¿Qué pasó con la lógica de este mundo?

Esta sociedad sopla hojas con falsos anuncios que paran el tránsito, con empleados que se gastan mis impuestos siempre en descanso, con gente de la clase alta que vende autopartes robadas… ¿Saben quiénes son culpables? TODOS lo somos, queremos que los líderes tomen decisiones difíciles, pero los sacamos al hacerlo. Yo les pregunto… ¿Qué pasó con la lógica de este mundo?

¿No se dan cuenta cómo es este mundo con tantas revolturas? Cada día es una prueba agonizante, como balancear un bote de agua hirviente en la cabeza mientras toda la gente te golpea las piernas y las nalgas.

¿Creen que estoy loco? Pues la única enfermedad que tengo es la vida moderna, un eterno sufrimiento de ineficiencia y miseria que es un largo desfile de decepción, desaire, engaños, exclusiones, frivolidad, traición, bobería, badulaques y cazadores.

Todos hacen cada día tan divertido en donde si uno tiene la suerte o la posibilidad de un poco de placer como digamos que una operadora telefónica ninfomaníaca acepte desnudarse contigo, todo terminará antes de empezar porque algún taxista maloliente golpeará su taxímetro en tu portezuela.

El taxi es un golpeador de piñatas de un culto de santería en Huacalpa quien comienza a enseñarte huesos de gallina y te hace un moretón tan grande en el rostro que solo necesitas un autógrafo de Michael Jordan para completarlo y aún con todo eso me levanto de mi patética cama cada mañana y meto mi rostro en la máquina cegadora un día más sabiendo que cuando sea hora de usar la llave cósmica en las puertas de cielo, no estaré en el ataúd de todos modos porque algún ladrón desalmado vendió mi corazón, páncreas y otros órganos sanos al mismo culto de santería.

Por eso alguien en verdad se preguntará ¿Por qué la gente aguanta la cordura de los átomos en la punta de las uñas mientras la vida juega sucio con sus dígitos?

Fotografía de Fernando Chuy

*El presente fragmento fue extraído de una reflexión de Duckman.

Autor: Barrancopolis

Medio digital de arte, cultura y entretenimiento.

Comparte esto en

Danos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *