Navegando en el alta mar circense

Orinó la colocha en una taza para que su compañero no muriera. Uno de los actores clamó al cielo por ayuda, y Dios le mandó una sirena.

¡Si querés, llevate la bici! le dije y lo primero que hizo fue llenarla de caca, rápido saqué el teléfono, a mi izquierda dos hombres contemplaban la chamusca del sábado por la noche, amigablemente nos indicaron el lugar, ¿Vos traés carro? Preguntó una mujer bonita mientras se dirigía hacia  la torre de apartamentos que se encuentra frente al punto.

Un elegante  presentador realizó la primera llamada, la colocha recordó que sus labios aún no tenían brillo, mientras los tres caballeros  siempre sonrientes estiraban sus músculos por aquello de los calambres. Se apagan las luces y anuncian la segunda llamada.

¿Y qué hay ahí pues? preguntó la mujer del Corolla, Circo en Popa le comenté, cincuenta quetzales la entrada y cupo solo para la misma cantidad de personas. Amarré la Bici frente a la puerta y a disfrutar la función.

Fotografía de Javier Herrera

Cuando llegó la tercera llamada, llegaron también los truenos, los relámpagos y la angustia,  la pareja frente a mí parecía muy cómoda; estuvieron los 50 minutos acostados disfrutando del acto, el joven de al lado grabó veinte segundos con su celular a pesar de las indicaciones de no grabar, el operador de las luces y el sonido reía en silencio ante los imprevistos de la función.

Fotografía de Javier Herrera

Nosotros le dedicamos mucho tiempo a esto es nuestra vida, nos dijo uno de los integrantes al terminar la función, muchas horas de esfuerzo y disciplina son lo que se necesita para realizar el acto (y talento, pensé) guardé silencio y me limité a decirle bonito show.

Malabarismo, acrobacia en aro, trapecio fijo y anillos, una fiesta con vino en un barco con un clima no tan favorable que la tripulación a bordo sabe manejar.

Yo les digo donde, ¿Conocen el Histórico 1?, enfrente, ahí por el Cerrito del Carmen ahí no hay pierde  2da calle 12-42 zona 1.

En esta obra aprendí que no solo pedos salen del culo de un hombre. En ocasiones también salen flores. Sin diálogos y con silencios recurrentes la compañía de circo Batz muestra con fuerza, erotismo y encanto, un proceso abierto para las artes circenses en Guatemala.

Circo en Popa presenta su última función de temporada este sábado a partir de las 19:00 horas. Admisión Q 50.00, pueden hacer reservaciones al 2453-4190 y 5931-1462.

 

Autor: Javier Herrera

(Guatemala, 1987) Camino por ahí observando hacía todos lados, menos mi camino, por eso me pierdo.

Comparte esto en

Danos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *