Para aquellos que trabajan en la Semana Mayor

NIÑEZA TRABAJADORA.

Fotografías por Lozano

Para unos la aventura inició desde el viernes por la tarde, otros durante el sabadito de tamal o ceviche, otros aún con suerte iniciaron su descanso el domingo de chamusca , durante estas vacaciones de verano. Otros salimos de vacas hasta el lunes y eso ya es ganancia. Para muchos, el “descanso” inicia el miércoles, si bien les va. 

Para una muy buena parte de la gente  trabajadora  la semana santa implica sentimientos encontrados. Pensar en la familia que se dejó en el interior  para irse a ganar el pan. Trabajar el doble, por el aumento de gente en las calles y sin pago de horas extras.

La gente del campo por su lado, nunca descansa y son los que menos ganan en este sistema de libre empresa. Quisiera tener datos de cuanta gente en Guatemala, disfruta a duras penas un día de esta semana de descanso.

Las vacaciones llegan, pero no llegan para todos. Y en este guacal no entran solo las personas que laboran en la llamada economía formal. Lo más seguro es que las personas que trabajan en la economía informal nunca descansan.

Y los niños y las niñas, esos si se la gozan, al menos los que estudian, todos se van de vacaciones. Tengo un vecino que chambea de piloto para los colegios de la zona 15 y ellos prácticamente desde el viernes dejaron de asistir a sus centros educativos. El resto de la niñez de la educación pública también estudió hasta el viernes. Peló la huelga en la sexta.

Recuerdo que en mis épocas de estudiante uno se tenía que saltar la pared del instituto y salir clandestinamente a tan esperado evento. Claro, hace años era otra cosa, no la mamarrachada en la que se ha convertido la huelga, los estudiantes, la AEU,  y la misma USAC. La corrupción se metió por todos lados y por todos los medios. La corrupción se metió sobre todo por atrás o por debajo, pero se metió.

Volviendo al tema de los niños. No todos tendrán vacaciones, a muchos de ellos les toca chambear al lado de sus padres, en el mercado, en la venta de la esquina, vendiendo accesorios para los días de playa y una gran lista de posibles lugares en donde venden o regalan su fuerza de trabajo para ayudar a sus familias.

NIÑEZA TRABAJADORA.

Pero la historia no termina por  ahí, a esta lista de niños se suman los que trabajan en las peores condiciones, los que son explotados a la ene potencia. Los que andan en los semáforos, los que andan vendiendo en los buses, los que parten piedra o manipulan la pólvora y me cuesta escribirlo pero también las niñas víctimas de la trata, ¿Acaso ellas tendrán vacaciones?

Con este texto solo quiero reflexionar sobre la desigualdad en la que seguimos sumidos los guatemaltecos. Desigualdad intencionada y sobre todo mal intencionada. Acá no hay oportunidad de desarrollo, acá el CACIF y toda la bola de corruptores y corruptos que construyeron el Estado son los únicos que de verdad descansan, siempre lo hacen.

La pobreza en Guatemala tiene nombres y apellidos que se cuentan con los dedos de las manos y de los pies. Muchos de ellos ya tienen los boletos comprados para Disney World, las Bahamas o Nueva York. Otros se van al chalet privado a gastar sus dólares.

A muchos les tocará levantar los escombros después del recién incendio de la terminal, y les tocará trabajar más duro en la semana santa para recuperar lo perdido, ya que por alguna razón durante la semana mayor Cristo no les permitirá celebrar su resurrección como se debe.

El sistema democrático y republicano guatemalteco les ha obligado a cargar una cruz muy pesada a los de abajo, una cruz que cargan sin saber que el responsable de esto se lava las manos al estilo de Poncio Pilatos por medio de la evasión de impuestos y la compra de voluntades en las instancias de poder. A ellos, a los muchos, a los de abajo, a los pobres les toca como siempre celebrar la crucifixión.

 

Autor: Luis Caal

Aprendiz de artista plástico, a veces urbano, a veces de galería.

Comparte esto en

Danos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *