Los huesudos buscando un quetzal

Se necesita música para sobrevivir al invierno. Un buen EP podría significar la diferencia entre tardes lluviosas llenas de nostalgia o una gran laguna mental a futuro.

Luego de haber sido expuesto a un vergo de videos bien culeros producidos por la muchachada hip hop Guatemala, uno ve a lo que le tiran los huesudos y se convence de que para hacer un audiovisual decente no es necesario meterle tanto morlaco.

Los huesudos conforman un proyecto multidisciplinario que integra la música, la gráfica y el audiovisual como herramientas para expresarse. A raíz del “exceso” de varas que padecen toman como ideal ejecutar sus trabajos en baja fidelidad (Lo-fi), es decir, hacer lo que se quiera con lo que se tenga. Dicho y hecho, estos muchachos han grabado sus canciones y videos con celulares, ya después usan las redes sociales para dar a conocer sus trabajos.

A Little bit de historia

Los huesudos nacen en Malacatán, San Marcos, de donde es originario César Rosales (Checha) quien allá por el 2016 empieza a publicar las primeras canciones y videos narrando sus experiencias de vida. Un año después, decide colaborar con Gary Lima (Chino), compañero de la Escuela Superior de Arte con quien ya había trabajado anteriormente.

Nos interesa crear conexión con la mara que esté haciendo las cosas de forma auto editada como nosotros, unirnos y difundirnos entre todos.

Chino

Lima empezó a meterle más aspectos gráficos al proyecto, pulen las canciones que Rosales había escrito y a partir de ahí empiezan a publicar como Los huesudos buscando un quetzal. Sus primeros toques tienen lugar en el Centro Histórico, Sumpango y la Antigua. Paralelamente empiezan a experimentar con el sintetizador.

Músicos, Los huesudos buscando un quetzal

De izquierda a derecha: Gary Lima, César Rosales y Jefferson Santos. Fotografía de Lalo Landa

El EP de los huesudos

A principios de 2018 publican a través de YouTube un EP titulado Mi ricochet le teme a las mariposas (el cual pueden escuchar pinchando aquí), un material con siete brevísimas canciones que nos proporciona una mejor idea del concepto que los huesudos trabajan. También incorporan a un nuevo integrante (Jefferson Santos)  quien le aporta ideas frescas y letras a la banda, además publican su primer fanzine con el nombre de Niños Tristes Club.

Ojalá estos muchachos no se suiciden pronto y sigan preñando a todos con su nostalgia.

Autor: Jonathan Salazar

(Guatemala 1985 - … ) Salazar es un pan de dios que solo le pide a la vida una ranfla con un equipo de sonido potente para navegar por la ciudad, el diario con noticias exaltantes y una dosis respetable de ultraviolencia en los canales de televisión que sintoniza.

Comparte esto en

Danos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *