¿Un cambio de frente?

Fotografía de Nelton Rivera

En la historia de la sociología del conocimiento, es sabido que la ideología conservadora surgió para hacer frente al pensamiento ilustrado, a las ideas revolucionarias del siglo XVIII. No obstante, en la actualidad se prefiere evitar el necesario debate ideológico y, en contraposición, se opta por una hipócrita corrección política de la que “todos nos sintamos parte”.

Es de esperar que posiciones cómodas provengan de sectores o agrupaciones a quienes les interesa mantener cierta imagen aunque no se trastoquen las condiciones de fondo del statu quo. Es por ello que no fue ninguna sorpresa que el colectivo estudiantil Frente presentara un listado de “lineamientos y recomendaciones”, como le llamaron, para participar en el Paro Nacional #20S. Pero hay que llamar las cosas por su nombre y este no es más que un listado de prohibiciones al mero estilo autoritario y conservador, totalmente opuesto a la naturaleza misma de la juventud: de su sentir revolucionario, contestatario, irreverente y combativo.

Promover la protesta social pacífica teniendo como base una imposición de prohibiciones es una aberrante contradicción. Quizá dicho listado sea el reflejo del campo que han ganado los sectores oscuros de la universidad, porque la cooptación no es solo del Estado, es también de las mentes que han llegado a “liderar” el cambio. Esto, asumiendo que se trata de mera ingenuidad o inexperiencia, lo que daría lugar a plantear que, dado que no están preparados, el espacio de representación que ostentan les queda grande.

De lo contrario, ¿desde qué pedestal de superioridad moral nos han hablado? ¿Por qué pretenden restringir las múltiples y genuinas formas de expresión de rabia, de indignación contra una clase política que ha pasado por encima de la dignidad de la vida humana? ¿Por qué creen que son ellos quienes deben dictar cómo (no) se debe manifestar? ¿De qué lado de la historia se van a asumir: del de los sumisos y serviles, o del lado del pueblo aguerrido que defiende sus derechos? Aquí no necesitamos medias tintas, no estamos para tiempos de corrección política.

Pero el cambio no provendrá de los espacios formales sino de las luchas y rebeldías sesudas que se gestan con propuestas críticas y los ánimos inclaudicables de quienes no necesitan figurar u ostentar un reconocimiento público. Porque para construir el futuro bastan los inconformes.

Fotografía de Ban Vel

 

 

Autor: Paula Flores

(Guatemala, 1990) Socióloga e internacionalista en proceso. Aficionada a las letras y el lenguaje. Crítica, irónica. Con planteamientos incómodos, no aptos para gente susceptible.

Comparte esto en

Danos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *