“Quiero visibilizar a las mujeres dentro de la cultura urbana” Coco

Suina, Coco, rapera, Hip Hop

Fotografía de Fernando Chuy

Amanda (Coco) Samayoa a.k.a. MC Suina es una mujer polifacética: hace teatro, práctica el baile urbano funk style, es rapera, madre y ahora está incursionando en el mundo de la moda con Griots street wear, una marca de ropa.

A Suina el arte comenzó a metérsele en las venas desde muy chavita, cuando en reuniones familiares interpretaba personajes, imitaba voces y acentos de  otros países.

¿Cómo llegaste al Hip Hop?

En 2006 empecé a trabajar con Médicos del Mundo y Proyecto Payaso en Xela, hacíamos obras de teatro, allí empecé a rimar. Recuerdo una película en la que estaban bailando breakdance y me llamó mucho la atención, aparte de que escuchaba a Vico C, me encendía toda la sangre, siempre sentí una atracción por ese tipo de música.

Luego en 2008 empecé a ir al edificio de Correos, donde antes practicaban los b-boys. Más tarde, cuando abrieron Trasciende me involucré más en el movimiento Hip Hop. Ekis Ekis y Mr. Fer impartieron un taller de rap y yo me metí; entendí más sobre la métrica, el tiempo y las rimas. Ahí di mis primeros pasos básicos del breakdance, hoy sigo bailando, nunca voy a dejar de bailar.

¿Qué tal te fue esa primera vez rapeando sobre un escenario?

Recuerdo que Lovel 2 nos invitó a uno de los festivales de Revolución Hip Hop, yo estaba con Esencia Natural, un dúo de rap que teníamos con un amigo. Cantamos el primer día del festival (durante la fiesta de bienvenida) y yo desde el día anterior no pude dormir mucho; estando allí, quería y a la vez no quería pasar, sudaba, fumaba un montón antes de mi turno, estaba en ese conflicto.

¿Qué pasó con Las Musas, tu agrupación anterior?

Cuando empecé a rapear Kunti ya tenía el proyecto, ella me jaló, antes éramos cuatro, al final solo nos quedamos Mai de Rimas, Kunti y yo. Estuvimos activas desde 2012 hasta principios de este año, la separación se dio por diferencias creativas.

Rap, Hip Hop, Suina

MC Suina estudia una licenciatura en Arte Dramático en la Escuela Superior de Arte de la Usac. Fotografía de Fernando Chuy

¿Definí tu estilo para rapear?

Mi rap es delator. Todo lo que digo es algo que me ha pasado, que siento o percibo. Acabo de sacar el disco Caos y hablo de todo lo que hay en Guatemala, en nuestras casas, en nosotros mismos y que a la larga son situaciones que te hacen sufrir o llorar, te ponen una barrera y olvidás cosas tan simples como la sororidad, no tan feminista, sino humana; con toda la gente. Siento que el rap no tiene ningún mensaje si el público no dice: Me llega lo que dice ella porque tiene razón.

Ahora hablemos del teatro y como lo alternás con el rap…

Tengo un monólogo que se llama En adiestramiento me vi, lo hicimos con Víctor Barillas, ahora estoy trabajando en otro monologo con la misma esencia, el mismo estilo. En adiestramiento me vi hay rimas y break dance, tratamos que no se note, que sea natural, lo he presentado en escuelas, institutos, en Xela, San Marcos, Huehuetenango, Quiché, Cobán, El Salvador, Honduras, y Nicaragua. Agregar actores y actrices. Ese monólogo fue parte del Laboratorio de Artes de la Landívar, participé en una residencia en 2014, con otros actores y actrices.

¿Cómo reacciona la mara cuando es expuesta a tu monólogo?

Hay chavitas que lloran, la reacción general cuando termina es que todos se quedan tan sorprendidos por lo que pasa que no pueden ni aplaudir, se quedan en silencio, toda la obra es felicidad, sutilmente comedia, pero la violencia hacia la niña es brutal y el final un shock.

Las mujeres jóvenes nos preguntan por algún teléfono donde puedan denunciar violaciones, a dónde pueden avocarse, o simplemente cuentan sus propias anécdotas. Al finalizar siempre hacemos un pequeño conversatorio y hablamos de la situación que viven las mujeres. A veces las mujeres del público comparten historias como mi padrastro me tocaba, sufrí esto, o lo otro, esa violencia sutil que sucede en los hogares, escuelas e institutos, que es tan gruesa que las niñas no dicen nada, pero curiosamente el teatro funciona como una herramienta para generar diálogos alrededor de estos temas.

¿Estás estudiando en la U?

Cerré la licenciatura en arte dramático  en la Escuela Superior de Arte (ESA), ahora estoy haciendo mi tesis, soy de la primera promoción, entramos 22 y hemos salido tres. 

¿Por qué decidiste hacer algo de danza para graduarte en teatro?

Existen varias técnicas de teatro, a mí me gusta la que tiene que ver con el cuerpo, esa es mi investigación, sobre cómo el Hip Hop puede ser entrenamiento físico para los actores y las actrices, cómo podemos a través del funk style experimentar con el cuerpo y hacer un personaje a partir de ahí, por eso estoy va de bailar y porque además me gusta.

Después vas a ser catedrática ahí.

¡Ay no vos, no quiero!

¿No querés?

Me gusta más dar clases a los jóvenes, me llega un montón compartir con los chavos de barrio, porque se sienten identificados conmigo, por los tatuajes, por cómo les hablo, me llega más eso que dar clases en la universidad.

Tenés proyectos que involucran al Hip Hop y las mujeres ¿De qué se tratan?

El año pasado estudié un diplomado de emprendimiento en el Centro Cultural de España, desde enero puse en marcha mi idea, una marca de ropa (Griots Street Wear).

Parte de lo que quiero hacer con Griots es visibilizar a las mujeres dentro de la cultura urbana, chavas que hacen Hip Hop o practican skate, esto nos inspira a armar el Queen Mestiza vol. 1, una recopilación con raperas centroamericanas, elegimos a dos representantes de cada país y también sacamos un vídeo de Dancehall Queen con PK-do, y le grabamos un freestyle de breakdance a una b-girl que se llama B-girl Chikyta.

Además, estamos trabajando con Colectivo Urbana, una plataforma de mujeres de la cultura Hip Hop (b-girls, djs y graffiteras), de momento somos MC´s y trabajamos para llevar a cabo nuestros proyectos. A veces nos invitan a partcicipar en conciertos, pero creo que no nos dan el espacio que nos merecemos, nos ponen como relleno, queremos visibilizar que hay mujeres que estamos haciendo buenas chivas.   

Rap, mujeres, cantante, Hip Hop

Amanda “Coco” Samayoa nació en ciudad de Guatemala en 1987. Fotografía de Fernando Chuy

             

¿Por qué te llega tanto estar vinculada con el arte?

Para desahogarme, para que la mara se sienta identificada y pueda canalizar todos sus problemas, simplemente prender el foquito, decir Ala púchica ¿Qué estoy haciendo mal? tengo que seguir, tengo que luchar.

Expresar en una rola o en el teatro, la historia de Guatemala preguntarnos ¿Por qué estamos así? Para que al final todo lo que hagamos sea con un objetivo humano. Al principio yo no lo pensaba así, al principio lo hacía solo porque me gustaba, pero luego cuando te abrís campo, conocés a la mara, y te cuentan sus experiencias, vos estás en tu burbujita y si salís de ella te dejás atrapar de todo lo que hay alrededor, te llenas de tanto conocimiento que te hace ser más humana, te hace ver que estamos en la mierda.

Si estás buscando escucharla en vivo… Casa Celeste se convertirá el próximo 1 de septiembre el escenario para la presentación de “Luchha”, el nuevo EP de Gabriela Bolten quien será acompañada por MC Suina. La cita es a partir de las 19:00 horas. Entradas Q 60 y Q70 el día del lanzamiento.

Autor: Lozano

Guatemala 1987. Trabajó en un barrio en la periferia de la ciudad haciendo proyectos de arte y lúdica en búsqueda de la posible utopía de generar trasformaciones sociales. Siempre quiso estudiar y ser músico pero su viejo no quería que fuera un “vagabundo”, ahora que puede se quita la gana y se da ese lujo. Por necesidad de cara de chucho hizo periodismo de politiquería y trata de redimirse a través de este espacio.

Comparte esto en

Danos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *