Un viaje a la fortuna

ishto web1

Fotografías de Lou Pedroza

Ishto en jueves, no podía ser de otra forma. La fortuna y sus lados B fue presentado en vivo en las instalaciones de Solo Teatro en la Avenida Las Américas. Antes del concierto pude escuchar el primer sencillo del nuevo EP Los días así y me quedé picado.

Tenía muchas ganas de escuchar todo el disco, así que evité el conformismo infame de la hora chapina, llegué a las siete en punto al lugar y ya había cola. Me fui hasta enfrente porque estaba en el listado de prensa. En la entrada una señora (la primera de la fila) me increpó pidiéndome que no me colara, le expliqué mis motivos y extrañamente se alegró de mi presencia.

Al ingreso me ubiqué hasta adelante, justo al centro del escenario, ahí adentro me encontré a la señora de la entrada otra vez y se puso a platicar conmigo amablemente. Resulta que la primera de la fila era la mamá del Ishto Juevez. Doña Violeta Escobar fue la seguidora más fiel y puntual al llegar al concierto y comprar su entrada, me dijo estar muy orgullosa de su hijo y me pidió que le hiciera una linda nota a Juevez (ojalá pueda llenar sus expectativas) Esa breve charla me hizo pensar que no sé el nombre real del Ishto.

IMG_6305wbEste es el primer teatro al que entro en donde venden cerveza, acompañé mi bebida espirituosa con poporopos y nachos mientras salía al escenario Franc Castillejos, quien un poco nervioso admitió que cuando le pidieron abrir el concierto se cagó de miedo… “no sabía si tenía el repertorio suficiente para media hora”, añadió. Sin embargo su guitarra acústica, su voz y su indie pop fueron suficientes para saciar al público.

 

Durante todo el concierto Alfonso Parutz proyectó unos visuales sobre el escenario, realizados en vivo con pinturas y aceite, haciendo que el viaje sonoro fuera más completo y engasado.

A eso de las 8:40 el Ishto apareció  en el escenario y empezó a recitar “Algo de qué hablar” la primera rola del disco Ele migrante. Durante la primera parte de su presentación, el cantautor hizo un recorrido por su discografía acompañado de Walter Monterroso (guitarra), JuanPi Granados (bajo), Juank Hidalgo (batería), Mariana Laparra (percusión) y Paulo García en el teclado. Todo sonó muy bien a pesar de ciertas dificultades con los técnicos de sonido.

“Este es el trabajo de mucha gente, estábamos preparando esto para ustedes desde hace mucho tiempo, veo muchas caras conocidas, por eso con la luz apagada me siento mejor, porque me chiveo”, comentó al público un emocionado Ishto mientras explicaba que todos los que lo acompañaban estaban ahí por amor y respeto a la música.

Melisa Menéndez chelista que acompañó a Juevez con una canción, según explicó el mismo cantante, además de ser instrumentista es la responsable de la edición del próximo video de Los días así, donde aquel canta junto a Tita Moreno quien también estuvo presente para cantar la rolita que me había dejado picado antes del concierto. Otra genial colaboración fue la de Primocaster, músico de rock and roll, jazz y el blues, acompañado por su guitarra y una armónica.

IMG_6484web IMG_6907web

La fortuna y sus lados B

Este EP incluye 5 canciones inéditas: Los días así, La Fortuna, Los Pasos, Simbiosis, Los ingredientes y una versión mejorada de Maltiyoox. El proyecto surgió tras una invitación de Gaby Moreno para que el Ishto grabara en un estudio en los Ángeles, California.

“Junté mis ahorros y me fui a Los Ángeles a grabar, para mí esto es un gran logro (eso de grabar mi música tan lejos). Yo no soy rico, ando en burra y a pie. Ustedes pueden ver mis zapatos desgastados, haber grabado en un lugar tan  lejano y estar ahora frente a ustedes es un gran regalo, esa es la fortuna”, dijo Juevez a los asistentes que presenciaron atentamente el toque.

El concierto finalizó con una versión de Próximo pueblo, en compañía de todos los músicos invitados. Juevez anunció que la fiesta seguía e invitó a todos a un áfter. Al poco tiempo bajó del escenario para compartir con los asistentes y continuar la fiesta; sobre el áfter… bueno esa ya es otra historia.

Autor: Lozano

Guatemala 1987. Trabajó en un barrio en la periferia de la ciudad haciendo proyectos de arte y lúdica en búsqueda de la posible utopía de generar trasformaciones sociales. Siempre quiso estudiar y ser músico pero su viejo no quería que fuera un “vagabundo”, ahora que puede se quita la gana y se da ese lujo. Por necesidad de cara de chucho hizo periodismo de politiquería y trata de redimirse a través de este espacio.

Comparte esto en

Danos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *