Esto es Hip Hop ¡lo demás son pajas!

Fotografías de Fernando Chuy

Caí a La Erre ansioso por ver a los dieciséis raperos acribillarse con lírica pesada sin miedo, ni tregua en el evento #PorLasVaras y debo admitir que llenaron mis expectativas y estoy seguro que también las de todos los asistentes.  

“Uno, dos, tres… ¡Tiempo!”, gritaba la mara al unísono dirigida por los hosts de la noche Ikari y Kobrita. El lugar estaba a reventar. Los asistentes bebían chela, bailaban, se reían, platicaban, todos estaban prendidos por la música, gritaban oooouuuu mientras levantaban las manos al aire para  aprobar una genial rima dicha por los freestylers que batallaban #PorLasVaras.

Había un manto de humo en el ambiente. Pensé que salía del cerebro de los freestylers que craneaban en tiempo record las rimas más engasadas (y otras no tanto) para vencer a sus adversarios. Nel, en realidad era la mota de rigor en estos eventos (jajaja). Los ciudadanos del Barranco llegamos justo cuando termino la primera ronda de batallas.

De los dieciséis competidores, ocho sobrevivieron al coladero para pasar a la segunda ronda. Mr. Fer y Divari se quedaron en su primera batalla; me cagué de la risa cuando lo supe, lo acepto. Pensaba que los raperos más experimentados iban a dar la talla, pero al final de la noche los más jóvenes les metieron la daga. No obstante, tener larga trayectoria en el medio y tener el valor de ponerse al juicio de los demás es algo que debo reconocerles.

A la segunda ronda pasaron Mxrea, Draco, Tazmania, Casper, Jin Blake, JF y Beka, en el intermedio tocó Tormentas Mentales un grupo de rap que no logró llenar mis expectativas del todo, pero que le gustó a varios de los asistentes que coreaban sus rolas y bailaban con sus beats. A mi parecer su rap era un tanto monótono; nada que no se logre redimir en los tiempos venideros.

Entre el público me encontré a mi amigo Johan Ordoñez, fotoperiodista de la AFP, que llegó con su hijo al evento. Me contó que de chavo tenía un grupo de rap con los amigos de la colonia, se sentía emocionado por el nivel de las batallas. “¡Arrepentido de no haber traído mi cámara estoy!”, me dijo mientras empezaba la segunda ronda.

El FlaK.O. me dijo que un cerote que estaba bien a verga llegó al evento y pretendía ingresar de gratis haciéndose  pasar por corresponsal del Barranco. Es obvio que tenemos gafetes que nos identifican y cuando vamos a cubrir un evento nos ponemos de acuerdo directamente con los organizadores. Pero buen intento.

“Esa vaina es un boxeo de palabras”, escuche decir a alguien entre el público mientras observaba atónito a los freestylers desmembrarse con rimas. Los competidores disponían de un minuto treinta para despotricar la lírica astuta que se ingeniaban en el momento. Respuestas por aquí y por allá. Esa sed de sangre de nuestra sociedad violenta estaba siendo saciada, pero con ingenio. Me llegó que además para aumentar la dificultad de las batallas los raperos debían integrar a sus improvisaciones temáticas sacadas al azar de una tómbola.

La primera ronda de la final

La tarea fue compleja para los jueces Kontra, Khafela y Teve que al no poder decidir ganador en alguna de las batallas pedían réplica. Durante la segunda ronda en la emoción de la batalla Jin Jin Blacke tiró la billetera de Draco hacía el público mientras le criticaba ser un fresa de varas. Luego del arranque de euforia la billetera fue devuelta por el público a solicitud de los anfitriones de la noche, vi como Draco abrió su cartera con preocupación y sorprendentemente la plata estaba ahí (llena de billetes, como debe ser). Luego al revisar bien se dio cuenta que faltaba una tarjeta de crédito, que a solicitud de los hots también fue devuelta por el público.

Me llegó mucho esa solidaridad y ética de la cultura jípjop guatemalteca, a pesar de que las batallas fueron sumamente duras, enfadadas y aguerridas. Bastaba que el reloj de tiempo reflejado en la pared del fondo llegará a cero para que los freestylers se dieran un abrazo y se reconocieran el talento mutuamente.

Vástagos Magna cerró las presentaciones musicales de la noche y fueron presentados por los hosts como lo mejorcito del rap actual que se está haciendo en el país, pero a mí humilde opinión los Alioto Loko fueron lo mejor de la tarima, por su lírica con rítmica variada, su poesía y su propuesta con fuerte contenido social, que no solo pone a bailar a la mara, además los hace pensar; como ellos mismos dicen: “No puede pasar de moda lo que nunca estuvo de moda”.

Por fin llegó la gran batalla, la que definió la noche, que demostraría quién era el mejor freestyler de todos, aquel que se llevaría el trofeo, el premio en efectivo, la ovación del público, el respeto de sus pares y varía ropa urbana donada por algunos patrocinadores del evento. La emoción se sentía, todos queríamos saber cómo iba a terminar el asunto, debo aceptar que yo le iba al pequeño Bk, a mí parecer el chavito merecía ganar, pero los jueces, que ahuevos saben más que yo, eligieron a Mxrea que la verdad tampoco estuvo mal. Mi consejo para BK: aprende a manejar la voz, menos gritos; sos grande, seguí adelante mano. Durante el evento Chuy me dijo en un alumbramiento feroz: “sería de ahuevo que hicieran un evento así solo de raperas”. También pensé que sería genial un evento mixto, les dejamos la idea en el tintero.

Al finalizar la competencia los organizadores anunciaron que se realizará una segunda edición de #PorLasVaras en el mes de septiembre, con la participación de Foyone, un rapero malagueño que está sonando mucho en el mundo del hache i pe hache o pe. Así que deben de estar atentos a las redes para saber todos los pormenores. El áfter estuvo a cargo de Kontra y DJ Random hasta que el cuerpo ya no pudo más. El punto y final lo pongo con una frase de Rima que más o menos dice así; “El puto Hip Hop es lo mismo acá en Guate que en cualquier parte, es un idioma universal”.

Galería

Fotografías de Fernando Chuy

 

Autor: Lozano

Guatemala 1987. Trabajó en un barrio en la periferia de la ciudad haciendo proyectos de arte y lúdica en búsqueda de la posible utopía de generar trasformaciones sociales. Siempre quiso estudiar y ser músico pero su viejo no quería que fuera un “vagabundo”, ahora que puede se quita la gana y se da ese lujo. Por necesidad de cara de chucho hizo periodismo de politiquería y trata de redimirse a través de este espacio.

Comparte esto en

Danos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *