Un lunes cualquiera en el barranco.

Nuestra cultura obviamente produce cerebros humanos defectuosos cuando alguien es incapaz de comprender que la sociedad moderna es clasista y lo es gracias al robo y la exclusión.

Ni siquiera es necesario leer a Marx para tener una consciencia inmediata de este hecho, basta salir a la calle y observar un poco la desigualdad y la muerte. Sin embargo, uno debe convencer con argumentos contundentes y evidencias como de manzana, a los escépticos de todas las categorías sobre este tema, y muchas veces esos argumentos y esas manzanitas no son suficientes para convencer, porque: “yo no creo todo eso que dicen del patrón”.

Parece mentira entonces que si alguien nos dice que hay un ente Todopoderoso que castiga a los malos y bendice a sus aduladores desde el cielo, o que si no de plano es parte del misterio del universo y está allí en cada partícula subatómica (quién sabe dónde, pero está, porque la fe siempre es mejor que las evidencias), nosotros le creamos inmediatamente, o por defecto (literalmente, defecto mental).

Feliz inicio de semana.

Autor: Camilo Villatoro

(1991-…) Escritor de ficciones y sátiras, esteta, nápiro y humorista iconoclasta. Nacido en México pero de identidad guatemalteca. Según un primo borracho que lo quiere mucho, “la persona guatemalteca más inteligente de todos los tiempos, pasados, presentes y futuros” —cosa no muy difícil de lograr. Pese a esta espectacular ventaja evolutiva, su intelecto es inversamente proporcional a su modestia; el único problema es hacerlo creíble.

Comparte esto en

Danos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *