La violenta Guatemala te expulsa y te detiene

Carnes selectas, amigos electos.

Gauchos

Fotografía de Beto Cuevas

Pues por mi parte, creo que me es muy fácil identificar patrones. Tal vez muy conspiranoicos en su mayoría. Otras veces acertados. Empezando por no tener una “vida” que contar.

Me interesa mucho la observación de la sociedad. El mismo cuestionamiento de y hacia la misma. No estoy conforme. Nunca. Ni siquiera un poco. Mi familia no me agrada en muchos aspectos. No los culpo, son cosecha de semillas del miedo. Más que a la ideología, al dialogo. Donde los criterios no son estimulados si no formados.

Mi educación en su gran mayoría es patriota, bancaria y cristiana. Logré escapar a un método de educación alternativa, laica y sin competencias. Donde lo que más rescato es el hábito de la lectura, cuestión que me hizo ser un poco más crítico, siendo siempre inclinado a estar contra una sociedad enferma, y a un sistema despojador y sin libertad.

Regresando al tema de los patrones. Hoy pude ver 9 camionetas parqueadas en los restaurantes Tepanyaki, Puerto Barrios y Gauchos con placa O, la placa O en un vehículo significa que es un vehículo “Oficial”. En otras palabras es un vehículo que sirve para alguien que es miembro de lo que se le debe llamar estado.

Fotografía de Lino Navas

Llámenme ingenuo. Pero yo pasé mucho tiempo de mi vida viendo los anuncios de esos tres restaurantes, y hasta hoy concreté en qué son propiedad de Ángel González. Luego de googlearlo, me enteré de que Gonzázlez no solo es dueño del monopolio de la TV abierta. También es dueño de la mayoría de radios que conozco, de Sears, del equipo de fútbol Comunicaciones y también de estos 3 restaurantes. Que yo de pequeño solía visitar con mi papá.

Las camionetas, blindadas, los chóferes con hambre, la gasolina sin fin y la cuentas sin deudas. Creo que una cenita es merecida pero una vida de saqueo con dinero estatal, solo se debería de pagar con la muerte.

Pierdo poco a poco la fe en una ruta pacífica en la revolución del hashtag cada vez que veo esto o el Instagram de mis amigxs celebrando/viajando/viviendo a costillas del dinero estatal. Desmotiva que uno se esté formando, para que años después en la finca todo siga igual y su aclamada libre competencia se quede acumulando polvo en una librera. Estas hectáreas de indiferencia bajo el sol dentro de las caballerías de la finca nos obligan a migrar. La violenta Guatemala te expulsa y te detiene.

Fotografía de El Miljos

Autor: Roberto Cabrera García

(Guatemala, 1998) Mi DPI está recién salidito del comal, estudio cine, me llega mensajear por inbox con la fan page del Golden Monkey, me dan miedo los elevadores y por favor, no le vayan a decir a mi mamá que ando publicando aquí, buena onda.

Comparte esto en

Danos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *