Presidente visto, presidente muerto

GUATEMALA ELECTION

¿Qué pasaría si amenazarán al presidente?

Imaginá la escena: una valla colocada en el Parque Central con el mensaje que titula este texto. Seguramente habría gente que aplaudiría la acción. Los defensores del establishment pondrían inmediatamente cordones de seguridad en Casa Presidencial y el Palacio Nacional. ¿Mandarían a Jimmy a su casita para que “gobierne” desde ahí?

Me puse a imaginar más ¿Y si matarán al presidente? (Quién no ha tenido el delirio de matar a la autoridad) Se volvería mártir de los idiotas, me dijo Camilo, tiene razón y eso es más peligroso pensé.

Todas estas ideas vienen a mi cabeza cuando amenazan escuelas y hospitales en un país de analfabetas y muertos, de desnutridos de hambre y letras. Hace poco el señor Moralejas manifestó en un acto público que las prioridades de su gobierno eran la educación y la salud (…será mi huevo).

En contraposición el mes pasado el ministro de educación Óscar Hugo López, informó que 14 centros educativos públicos, del municipio de Chinautla, sufren extorsiones constantes. La cartera de educación inició un plan para resguardar la integridad de los estudiantes.

El susodicho e ingenioso plan consiste en colocar policías en los establecimientos, mientras tanto los alumnos y maestros se esconden en sus casas presos del pánico porque el Estado no puede resguardar su integridad.

Este Estado fallido que hace que la educación sea cada día más mediocre, permite además que los estudiantes dejen de asistir a las escuelas, a causa del incontrolable mal de la extorsión. No se preocupen, los maestros dejaron tareas para que los muchachos puedan ganar el año, no para aprender o para su desarrollo integral, pero sí van a “ganar el año”.

Mientras tanto, para rematar la goleada (pero no a la selección) si no al sistema de salud pública y su interminable  crisis hospitalaria, esta semana fue colgado afuera del Hospital General San Juan de Dios un rótulo con la leyenda: “Doctor de blanco visto, doctor de blanco muerto”. El pasado 10 de septiembre asesinaron a una comunicadora que laboraba en el hospital, las facultades de Ciencias Médicas de las distintas universidades retiraron a los estudiantes por el riesgo de atentado.

El funcionamiento de este hospital depende mucho de los estudiantes que realizan las prácticas médicas, quienes a falta de medicamentos e implementos hacen una labor milagrosa para mantener el sistema de salud, porque en este nosocomio recae la parte reactiva de todo este fallido y moribundo sistema de salud.

Pienso en los causantes de este flagelo (la extorsión), también son causa del Estado fallido, pero no son santos inocentes. Tienen pocos huevos y muy poco cerebro, les falta dignidad, golpean a su gente, al pueblo y en donde más se padece.

¿Si amenazarán al presidente o a los empresarios? Definitivamente se lograría una reacción rápida porque el sistema se resguarda a sí mismo.  El presidente para nada se ha pronunciado o ha hecho algo sobre lo que sucede en escuelas y hospitales, seguramente piensa que al no decir nada oculta el problema debajo de una alfombra mágica para que desaparezca.

Ayer empezó a circular un pronunciamiento en redes sociales del presidente Moralejas en compañía de su esposa (quien le hace solapa a todas sus estupideces). El video de casi 2 minutotes  habla sobre la posible vinculación de su hijo mayor José Manuel Moralejas Marroquín, y su hermano  Samuel “Sammy” Moralejas, una reacción desesperada porque sabe que esto podría implicar su crucifixión a manos de un pueblo aún sentido por casos de corrupción presidencial.

Jimmy  es un presidente muerto, inerte, obsoleto. Una figura inexistente en el gobierno. No hay propuesta, planificación, o acción. Morales se quedó petrificado ante la situación de los hospitales y escuelas, ni siquiera hay un pronunciamiento serio sobre el asunto (sus moralejas ya no satisfacen los cuestionamientos más profundos de la sociedad inconforme con su medicridad), para él solo estamos en el “glorioso mes patrio” y aprovecha el asueto como una cortina de humo para evitar el escándalo de corrupción que se le viene encima, hoy huyó de los medios de comunicación para evitar que le cuestionaran sobre el caso de corrupción. Mientras tanto ¿Qué pasará con la seguridad de escuelas y hospitales?

 

Autor: Lozano

Guatemala 1987. Trabajó en un barrio en la periferia de la ciudad haciendo proyectos de arte y lúdica en búsqueda de la posible utopía de generar trasformaciones sociales. Siempre quiso estudiar y ser músico pero su viejo no quería que fuera un “vagabundo”, ahora que puede se quita la gana y se da ese lujo. Por necesidad de cara de chucho hizo periodismo de politiquería y trata de redimirse a través de este espacio.

Comparte esto en

Danos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *