¿Quiénes quieren ver batallas?

Fotografía de El Miljos

 

Estoy atrapado en un congestionamiento de proporciones bíblicas producido por los típicos desfiles de septiembre. Mi primera parada la hago en el Parque Central a los talleres de Urbanground, en donde se enseña el arte de la improvisación. Este espacio es todo un semillero de los futuros exponentes del rap guatemalteco. También es nuestro punto de reunión para tomar rumbo hacia la batalla más importante por el campeonato centroamericano de freestyle.

Quality Writer Deluxe es el nombre de este torneo que logra reunir a ocho de los mejores raperos del área centroamericana. El evento tiene lugar en el coliseo de la lucha libre Triple A, un espacio ideal para ver este tipo de combates líricos.

Al acercarme, observo que ya varios están haciendo sagrada coperacha para cubrir el costo de sus entradas, tuve que cantar en los buses toda la mañana para lograr juntar para mi entrada y unas chelas, confiesa uno de los asistentes mientras hacemos la fila.

Adentro no vendían nada para calmar la sed así que una tienda cercana sirvió como punto de abastecimiento. Sin embargo, la demanda hizo desbordar la capacidad del establecimiento y algunos tuvieron que conformarse con beber al tiempo. La dependienta no se puso viva para este magno evento.

Los estereotipos y la ignorancia han hecho que mucha gente maje en este país asocie el rap con las drogas y la delincuencia. En otras palabras, lo han convertido en un “género criminal” y esta vez tampoco fue la excepción para que constantemente las patrullas de la PNC hicieran recorridos intimidantes en el lugar, observando con desconfianza la apariencia rebelde de la muchachada que se hizo presente.

Fotografía de El Miljos

Casper y JF (Guatemala), Jafet y Zona (El Salvador), el hondureño Berzerker y el costarricense Jeff, tuvieron que atravesar un largo camino de eliminatorias para poder decir presente. A ellos se unió como invitado, el canalero Woody. Y para complementar la ausencia de Johny Beltrán, el representante mexicano – quien no pudo asistir a raíz del reciente terremoto- se realizó una batalla entre Kontra y Elirick, resultando vencedor el primero para tener completos a los ocho guerreros de la métrica y el verso.

La escena está dominada en su mayoría por adolescentes de prendas flojas, gorras planas y zapatos deportivos. La jornada inicia cuando el rapero Luda (organizador anfitrión) sube al cuadrilátero para dar las palabras de bienvenida. El rap es un género de música, el freestyle es un arte, deja escapar alguien entre el público. Nova y André se encargan de poner en ambiente las hostilidades.

El recinto vibra con ¿Quiénes quieren ver batallas?, las palabras de Kobrita (maestro de ceremonias) y el miedo que todavía siento por el temblor me hace dudar sobre el origen de las vibraciones. Pero tranquilos todos, es el público que se estremece ante lo que está a punto de suceder. Los encargados de impartir justicia (Teve, Ikari, el catracho Zheta y el salvadoreño Zaki) se muestran serenos a un costado del ring.

Los encargados de impartirla.

No me agrada para nada la violencia, pero estoy aquí porque quiero verlos hacerse lata frente a mí. Las tornamesas están en buenas manos, Dash y Simpson (que extrañamente se encontraban sobrios) dejan escapar las bases y los beats. El grito de 3, 2, 1 ¡BATALLAAAAAA!,  no se hace esperar.

Representando a Guatemala, JF se enfrenta a muerte contra el salvadoreño Zona. Que ni bien habían empezado y ya se oían los talegazos. El arte de la improvisación se ha convertido en un medio de desahogo para una juventud que regularmente vive en constante represión atestiguando además la violencia e injusticia que brota en este país. Algunos aprovechan la tarima para transmitir sus consignas de protestas o de motivación.

Woody de Panamá (derecha) se enfrentó a Kontra, uno de los representantes emergentes de Guatemala. Fotografía de El Miljos

Los duelos continúan y frente a nosotros se enfrentan Casper vs Jafet, Woody vs Kontra, Jeff vs Berzerker, que se van eliminando uno a uno para poder llegar a la tan ansiada final. El complemento musical pone la sazón a una calurosa tarde con la participación de Zheta de Honduras, los guatemaltecos Khafela, Elirick, Ferflow, el equipo de Luda, y el salvadoreño Artillero.

Es digno de mencionar cómo muchos de los asistentes están interesados únicamente en las batallas, ya que, en cada intervención musical, la mayoría sale a la calle para refrescarse, platicar, fumar o tomarse entre otras cosas, las fotos. En mi caso aprovecho la pausa para conseguir bebidas energizantes.

Sin más preámbulos llegamos al duelo final, el cual tiene como protagonistas a Jeff (el mae) y al panameño Woody. Todos somos testigos de una épica batalla que sin duda alguna fue dominada por el tico, que ganó cada round. El público estalla eufórico, pero con sentimientos encontrados porque se quería que el título se quedara en Guatemala.

El costarricense Jeff se quedó con el título del Quality Writer Deluxe edición 2017. Fotografía de El Miljos

La actividad concluye con un ganador tico que agradecido no para de tomarse fotos con los asistentes. La noche del sábado avanza en una de las calles más silenciosas de la ciudad, todos abandonan en grupo cantando sus versos más filosóficos. Regreso a mi casa satisfecho por haber estado allí.

Autor: Franki Estuardo Chajón

(San Juan Sacatepéquez, 1985 - …). Profesor en historia de cartón jamás en función. El primogénito jamás deseado, ejemplo a no seguir. Fanático del skate y rap.

Comparte esto en

Danos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *