Viejos discursos del poder en materia de justicia (fórmulas engañamajes II)

DESFILE DE ANIVERSARIO DE LA PNC. PROHIBIDA SU REPRODUCCIîN. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS.

Fotografía por Lozano

Como decíamos en el artículo anterior (5 fórmulas engaña majes en materia de seguridad y justicia), resulta ser que en temas de seguridad y justicia cualquier vecino sabe qué hacer y tiene la verdad absoluta aplicable a todos los casos.

Lo que estos pobres ingenuos no saben, es que lo que ellos creen saber, son discursos que solo repiten, afianzando su seguridad en el “sentido común”, que  no es más que la validación de la opinión de la mayoría.

¿De dónde adquieren esas supuestas soluciones? Pues es una extraña aleación de lo que ven en la tele, lo que oyen en la radio, lo que leen en la prensa, lo que les confirman sus líderes inmediatos y lo poco que logran atar con lo poco y malo que aprendieron en la Escuela.

Veámos a continuación otros cinco items engañamajes, mucha gente opina sin pensar en el fundamento detrás de esas opiniones:

 

  1. Si van a hablar de justicia, juzguen también a los guerrilleros.

    El compromiso de la justicia es con las víctimas. Por eso, cuando alguna vez los militares dicen que la justicia viola el pacto de perdón mutuo celebrado entre la cúpula del ejército y la de la guerrilla, hay que recordarles ese detalle.

PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN. TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS.

Fotografía por Lozano

“Es que estábamos en guerra”, dicen los milicos. Sí, pero ni aún en la guerra se tiene licencia para matar a población civil y aún para torturar o desaparecer al enemigo.

“Pero también juzguen a los guerrilleros”… Sí, también, pero eso no demerita ni un palmo la verdad de cada testimonio y cada proceso penal que actualmente se ventila. De hecho, hay una fiscalía específica que ve denuncias contra la insurgencia, que la mayoría de esas denuncias estén mal planteadas es totalmente otro problema (han sido denunciadas personas muertas y personas que a la fecha de los hechos tendrían unos 10 años o menos).

La experiencia nos ha demostrado que muchos mandos militares siguen teniendo fuertes nexos con el poder político y económico, por lo que en vez de responder con alegatos racionales, se defienden tras bambalinas, comprando resoluciones como sucedió en el caso del Juicio por Genocidio.

Además, este argumento denota cuánto ha calado la mentalidad autoritaria en el país: “no importa si hicieron lo que hicieron, eran la autoridad”. Y también la mentalidad conservadora: “los muertos y las violadas atentaron contra el Estado”.

 

  1. Deberían darle cadena perpetua.

    Encerrar a una persona hasta que se pudra en prisión es de lo más absurdo de este mundo. No sólo es ineficiente sino absurdo: más de diez años de prisión causan daños irreparables para cualquier persona, después de ello ya nadie puede volver a vivir completamente en libertad. Recuerden que la prisión es un sistema de control total: allí hay tiempos para todo: bañarse, comer, tomar el sol, etc. según lo dispongan las autoridades. En este sentido no se diferencia mucho de un convento, un cuartel o una escuela…Tatuajes-de-criminales-y-pandilleros-en-el-mundo

Además, es un reflejo de la hipocresía de la sociedad, que es violenta por fuera, que promueve violencia, y que la quiere ocultar en la privacidad de la cárcel, como diciendo: “no ha pasado nada”.

 

  1. Las mujeres que denuncian que las violaron lo que quieren es pisto.

    Denigrar a la víctima de violación es una de las herramientas preferidas de la misoginia. De “ella se lo buscó” a “se lo merecía” no hay más que un paso. Y de allí a suponer que su exigencia de justicia no es legítima, tampoco hay gran distancia.

SEPUR ZARCO (1) web

 

Hoy por hoy, miles de guatemaltecos se somatan el pecho cuando las organizaciones de militares desvían la atención del horror que implica la violencia sexual y llevan el debate al aspecto de indemnización económica vociferando: “con mis impuestos, no”, “con mis impuestos, no”. En primer lugar, no les molesta mucho que con sus impuestos hayan organizado una guerra sucia que provocó dichas violencias.

En segundo lugar, no logran ver que la reparación no sólo es económica, también es moral: es el reconocimiento de que por la forma salvaje como se le atacó a una mujer le ha afectado no sólo en lo más íntimo de su ser sino también en cada hecho de la vida diaria (por ejemplo, conseguir y mantener un empleo).

En tercer lugar, se hacen los locos ante las millonarias demandas al Estado, provenientes de la empresa privada, nacional o internacional, por lo que se concluye, no es el dinero lo que les molesta, sino que se lo den a mujeres generalmente pobres, generalmente indígenas.

 

  1. Si los niños ya pueden hacer eso, que los juzguen como adultos.

    De los creadores de “los padres tienen derecho a pegarle a sus hijos” o “no les hablen de sexo a los adolescentes”, paradójicamente viene el “júzguenlo como mayor de edad”. ¿Perciben el absurdo?

 

maxresdefault

Fotografía apropiada del internet.

Además, de fondo está el asunto: mis hijos, los especiales, los buenos, los como yo, mis objetos, los que puede que se equivoquen, pero bueno… ¿quién no?… En cambio, del otro lado están los otros, los malos, los intrínsecamente perversos, los que asustan a los míos, los que no pertenecen a nadie (y por tanto no hay garantía de que se reformen, nunca lo harán), los que no es que equivoquen sino que para eso nacieron, para hacer el mal.

La diferencia esencial entre un adulto y un niño es que el último aún no ha culminado sus procesos de socialización, todavía está en búsqueda de identidad. Así, nunca es un objeto de disciplina sino siempre un sujeto de derechos y obligaciones, pero aún está en procesos formativos.

¿Y son conscientes del bien y del mal? Pues están en ese proceso, aunque debe decirse que contrario a la casaca que nos han dado, las categorías de bondad y maldad dependen en gran medida de lo que nos enseñan, de lo que vivimos y de lo que vemos.

Además, las y los niños dependen económicamente de otros y físicamente son más débiles que los demás, por lo que son particularmente susceptibles a la violencia. La gente comúnmente dice que los reclutan para sicariato porque son inimputables, pero como dice un cuate: qué poco sabe la mara que opina así, no es porque les vayan a dar cárcel o no, eso a los mareros no les importa, los eligen porque son miles los que desean pertenecer al grupo y tienen que demostrarlo… y porque si se niegan, los anulan, los matan.

 

  1. Mátenlos a todos, así se acaban.

    Este es el argumento favorito de los “pro-pena de muerte” y los “pro ejecuciones extrajudiciales”: “maten a todos los mareros y así ya no habrá más” (y también aplica a: “maten a los violadores… a los extorsionadores… a los secuestradores…”, etc. “porque muerto el perro se acaba la rabia”).

VICE-drjorgechui-gclarke-2

Fotografía apropiada de internet

 

Este argumento implica una cierta dosis de estupidez: pareciera que los mareros -violadores, extorsionadores, etc.- fueran un número finito, identificable y localizable: “justo esos tantos mil que están allí son mareros; mátenlos y no habrá ni uno más”…

Absurdo, ¿verdad? Pero fácil de creer para los acomodados mentales… ¿qué importa de dónde salen los mareros?… Empiecen matando a uno diario y algún día… ¿se terminarán?

Autor: Juan Pablo Muñoz Elías

Estudiante. Platicador. Bohemio. Amigo. Humano al fin.

Comparte esto en

Danos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *