Los años sucios están de regreso

Luis Aceituno presenta la segunda edición de Los años sucios, una colección de cuentos punzantes y humorísticos que retratan sus años de kid en la Antigua Guatemala y otros de cuando ya estaba más grandecito. Para quiénes no le dan mucho color, Aceituno es el jefe de jefes en la sección cultural de elPeriódico.

Luis Aceituno captado durante un clavo existencial. Fotografía de Lalo Landa

Aceituno además es un escritor chévere al que le gusta ir al hueso en las chamuscas y en sus letras. Resume su vida loca así: “Realista mágico en Macondo, pornógrafo en Lourdes, barman en el Vaticano, crítico de rock en Irak, mala influencia en Antigua, surrealista en Tulumaje, poeta modernista en Nueva York, enano en el Circo Navarro, fumador de Gauloises en París, Blaise Cendrars en el transiberiano, perdido irremediablemente en Tokio, Ulises en Dublín”.

Hay quienes afirman que Aceituno, a diferencia de la mayoría de sus contemporáneos busca evadir la mojigatería; en sus letras podemos encontrar una sexualidad destapada y mostrada por los vientos de los movimientos hippies, el uso de drogas y la música de aquella época que rompía esquemas tradicionales.

 

Sobre la presentación y si habrá cervezas o no

La onda es hoy en la tarde a partir de las cuatro en Casa Pensativa, 4ta calle oriente #38, Antigua Guatemala. Dicen que van haber. Pero si ya leyeron esta chiva tarde no se aflijan porque las probabilidades de encontrar este material reeditado en Casa del Libro con don Cristóbal son altísimas.

Los incendiaros del diálogo de la  tarde serán Gloria Hernández, Ana Cofiño y el autor (a huevos).

 ¡Salú y larga vida a las editoriales independientes!

La portada es de Moisés Barrios, contiene dos bonus tracks inéditos, un prólogo de Luis Rivera y un posfacio de Jorge Rogachevsky.

Autor: Jonathan Salazar

(Guatemala 1985 - … ) Salazar es un pan de dios que solo le pide a la vida una ranfla con un equipo de sonido potente para navegar por la ciudad, el diario con noticias exaltantes y una dosis respetable de ultraviolencia en los canales de televisión que sintoniza. Famoso por las animadversiones ganadas en los lugares que visita, es ampliamente difundida la historia apócrifa de la patada dirigida a las gónadas de uno de sus profesores universitarios que le costaría una semana en una carceleta calurosa de un municipio fronterizo de Nicaragua.

Comparte esto en

Danos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *