Somos nosotros quienes engañamos a las apariencias

 

Centro Histórico Guatemala

Fotografía de Fernando Chuy

He regresado de un largo viaje, quizá el más importante de mi vida: aprender y desaprender juicios. Para mí ya no es suficiente sorprenderme de los otros: de la señora que pesa media tonelada, o de los niños chef. Me sorprendo de mí, de mi eficiente capacidad para hacer las cosas al revés; de la capacidad del amor, de los litros de esperma que bebí en tan solo ocho días, embriagantes e inesperados.

Creía que ya podía morir en paz, estúpida idea mía; me encontré con el hombre perfecto y él lo sabe, a su lado contemplar el vacío rojo, naranja y frío es un placer, a su lado dormir como las raíces de un árbol fértil no cuesta nada, ni siquiera abrir tanto las piernas y gritar que la humanidad ya no importa, que por un segundo nada importa, que remar contra corriente no siempre es malo ni difícil, que la chispa de calor esta allí entre todos, solo falta ponernos un poco de atención, solo falta resbalarse como niños en el parque sin pena de parecer ridículos.

Con seguridad puedo decir que las apariencias no engañan, sino que somos nosotros quienes engañamos a las apariencias; que hay vida adentro y afuera de los prostíbulos de la conciencia, y que en realidad no hay nada, casi nada, que nos pueda detener; ¡Ay dios! lo mejor de todo esto, es que no me enamoré, sino que lo amo.

¿Y qué carajo es el amor? Para mí es como estar en un cuarto oscuro, sin puertas ni ventanas, prácticamente sin salida y aún sufriendo de claustrofobia permanecer tranquilo y sin miedo. Cualquier cosa sin sentido empieza a tenerlo, aunque no sé exactamente a quien debo agradecerle por el maravilloso año pasado. Sé que hay todavía otras mil historias esperando.

Autor: Andina Ayala

(Guatemala, 1989) Practicante de la introspección como uno de los caminos hacia una convivencia real e integra con los otros, creyente de la ironía como herramienta pedagógica, hedonista, aprendiz de madre full time, politóloga empírica, muy muy empírica y antropóloga de formación en la USAC.

Comparte esto en

Danos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *