Solo el último samurái se lleva las varas

El uso de la palabra samurái trae a la mente a un grupo de guerreros que en la antigua sociedad feudal japonesa utilizaban armaduras y katanas. Una época donde lo más usual era la lucha cuerpo a cuerpo, y el arrancar la cabeza de un rival era motivo de orgullo. Tiempos violentos donde solo el más fuerte sobrevivía.

Hip Hop Guatemala

Fotografía de Fernando Chuy

En la actualidad, las preocupaciones de la escena Hip Hop guatemalteca tienen que ver más con sobrevivir a una ciudad agresiva donde en cualquier momento un taxista te puede poner la negra, dejar abandonado cerca de Pinula y al mismo tiempo tenés que ver cómo le vas metiendo más candela al rap. Es específicamente en ese campo donde un grupo de personas se tomó la noble tarea de reunir a 16 de los mejores guerreros del freestyle (la improvisación a punta de rimas) para enfrentarse en duelos a muerte donde solo el más rex quedaría en pie. Los combates tuvieron lugar en “Bambana”, una discoteca convertida en campo de batalla.

Días previos a la épica guerra de punchlines se fueron dando a conocer los nombres de cada uno de los contendientes. La expectativa fue incrementándose y más aún con la promesa de que se trataría de 12 horas ininterrumpidas de puro Hip Hop. Un día antes de los acontecimientos recibí la confirmación de mi acreditación de prensa.

Salí un cacho tarde de mi casa porque, aunque intenté planificar y dejar el trabajo terminado no pude dejar las cosas en orden. Sin embargo, tomé mi mochila, libreta, lapicero, cunas cuantas varas y agarré camino. Aunque todo parecía ir más o menos bien me encontré con mi peor enemigo en el camino: el puto tráfico, no sé si porque era el primer fin de semana del mes o simplemente está ciudad ya está colapsada. Por si fuera poco, tuve que sortear la lluvia que amenazaba la integridad de mi buena pinta, por suerte no fue más que un aguacero pasajero.

A pesar de que llegué tarde, las batallas todavía no daban inicio. Saludé a algunos amigos, luego Plenno de los Alioto Lokos verificó mi nombre en la lista y dijo que no tenía clavo para entrar. La puerta no podía tener una mejor comitiva de bienvenida, me recibieron las raperas Pk, que siempre anda reluciendo su llamativa melena, la Mc Coco y otra chava que por chiviado no le pregunté el nombre.  Me dieron un gafete, pero al rato me lo quitaron porque no era para mí, a cambio de eso me dieron un brazalete VIP donde tenía todo pagado, creo que al final resultó mejor.

Mientras los feligreses llenaban el lugar y los samuráis calentaban la garganta, el Dj Fender hacía de las suyas en las tornas y prendía con sus beats a la mara, una vez más este discjockey dejó claro porque es considerado uno de los mejores en su rama. La actividad dio inicio con la presentación en vivo de un invitado de última hora, el rapero Maca.

Los dieciséis samuráis constituían una mezcla de guerreros de la relativamente vieja escuela, con algunos emergentes y un par de promesas en potencia. Los encargados para impartir justice fueron los también raperos, Teve, Khafela y Kame, las tornas como ya mencioné estaban en buenas manos y la conducción corrió a cargo de Luda.

Los samurái guarriors fueron: Beka, Reverd, Yere, Jin Blacke, Elirick, Casper, Tazmania, Ghetto, Ferflow, Lou G, Divary, Ritmodelia, Mxrea, Drow, Akayey, y por motivos desconocidos Draco no pudo asistir y su lugar fue ocupado por Forastero.

Al grito de ¡BATALLA!, empezó la guerra

Hip Hop Guatemala

Fotografía de Fernando Chuy

Me logré colar en una mesa, donde los compadres de siempre King y Brafer me hicieron espacio y me rolaron una chela, aunque al principio mi plan era no beber, sé que a estos compadres no se les puede uno negar. Al estar con aquellos las ternas de narradores y comentaristas de Tigo Sport y Azteca Guatemala no eran ni verga en comparación con estos compadres a la hora de analizar cada batalla.

No puedo darme el lujo de describir cada batalla porque sería de nunca acabar, para ser breve y al hueso puedo decir que la primera ronda eliminatoria se caracterizó por la elevada cantidad de revanchas, los duelos fueron de gran nivel. Los contendientes se rifaron el físico y nadie se dio por vencido fácilmente, el público saltó y gritó con emoción cada punchline. A mi criterio, la mejor batalla (y se puede decir que se trató de una final adelantada) fue la que puso frente a frente a Mxrea (uno de los favoritos) contra Tazmania.

La mara aprovechó el receso entre una eliminatoria y otra para salir a fumar, beber, o simplemente echar la plática. La ventilación del lugar no era la mejor y el calor hacía de las suyas, aunque eso no impidió que se armara una pista de baile, donde el protagonista fue el B-boy Candado que además de servir los tragos, deleitó a los asistentes con sus quiebres, varios fueron los que lo acompañaron en este segmento improvisado. Fue tanta la emoción que hasta el Dj Fender dejó las tornas para echarse los quiebres junto a su hermano Hunter.

La contienda se reanudó y los ocho sobrevivientes protagonizaron cuatro duelos a muerte, en esta llave voy a resaltar la batalla entre Ritmodelia y Ghetto, un enfrentamiento lleno de flow, Mientras disfrutaba de esta llave, el buen anfitrión King pidió otro cubetazo, pero el mesero le dijo que mejor ya nel porque estaba bolo.

Luego llegó el turno de la demostración de los sonidos vocales de Duck, uno de los más sobresalientes exponentes del beat box en la actualidad. Fue allí cuando me dije si las personas utilizáramos la boca para algo útil y no para criticar otra cosa sería.

Los cuatro samuráis restantes se dieron de todo menos consejos en busca de llegar a la final, los privilegiados sobrevivientes fueron Lou G (creo que ni él se la creía de llegar hasta ahí) y Elirick.

Previo a conocer al Último Samurái tuvo lugar una batalla de exhibición entre dos chavos de los más cachorros en el mundo del freestyle, Fercho vs Style. Para luego dejarle el escenario al salvadoreño Zaki que cantó rolas de su más reciente disco.

Hip Hop Guatemala

Elirick se enfrenta a Lou G durante la batalla final de El Último Samurái. Fotografía de Fernando Chuy

El público obtuvo lo que quería, un duelo lleno de ingenio y creatividad para lanzar los versos. El vencedor por decisión unánime y acreedor de las 1000 varas fue Elirick. Nadie se quería perder el ir a festejar con el campeón y tomarse la típica foto.

Hip Hop Guatemala

Hay campeón. Fotografía de Fernando Chuy

 

Esto no se acaba hasta que termina

Hip Hop Guatemala

Al frente Mai de Rimas de Colectiva Urbana. Fotografía de Fernando Chuy

Doce horas consecutivas de buen rap no es de todos los días y aún faltaban algunas buenas cápsulas, presentaciones en vivo de los exponentes más destacados de la escena local. Aunque no sé si fue por la hora o porque solo querían ver batallas, pero el público se redujo considerablemente luego de conocer al campeón. En este momento ya me había juntado con el resto del equipo del barranco, el psicópata de Salazar y el asiático Chuy, encargado de documentar visualmente los pormenores sobre la tarima.

Hip Hop Guatemala

Gabriela Bolten de Colectiva Urbana. Fotografía de Fernando Chuy

A continuación se apoderó del escenario el grupo de rap femenino Colectiva Urbana, compuesto por las siempre simpáticas Mc Coco, Mai de Rimas, Gabriela Bolten, Gabriela Marroquín y Pk, quienes hicieron gala de su destreza a la hora de manejar el micro y a su vez aprovecharon para realizar una serie de reivindicaciones que fueron bien recibidas por la audiencia. Yo en lo personal no me quería perder escuchar a los Vástagos Magna, aunque esto implicaría el riesgo de quizá perderme el último bus. Aquellos impusieron respeto y realizaron una presentación que llenó mis expectativas, me fui hasta adelante para poder corear las canciones.

Hip Hop Guatemala

Vástagos Magma sobre el escenario. Fotografía de Fernando Chuy

La fiesta siguió, pero con el equipo del barranco nos dimos a la retirada, unos por compromisos amatorios, en mi caso por el transporte, aquellos me dieron aventón hasta la Bolívar donde tomé el bus de regreso a casa, satisfecho luego de varias horas de rap, plática, convivencia y una que otra chela.

 

 

 

Autor: Franki Estuardo Chajón

(San Juan Sacatepéquez, 1985 - …). Profesor en historia de cartón jamás en función. El primogénito jamás deseado, ejemplo a no seguir. Fanático del skate y rap.

Comparte esto en

Danos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *