Una pesadilla de siglos

BASURERO DE LA BERBENA_32

Fotografía de Lozano

Ya no se puede reciclar, cada vez se hace más difícil contrarrestar la perversidad, la precariedad y la condición miserable de nuestras vidas.

Han matado uno a uno los sueños, nuestro Estado ha asumido una posición de extorsionista y sicariato en contra de la vida de los “ciudadanos”.

Se continúa nublando nuestra mirada, continúan dividiéndonos, mutilando la confianza y el amor; el objetivo es el exterminio de la comunidad, de nuestros campesinos.

La estrategia no es nueva, llevan siglos explotándonos, dejándonos de lado, discriminándonos, acabando con nuestra vida a mordidas, lentas y sucias, voraces y descomunales, sistemáticas y planificadas desde la lógica de la guerra, de la pobreza, de la injusticia, de la violencia.

Continúan masacrando a nuestro pueblo, quitando sus tierras y vendiendo un fantasma de desarrollo caduco, una aparición difusa y tristemente aceptada que desvirtúa la necesidad de vivir dignamente. La estupidez hace su aparición en un escenario que perpetua a un Estado oligarca, vacío y sin un compromiso con el pueblo.

Estamos siendo testigos mudos, ciegos y sordos del crimen más grande que puede haber, la aniquilación de un pueblo por parte del Estado (entiéndase como la organización hegemónica de las clases dominantes) en complicidad con la muerte y la violencia.

Es violento morir de un balazo, es violento morir a golpes, pero es más violento morir de hambre y de indiferencia.

Autor: Tony Leonor

Según la cosmovisión Maya nacido bajo el nawal Kan –Semilla, Serpiente Emplumada, fuego depositado en la columna-. Aprendiz incesante de lo que se pueda y necesite, hombre caminante, andariego hijo del viento. Guatemalteco de nacimiento, ciudadano del mundo por opción. Educador y Gestor Cultural; ha contribuido a edificar una cultura de paz, en un país post conflicto, implementando procesos de sensibilización, formación, organización, articulación e incidencia a través del juego y de las expresiones artísticas, dirigidas a jóvenes vulnerados y en riesgo social.

Comparte esto en

Danos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *