Las cicatrices generacionales de Cameo Fucking Drive

Los noventa fueron una década transicional llena de euforia y expectativa; la caída del muro de Berlín y el fracaso de la Unión Soviética abrieron paso a una atmósfera llena de incertidumbre, en la que poco a poco se iban desplomando las barreras culturales. Gracias a la globalización y la inseguridad existencial de la juventud noventera se crearon espacios de diálogo colectivos en los que se discutía el futuro incierto de los hijos de la guerra y la paz.

El clintonazo, la muerte de la princesa más famosa de la historia, el internet, la televisión y el asesinato de la reina de la cumbia y el tex-mex Selena Quintanilla, fueron solo algunos de los hechos históricos que marcaron profundamente la historia de una generación que deseaba incansablemente crear una identidad que definiera sus conflictos e intereses.

Dicen que si tenés la suerte de llegar, “Bidi bidi bom bom” se escucha en el paraíso.

Para la música también existió una fractura que veía nacer un movimiento inimaginable, una grieta que fue adquiriendo poder a través de los ritmos recuperados en los años 60’s y 70’s y que se fueron adaptando a los sonidos modernos para dar como resultado, el Britpop. Este fue el subgénero alternativo que a través de facetas delicadas y experimentales logró posicionarse como uno de los movimientos culturales más importantes de la historia musical.

Los Monos Árticos

Bandas como Pulp, Superglass y Arctic Mokeys fueron creando música que no solo proponía un estilo fresco y movido, sino que también cimentaban las bases de su influencia sobre la música contemporánea. Cientos y cientos de discos de la música moderna tiene una cicatriz que no se puede ignorar, al igual que la televisión y el internet, el Britpop marcó el inicio de una nueva era cultural.

En el 2017 la banda guatemalteca Cameo Drive presentó su disco You Know You’re Wrong, logrando crear un sonido único gracias a la innegable influencia del rock, el britpop y el indie. Con 9 rolas alineadas a la perfección, el álbum compila historias y sentimientos guiados por el existencialismo cotidiano.

Formada en el 2014 y compuesta por cuatro integrantes, la banda ha producido un disco agraciado, lleno de facetas rítmicas que se deslizan suavemente entre ellas, creando una armonía intrigantemente eufórica. Riffs profundos acompañados de teclados distintos y llamativos, logran organizar un estilo hipnotizante que se descarga en el movimiento ineludible del cuerpo.

Es indispensable que la canción introductoria de cualquier material te atrape.

 

Manu, Allan, Pamo y Fer hacen Cameo Drive

La regla de oro de cualquier disco debe ser que la primera rola cree la expectativa necesaria de querer escuchar qué es lo que sigue. Hiccups cumple con todos los criterios necesarios para ser la número uno de You Know You’re Wrong. Un círculo emocionante en la guitarra, una batería con la justa rudeza para no opacar la voz, y los cambios que suceden en los coros, son los elementos que te atrapan en la redención divina de la música.

Evil Women es la canción; una rola oscura y melancólica pero que no desacelera la emoción, gracias a los riffs punzantes de la guitarra y los agudos colocados en la voz y en el coro.

Así sucesivamente podríamos describir las naturalidades del disco de Cameo Drive, sin embargo, es esto mismo lo que traza el hilo conductor de las canciones que van de emociones rápidas y letales, a un apaciguamiento distraído y casi bonachón.

El alternar las emociones es un trabajo duro pero necesario para la convivencia, el poder integrar sonidos volátiles y cambios rápidos es una manera de salir del área de confort y atreverse a entregar algo inigualable.

Esta banda está bien encaminada a desarrollar el talento y la potencia que tienen las influencias de la historia musical. El desvariar en los ambientes controlados sería una buena manera de darnos algo diferente que apunte a quebrar (¿por qué no?) las influencias musicales de las futuras generaciones.

Los Cameo Drive. Foto bombeada de la web.

 

Autor: Jenner Santos

Jenner Santos (Guatemala, 1990) Me gustan más los paches que los tamales y vivo atormentado porque Selena murió el día de mi cumpleaños. Honesto y vil antes que cae bien. No sé qué decir cuando me preguntan si soy antropólogo o escritor.

Comparte esto en

Danos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *