La hermosa desobediencia civil de la economía informal

disturbios7-fa

Fotografías apropiadas de internet.

El jueves pasado recorría tranquilamente mis territorios, pasaba por la sexta avenida del Centro Histórico; voy a ser sincera, siempre miro atrás para saber quién me sigue.

Al cruzar la calle veo que alguien se aproxima mucho, y no contesto el teléfono cuando me llaman, exactamente, en el momento en el que camino por la octava calle y sexta avenida, pues todos sabemos que a la orilla del Parque Central “te ponen la negra”, como dirían mis amigos de Barrancópolis.

Cuando me acercaba a la 14 calle vi cómo los policías antimotines marchaban hacia un grupo de mujeres que tiraban palos y piedras. Entre ellas había una mujer que conocía,  porque vende fruta por mi sector.

Me hubiera quedado a presenciar este fatídico acto de violencia, pero cuando una piedra cayó cerca de mí decidí caminar rápidamente hasta llegar a mi casa.

Justamente el sábado había regresado de un viaje a Europa que hice por una beca artística, visité París; esto me hizo reflexionar acerca de la diferencia de caminar en esas calles y Guatemala.

Las calles de París son asombrosas y bastante amplias, llenas de gente que viste ridículamente a la moda, y se respeta al peatón. ¿Y saben qué? ahí también existen vendedores ambulantes, en todos los lugares. En los sitios turísticos, unos 6 vendedores me abordaron ofreciéndome llaveros alrededor de la Torre Eiffel y afuera del Museo Louvre; había muchos más, que ofrecían agua pura, postales y llaveros por la módica cantidad de 1 euro. También me abordaron  personas que intentaban que firmara un documento para ayudar a niños de UNICEF, pero en realidad es un truco para robarte la cartera.

7c4028da-b744-4a32-83b7-21b05744c969_750_497

Ahora hagamos una comparación, la tasa de desempleo en Francia fue del 10 % en el 2014.

Esta cifra cambia en Guatemala, un país con solamente 2.9 % de desempleo. ¿Cómo es posible que un país del tercer mundo tenga un menor índice de desempleo en comparación con otro del primer mundo?  Bueno, hay diferentes respuestas; primero, podría ser la mayor cantidad de habitantes y la reciente crisis por la que pasa Europa, pero también puede ser por la cantidad de personas que son ayudadas con una subvención del Gobierno y no tienen la necesidad de buscar otras formas de ingresos.

El empleo en el sector informal en Francia fue de 9.99%  y el de Guatemala, 69.3%, en el 2014, según el INE.

¿Qué quiere decir esto? que, debido a la creciente necesidad de empleo en el país, los guatemaltecos han decidido no pasar hambre y, por obvias razones, saben que el Gobierno no atenderá sus necesidades, a diferencia de España y Francia, donde los Gobiernos ofrecen una subvención mensual a las personas que están en riesgo de exclusión social.

Veamos otras cifras,  según el INE,  6.3 millones de personas conforman la Población Económicamente Activa  (PEA), de la cual 4,035,118 personas tienen un empleo en el sector informal, en su mayoría mujeres, lo que explica las imágenes icónicas de mujeres arremetiendo con palos y piedras contra los antimotines, pero las cifras anteriores también evidencian  que la economía del país es sustentada por el sector informal.

Si usted tiene 3 dedos de frente, entenderá que las personas que algunos capitalinos peyorativamente llaman delincuentes y faltos de cultura forman parte del sector que más recursos aporta al país.

Uno de los comentarios más recurrentes en redes sociales fue “Que respeten la vía peatonal, uno no puede tener nada bonito en Guatemala porque lo arruinan”.

Bueno, les explico, la Sexta Avenida inicialmente se denominaba Calle Real, y toma ese nombre por ser establecida por la Cédula Real de la Corona española. Fue construida desde sus cimientos por indígenas explotados traídos de Jocotenango. Desde sus inicios, la Calle Real, ahora Sexta Avenida, nunca nos perteneció; la mayoría de comercios implantados en el lugar eran de judíos, alemanes y españoles. Hasta teníamos almacenes con los siguientes nombres: La Flor de París, Rosa de Francia, Mixtas Frankfurt, Keops y Kefren, La Sexta Avenida también albergó al Club Casa Blanca y, cómo olvidar, a los Cines de París y otro sinfín de nombres ridículos aspiracionales.

La intención de la Sexta Avenida siempre ha sido aspiracional, ajena a nuestra realidad social. Gobiernos como los de Manuel Estrada Cabrera, Justo Rufino Barrios y Jorge Ubico querían darle a Guatemala un aspecto parisino, europeizado, muy parecido a lo que Álvaro Arzú busca con su “ciudad del futuro”.

No obstante, eso no soluciona los problemas de fondo que posee Guatemala y el Centro Histórico.

Para aquellos que esperan una Sexta Avenida sin vendedores ambulantes, les ruego que salgan de su burbuja y se enteren de que hay 4,035,118 guatemaltecos que generan y aportan ingresos a la economía del país y que no trabajan para nada dentro de una oficina.

Por favor, no sean ridículos. Si usted quiere calles hermosas y resplandecientes, vaya a Paseo Cayalá, el ícono aspiracional por excelencia, pero si usted quiere salir de la burbuja clasemediera y enfrentarse a la realidad, repita después de mí: NO VIVO EN PARÍS, El GOBIERNO NO AYUDA A LAS PERSONAS. Acepte que este acontecimiento no fue un problema aislado, fue la consecuencia de una serie de problemáticas que no han sido solventadas por años.

Arzú no puede esconder a los pobres, esos que sustentan la economía del país.

 

Bibliografía

 

 

 

 

Autor: Maya Juracán

Pretenciosa de nacimiento, Historiadora por profesión, Gestora cultural por necesidad y en bici de Hello Kitty por la zona 1.

Comparte esto en

17 Comments

  1. Una cosa es vendedor informal y otra cosa es destruir las cosas. en sus notas deberían de hacer tal diferencia….puesto que es risible que ahora la mayoría de gente que vive de ongs y de los mismos pobres en donde su discurso es tan trillado en medio de adornos filosoficos y que promueven una “cultura de paz”, pareciera que tienen ese acto de destruir las cosas disfrazadas de un descontento social como un acto heroico. Es decir como que el acto violento es (ni si quiera para los meros causantes de su descontento sino para lo que ellos creen que es de su propiedad) algo que promueven….deberían de mejor declarar a las claras que la muerte (y mejor si es violenta) de cualquier autoridad que no les guste (o sea ninguna)es la solucion. Solamente una vez mas evidencian como su discurso los traiciona….

    Post a Reply
    • David, seguro usted es seguidor de Arzú!

      Post a Reply
      • Me permito informarle, esa respuesta es un ejemplo de lo que llamamos “falacia ad hominem” aún cuando el caballero de arriba (David) fuera un “seguidor de Arzú”, su argumento no es por eso menos válido y merece consideración.

        Post a Reply
  2. Excelente editorial. Lo que pasa que la mucha gente se consideran clase especial.

    Post a Reply
  3. Desobedecer no es destruir. La sexta es un paseo ideal en una realidad diferente. Prefiero vivir en Guatemala, París vomita en monumentos y el terrorismo ha provocado destrucción y muerte. Cayalá me queda muy lejos, que haya días alternos para vender y para disfrutar. Falta diálogo y sentido común.

    Post a Reply
  4. Olvidó destacar los sueldos de miseria que tiene muchos trabajadores del sector formal. La Encovi 2014 destaca que la pobreza subió en Guatemala en 59.3% y la extema casi alcanza al 20% de la población. Lamentable!!!

    Post a Reply
  5. “Si estás en contra de la violencias estas a favor de Arzú”, “Si estas en contra de Arzú hay que tener conmisceración de los vendedores honestos y de los vándalos que destruyen lo que nos sirve a todos”, por favor, esto va más allá de la valoración del aporte de la economía informal a la economía del país, del 69% de la economía informal que % representa los verdaderos vendedores de la 6ta? 1% quizá o menos, a ellos les estan diciendo que en ese punto específico no se pueden ubicar, pero pueden buscar otros puntos en la ciudad donde pueden seguir trabajando, no soy fan de Arzú y espero que antes de muera le auditen hasta la última costilla.

    Post a Reply
  6. No poseo aires de grandeza, y entiendo la realidad politica, social y cultural de mi pais (soy proletariado osea explotado, mensualmente para hacerme creer que tengo dinero en mi billetera para sobrevivir), pero una cosa es la falta de dialogo entre “un indio con otro mas indio” (y perdon por la frase tan discriminatoria pero coloquial chapina, para que me entiendan), aparte de que en la sexta hay mafias organizadas, donde vendedores que tienen puestos en el amate, mercado central, guarda, y otros lugares; les pagan un sueldo misero a jovenes, adultos y adultos de la tercera edad para explotarlos, tambien son belicosos que no dejan que una persona con necesidad fuera de su circulo llegue a vender sin pagar una cuota a ellos que conste y no a la muni. Como lei en un comentario dias o talvez horarios especificos controlados por la muni seria una solucion viable, o que pase el transmetro ya que por eso quitaron una via en el centro. Nos rasgamos las vestiduras por que se ven mal o son delincuentes, pero si los dejamos vender a diestra y siniestra creanme no solucionaremos el problema de desempleo, el sistema en si es el causante de este y otros problemas que aquejan a la poblacion guatemalteca, por algo existe la regulacion y leyes; sino todos hagamos lo que se nos venga la regalada gana y todos felices.

    Post a Reply
  7. A mi me gusta Arzu y que pisados. Como que si fuera vergonzoso gustarle a uno la forma que el ha mejorado a la capital. El tono anti-semitico y racista del articulo le quita toda credibilidad. Estoy seguro que no solo indigenas trabajaron en construer la sexta, ni que todos los ladinos fueran pistudos. La pobreza y la explotacion no discrimina.

    Post a Reply
  8. Esperaba una nota de Barrancópolis, sobre lo sucedido en la 6ta. Me agradó leer la nota debido a que, muchos escriben porque desconocen la realidad de nuestro país, de su pueblo y siguen en una burbuja construida desde la escuela o colegio y por los medios de masivos de consumismo.

    Post a Reply
  9. Si soy Arzuista y lo admiro, donde veo esta su obra. Aquí todos tenemos algo de indio, la diferencia esta en el bolsillo y en el nivel de educación. Esos revoltosos destructores solo lograron la ira del pueblo y que se les cierre para siempre la venta de banqueta. No me explico la admiración hacia ellos de quien escribió este confuso comentario.

    Post a Reply
  10. Considero que aparte de lo ideológico, hay valores y necesidades que satisfacer, mientras las necesidades vitales no se satisfagan, y estas se satisfacerán con el trabajo, aunque no les guste estas personas están laborando informalmente y espero que honradamente, mientras tanto otras personas se encuentran dilinquiendo y a estas, que se cubren en el anonimato hacen de las suyas. Si se quiere construir una “Ciudad del futuro” se debe solucionar los problemas de la “Ciudad del presente y del pasado”.

    Post a Reply
  11. Respetable señor, en sus comparaciones, de dos mundos opuestos, Francia y Guatemala, hay diferencias y similitudes, ventajas y desventajas, usted dice que en Francia el gobierno ayuda a los desempleados, aqui los desempleados o “desposeidos” todo lo quieren regalado, o lo toman por la fuerza, seguro usted esta en su bubuja, esta gente vive hechandole la culpa de su pobreza a los que trabajamos y logramos vivir dignamente, se ponen a tener hijos sin control, para dar lastima, invaden la propiedad privada,reciben ayuda, cuando la buscan. Bueno hay más que podria decirle pero es otra nuestra realidad. AHORA LOS GUATEMALTECOS QUEREMOS NUESTRA SEXTA,Y NO QUEREMOS VENDEDORES

    Post a Reply
  12. Desde ya apoya la petición chapina de que el NEFASTO ARZÚ SIN EXCUSA NI PRETEXTO “RENUNCIE” en forma INMEDIATA e IRREVOCABLE y responsa al pueblo de Guatemala por todas sus acciones. http://nefastopuntocom.blogspot.com/

    Post a Reply
  13. esto es hacer buen periodismo! excelente reportaje

    Post a Reply

Danos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *