Medellín, una realidad lejos de Arzú y su ciudad del futuro

El metro cable (teleférico) forma parte de la red de transporte sostenible en la ciudad de Medellín.

Medellín ya no es la ciudad que solía ser. Por lo menos eso es lo que me expresaron algunos paisas que conocí durante mi viaje a Colombia hace algunos días. Atrás quedaron los atentados con bombas que acabaron con la vida de víctimas inocentes en la época más cruda del narcotráfico. La violencia entre los carteles ha disminuido y el crimen se ha reducido notablemente en la ciudad. Eso es algo que se percibe en el ambiente.

Durante un día completo, navegué en el sistema de transporte con mi cámara, sin temor a ser asaltado, como sucede en Guatemala. Medellín se ha transformado en una urbe vibrante y atractiva digna de ser imitada. De hecho, la ciudad ha ganado varios premios por su capacidad de innovación, entre ellos el de transporte sostenible.

A diferencia de Guatemala, donde los barrios marginales se hallan en barrancos, en Medellín, estas zonas se encuentran en las laderas periféricas de la ciudad. Medellín está ubicada en el Valle de Aburrá, parte de la cordillera central de los Andes.

El sistema de transporte sostenible, es una red integrada por el metro, el metro plus (transmetro), metro cable (teleférico) y tranvía. Por supuesto también hay buses urbanos, microbuses y taxis. Una buena cantidad para movilizar a más de 2 millones de personas que habitan en la ciudad.

Sentí curiosidad por explorar el sistema de transporte, así que decidí usar mi día libre en Medellín para visitar el Parque Arví y el Barrio San Javier, ambos accesibles a través del Metrocable. Compré un boleto para todo el día, que me permite subir y bajar ilimitadamente y aunque no recuerdo el precio, cada viaje en Metro o Metrocable cuesta $1.00 USD aproximadamente.

Medellín empieza a verse como una ciudad desarrollada. La infraestructura en las estaciones se mantiene muy limpia. Las personas muy respetuosas y ordenadas, incluso durante las horas pico. El Metrocable inicia al final de las líneas del metro. Y conecta a los barrios con las líneas principales del metro.

Vladimir Venencia, un fotoperiodista que encontré por casualidad, me comentó que la nueva infraestructura del Metrocable ha incrementado la seguridad y mejorado las condiciones de los barrios, especialmente alrededor de las estaciones. En la estación de Acevedo incluso hay una biblioteca pública.

Prácticamente, se puede recorrer la ciudad de Medellín de extremo a extremo en el sistema integrado de transporte. Me pregunto ¿cómo sería Guatemala con un sistema de transporte como este?

 

 

Autor: Edgar Eduardo Sacayon

Fotoperiodista independiente interesado en retratar el metabolismo urbano de las ciudades del mundo. www.photusgraphus.com

Comparte esto en

Danos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *