fecha en su presentación luego de los sucesos meteorológicos que hicieron piña Puerto Rico.

El man y los organizadores dieron honor a sus palabras y el anhelado concierto se celebró el domingo en la noche en Forum Majadas, un lugar evidentemente malo para hacer conciertos pero es lo que hay  ante la ausencia de espacios acústicos ideales.

Caímos temprano (como debe ser) y nos acreditamos, pero como la cuestión se veía para largo fuimos a echar las viandas a otra parte. A las nueve, una marimba con aires aparentemente contemporáneos apareció sobre el escenario. El público rugió bonito como nunca antes había escuchado en la vida con el instrumento nacional. Quizá se fueron con la finta, vaya usted a saber, la cuestión es que abrazaron a los músicos durante toda su intervención y corearon con ellos aquella famosa melodía de ¡Alto al fuego!, ¡Cese al fuego..!

Fotografía de Fernando Chuy

Residente es un showman

Cuando René apareció, el público estalló en éxtasis (hasta se me enchina la piel al escribirlo). Pérez me recuerda mucho al Dr. Sativo y su épico regreso en Megatron hace ya algunos años. Los dos le meten candela y saben cómo transmitir su energía para que la gente vibre con ellos.

Residente durante su presentación en ciudad de Guatemala el domingo 29 de octubre. Fotografía de Fernando Chuy

Residente se encargó de poner a bailar a la gente haciendo un recorrido completo por su álbum más reciente, sin dejar de lado las rolas más quishpinudas de su época en Calle 13 (¡Atrevete Te,te!, Suave, Pal Norte, La Cumbia de los Aburridos, Fiesta De Locos, Calma Pueblo, Baile De Los Pobres, Vamo’ A Portarnos Mal, No hay nadie como tú, Muerte en Hawaii y El Aguante) Difícilmente alguna de las más de 10000 almas allí presentes quedó insatisfecha. Hubo orgasmos para todos y los “cubis” bailaron que era gusto. Me quedé con ganas de escuchar La Aguacatona, pero ni modo, en otro toque será.

Los “cubis”. Fotografía de Fernando Chuy

Los “cubis” II. Fotografía de Fernando Chuy

La cuestión política

Residente es un músico que se orienta más a la izquierda en la industria de la música. Y como además es generoso siempre otorga un espacio para las causas políticas y sociales que considera oportunas. Una de las chavitas sobrevivientes del “hogar seguro” se rifó un discurso que sacudió las fibras festivas de la mara. Además, la AEU aprovechó para invitar a Pérez a la Huelga de Todos los Dolores de la reina del cuadrante universitario. Crucen los dedos para que aquél caiga a visitar a los que trabajan con un sueldo bajito pa darle de comer a sus pollitos.

Evidentemente el discurso que este rapero dispara no toca ninguna fibra, y no va a provocar ninguna Revolución —por si los amantes del capitalismo estaban con la pena— pero es chilero que existan artistas que como mínimo se sumen de manera simbólica a mierdas que de verdad valen la pena.

Imagen intervenida cortesía de Fernando Chuy

 

 

El final que no era

Ya casi besando la medianoche Residente amagó con irse. Era el momento en que la banda tenía que gritar con huevos “¡Otra, otra, otra!” sin embargo, se escucharon cansados y uno de los miembros de la orquesta de Pérez —muy cabrones todos, especialmente los percusionistas— tuvo que salir a darles fuerza. Tocaron algunas rolillas más y antes de acabar no puedo dejar de mencionar un episodio aleccionador para el vergo de mulitas que levantan sus celulares en los conciertos. René les dijo algo así como: Muchá no sean majes, vivan el momento, disfruten. Fue chilero ver cómo todos fueron bajando sus teléfonos obedeciendo las sabias palabras del rapero boricua.

Salimos apurados a buscar la ranfla que iba a sacarnos de un congestionamiento desesperante de proporciones bíblicas, pero ni en sueños pudimos escapar como queríamos así que pusimos un lujo de disco de The Police de 1979 para pasar el mal rato, cantando y obviando los bocinazos de la mara ridícula.

 

¡Salú y hasta la Victoria Secret!

Fotografía del casi siempre chévere Ameno Córdova

Autor: Jonathan Salazar

(Guatemala 1985 - … ) Salazar es un pan de dios que solo le pide a la vida una ranfla con un equipo de sonido potente para navegar por la ciudad, el diario con noticias exaltantes y una dosis respetable de ultraviolencia en los canales de televisión que sintoniza. Famoso por las animadversiones ganadas en los lugares que visita, es ampliamente difundida la historia apócrifa de la patada dirigida a las gónadas de uno de sus profesores universitarios que le costaría una semana en una carceleta calurosa de un municipio fronterizo de Nicaragua.

Comparte esto en

Danos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *