Una noche de rock picante para despedir agosto

Es el último fin de semana de agosto, son aproximadamente las nueve de la noche y como de costumbre decidí explorar nuevas bandas. Los amigos de “Migthy Current” me habían invitado a verlos nuevamente, pero una gran sorpresa se estaba preparando. Al llegar al punto, tomé la terraza, saludé a algunos valedores del rock, me fumé el tercer cigarrillo de la noche y sin ganas de ser intransigente pedí mi acostumbrada cerveza.

La bebida resultó ser un buen digestivo para lo que estaba por cocinarse sobre el escenario de Chiribisco. “Cameo Drive” —una de las bandas de la noche— estaba probando audio, observé fijamente las maneras y disposiciones de esta singular agrupación bastante “garage” o más bien “power pop”, poco a poco iba descubriendo su intención de ser mejor hasta el último recurso.

Luego recordé una maravillosa tarde en casa de Rodrigo, ahora un gran líder de la lírica en México, “Lengualerta”. Estábamos sentados en su casa cocinando algo y al fondo se escuchaba “Weezer”, una de esas bandas tan únicas que son capaces de homenajear a grandes de la música como “Buddy Holy” un madrugador del rock americano que legó en décadas siguientes la responsabilidad de la ternura del rock y la agresividad de su movimiento. Weezer es el referente mas inmediato de lo que en seguida les voy a contar.

Cameo Drive empezó a sonar y de inmediato me llamó la atención el espectro con el que se maneja su sonido, vintage. Seis músicos integran esta banda, vocalmente muy peculiar en la voz de Manuel Tórtola, pero a la vez con unos medios en las distorsiones muy interesantes. Nos invitaron a mirarlos, cosa que poca gente hace… Mientras el Chiribisco estaba casi lleno en su totalidad, la gente estaba prendida, la extravagancia del rock de Cameo Drive es una interesante propuesta y  lo que puedo mencionar de estos chavales es que siempre hay esa búsqueda por posicionar nuevos géneros en el rock en Guatemala con este amable power pop.

Todo principio crea una expectativa. “Mighty Current” (de quienes ya hemos platicado antes) apareció con un set más pequeño pero lleno igual de la intención de cautivar con la voz particular de Sebastian Villatoro, quien le abría el paso a la banda estelar.

Más tarde, Hot Sugar Mama nos reveló una música dotada de varias virtudes para dar un excelso show, independientemente de estar en un escenario con poca o mucha gente, la banda contagia su espíritu a los asistentes; ya algunos sabían las letras de las canciones… A eso le llamo identidad, sin poder definir un estilo particular que lo hacia más interesante. Rodados entre funk, blues, punk, garage y demás estilos, cada uno de los integrantes de Hot Sugar Mama sazonaban con lo que yo llamaría un Spicy rock. Cada ingrediente sumaba acciones a su música, el bajo retumbaba con el clásico y estéril sonido del funk con ligeros pimientos de jazz, una guitarra que iba decorando con riffs estrafalarios a los backs de la guitarra lead al mas puro estilo funky, la bateria horneaba cada nota en los estilos diversos pero con esa mágica intención punk y garage que bronceaban la charla para regalarnos uno de los mejores momentos de la noche, transcribir un idioma con la música de los Beatles a este estilo fue apasionante, “While My Guitar…” le dio el toque exacto a este platillo musical lleno de antojos y digestivos.

Una manera de interpretar el sonido de una banda que le dio el picor exacto para regalarnos una noche llena de gratas mordidas musicales pero sobre todo de quitarnos ya por fin ese trago amargo de no encontrar lo que queremos saborear de la música en este país lleno de talento. Es así como podemos contribuir a un gran banquete musical, saborearlo y pedir más, sin llegar al hastío….

 

 

 

Autor: Mario Méndez

Soy diseñador, publicista, músico productor convencido, tallerista. Cada nota es un gesto diferente en el universo, puede crear siempre nuevos universos, incluso la felicidad por momentos. Nacido en la Ciudad de México en julio de 1976. "No hay lugar sino encuentras tu lugar".

Comparte esto en

Danos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *