“Soñarás jamás”, o el diario de un mitómano

Charamileros, Centro Histórico

Fotografía de Ban Vel

Soñar que soñás, soñar que deseás soñar, soñar tu cuerpo dormido, soñar tus manos que teclean torpemente, y despertar con la agradable sensación del sueño. Dudar si estás despierto o seguís inmerso en ese mundo onírico y amable. Sentir la urgencia de escribir y narrar tu pinche sueño. Hambre, sed, miedo, erección, lo que te hace humano.

Soñar es estar alerta.

Gerson Ortiz escribe lo que sueña, lo convierte en lógico y común, le pone un hilo conductor, les agrega voz a sus personajes, (que son él mismo o sus miedos, o sus adicciones, sus taras, sus manías). Sus personajes desdibujados o caricaturizados no logran convencer de su existencia; no les creés, sin embargo, el poder de la imaginación de Gerson y su capacidad de “armar” la historia salvan sus relatos y con ellos nos regala una narrativa agradable y entretenida.

Los sueños están obsesivamente presentes en los cuentos de Gerson, sin embargo, su narrativa no logra imbuirte en lo soñado, en ese estado líquido que sentís mientras soñás. Un sólo relato logra ese propósito narrativo: “Caja negra”, allí Gerson utiliza una narrativa alucinada, vigorosa y bella que te lleva a sentir el sueño, la angustia del sueño, el líquido amniótico del sueño.

El cosquilleo de Abraham se expandió vertiginosamente por su cuerpo. Una aspereza repentina asaltó su garganta y apagó su serenidad cuando sintió unas delgadas penetraciones en el interior de su faringe.

Es un cuento corto muy emocionante, es imposible, además, evitar que te haga recordar uno o dos relatos de Ojos de Perro Azul, los icónicos cuentos de G. Márquez.

No hay lógica cuando soñás, tu subconsciente te hace su perra, te abofetea y manda a guardar los convencionalismos. Como lector esperaba, desde que leí el título, historias alucinadas, sin límites, sin razón, sin formulismos, sin frases hechas. Sin embargo, la cuidada narrativa de Gerson encuentra freno de mano para obligarte a bajar la velocidad, ponerle alto a la imaginación; haciendo común la historia de Luz, por ejemplo, el cuento con el que inicia «Soñarás jamás»

No hablo de la ensoñación, pues la ensoñación se produce mientras estás despierto pero en un estado alterado, producido por el alcohol, las drogas, o cualquier cosa que te altere los sentidos, lo que pregonaban los escritores malditos, que funciona y tiene su lugar en la literatura, pero en el sueño en donde se desdibujan las fronteras de la realidad, del tiempo y de la lógica se encuentra lo que podemos llamar la creación poética y allí la angustia, el miedo, el  horror, el sinsentido que nos hace humanos y a un autor uno de calidad. Coincido con Hölderlin cuando dice “El hombre es un dios cuando sueña y un mendigo cuando piensa”.

La creación de personajes es para la narrativa el sustento, la proteína, el espesor del caldo, el squirt definitivo; no obstante, en los relatos de Gerson Ortiz los personajes se me presentan desdibujados, no logro imaginarlos, no les creo.

En el cuento, “Derrumbamiento”, una muy buena historia, por cierto, los personajes de los niños gemelos tienen una “voz” que no se identifica, que no les pertenece, no son niños pobres de una zona rural los que hablan, entonces a pesar de la historia y la atinada forma de contar de Gerson, el cuento se cae, se va a la mierda lo que pudo ser un gran relato.

Gerson Ortiz es un autor con recursos, imaginación potente, que sabe construir metáforas efectivas y bellas, que sufre del lastre de la tradición y el aldeanismo; seguramente encontrará la forma de romper con ello y podrá mandar al carajo la tradición y la forma “correcta” de escribir. Entonces, nos encontraremos con el narrador que la romperá.

Autor: Juan Calles

Periodista, documentalista, lector de tiempo completo, ha facilitado el taller de narrativa del Centro Histórico. Autor de “Triciclo”, libro de cuentos cortos. Nació en mayo del 73, pero no está seguro de ello.

Comparte esto en

Danos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *