¿Y si el amor fuera libre?

 

Foto Fernando Chuy

Fotografía de Fernando Chuy

Recuerdo ir a mis trece años con el síndrome de “colgado” a una tienda de Tarjetas Etc. para comprar un peluche, de aquellos perros sintéticos de grandes ojos tristes y orejas caídas, hechos para la ternura piadosa…

 

Por Gustavo Illescas

Se acercaba el día del cariño y no trabajaba. De vueltos y guardados se hizo el regalo. Además de padecer la imposición de género, adolecía de dinero y para ese entonces, ya estaban devaluados los detalles hechos a mano en el “mercado del cariño”. Daba vergüenza que te señalaran de cursi, infantilista o que el precio del regalo no costara el valor de la persona.

En la escuela, los amenazantes buzones para que la amiga o amigo “secreto” depositara sus cartas. ¿Y qué si no llegaba correspondencia y tú alrededor se llenaba de murmullos, mientras otros, más otras, se llenaban de cartas y chocolates? La ansiedad, el día del cariño también es ansiedad, que si me alcanza, que si no le gusta, que si el mentado bullying se aparece para recordarte que nadie te escribió.

Algo se rescata de la tradición que dio origen al intercambio de cartas de “San Valentín”. En el siglo III, cuando el imperio romano tambaleaba ante las múltiples disidencias, tomó como medida para fortalecer a su ejército, prohibir el matrimonio. Sí, porque los hombres casados con frecuencia se resistían a dejar su familia para ir a la guerra.

DÍA DEL CARIÑO

Fotografía de Lozano

Valentino, un cristiano perseguido por el oscurantismo, decidió oficiar matrimonios en secreto. “El amigo de los enamorados” fue arrestado y estando bajo prisión comenzó a intercambiar tarjetas para hablar del amor y cristianismo. Siglos más tarde la naciente burguesía que destronó a la monarquía, retomará esa práctica para celebrar, mediante el intercambio de cartas “el día del amor”, “el día de los enamorados” o  “el día del cariño”.

Pero a estas alturas del partido, de lo que menos se habla es del Dios cristiano en el Día del Cariño, aunque en el fondo los mensajes lleven el sello de esa moral, por ejemplo, cuando las tarjetas  refuerzan en sus mensajes el orden de la fidelidad monógama heterosexual. ¿Cuántas tarjetas de “Libre te quiero pero no mía”, “La mujer que amo es poesía, sinceramente tuya…” se regalaran algún día?

El amor romántico burgués como “ideario de relaciones” es bipolar: romántico y caballeroso en lo “publico”, a la vez que posesivo y violento en lo “privado”. ¿Cuántas tarjetas de “Te amo”, “Te adoro” se regalaran este 14 de febrero con la intención de pedir otra vez perdón por una agresión física?

En el presente aunque se reniegue la economía política, las palabras de Coral Herrera hacen eco, cuando afirma que existe un amor capitalista, aquel que ama “con el ansia voraz de poseer al objeto de amor, con el ansia brutal del que colecciona piezas de caza”.

No nos hagamos majes, seguramente habrá quienes en el Día del Cariño regalen algo como chantaje afectivo para obtener sexo, o viceversa, que tengan sexo para obtener afecto el día de los enamorados. Sentencio que habrá quienes regalen una “dote”, un símbolo para garantizar que las púberes de otro clan sean intercambiadas para el goce del macho alfa y su linaje masculino.

 

Fotos por Lozano

Fotografía de Lozano

 

Pero… ¿Por qué hablar de sexo en el día del cariño?Bueno, en primera instancia asumamos que hay mutuo acuerdo para tener una relación sexo-genital. El sexo es parte de nuestra vida, somos seres sexuados, capaces de percibir las sensaciones más intensas.

Y sin duda, si el sexo se practica con amor (principal invitado del Día del Cariño) es un festín de latidos, un momento de emancipación que le da esperanza a una humanidad plagada de odio, de guerras bélicas y operaciones psicológicas. El sexo y el amor también pueden ser subversivos, quizá por eso la metáfora del amor como resistencia a enlistarse al ejército en la historia que le dio origen a “San Valentín”.

Pero también la subversión radica en un amor libre, que rompa los estereotipos y construya relaciones donde el cariño y el cuidado sean el sentido de su existencia y no la posesiva monogamia obligatoria. También un sexo libre, que deje de pensar en el “qué dirán”, que explore los placeres sin temor a desbaratar el género.

Iglesia y prostíbulo negocio efectivo, si usted se aburre de uno pasa al otro rápidamente. Foto Lozano

“Iglesia/prostíbulo”. Fotografía de Lozano

Así como el amor puede llevar al sexo, el sexo nos puede conducir al amor. Esa simbiosis está reprimida por el sistema de valores dominante. Y acá es cuando la religión riñe con el capital en el Día del Cariño.

En febrero hay colas de carros con vidrios polarizados o miradas agachadas para ingresar a los autohoteles, donde hay ofertas, combos cariñosos que incluyen juguetes “eróticos”.

Solo hay tres respuestas para la alta demanda de auto hoteles (no solo en la Calzada Roosevelt), (I) Que ambas personas vivan con sus padres o madres y se quieren evitar un coitos interruptus, (II) Que unos padres o madres vayan con su amante a un lugar neutral edificado para el placer. Y una tercera, que por conservadurismo y los altos niveles de acoso sexual callejero, queda descartada a la primera: hacer el amor en lo público.

En el caso de la primera implica en la mayoría de los casos que se es joven y por tanto están teniendo relaciones sin haberse consagrado en matrimonio. En la segunda, que se es adulto y por tanto están teniendo relaciones fuera del matrimonio. De lo que si podemos estar seguros es que el día del Cariño es un día de intercambio, de regalos, amor y sexo.

DIA DEL CARIÑO 10

El problema, mi problema, radica en la idea del amor que esconde el Día del Cariño. Que esté asociado a la idea de dos, y que tengamos que resolver la encrucijada teniendo una pareja que nos lleve -en el mejor de los casos- directo al matrimonio. A una idea de dos, de una vez y para siempre, que intenta ser contenida por el artilugio de la fidelidad. Tan hipócrita es negar el sexo como negar que nos atraiga más de una persona.

Incluso para aquellas personas que por opción de vida y no por mandato divino, deciden emparejarse, tarde o temprano el sexo pasa a un segundo plano, porque la relación no se fundamenta en eso. En ese sentido son más sinceras las relaciones abiertas, porque la fidelidad no radica en acostarse con otras personas, sino en respetar los acuerdos mutuos y no negarnos a la experiencia de sentir nuevamente la erupción de encontrarnos con cuerpos hasta entonces desconocidos.

Este no es el manifiesto del “grinch” del día del cariño, solo unas punzadas a la idea individualista y romantizada del amor, a la satanización del sexo y el contubernio del mercado. No cuestiono los abrazos sinceros que retumban los pechos o los códigos clandestinos del amor: “bichito”, “chinita”, “cututuyo”, “cosita”, “terroncito…” Solo me niego a que el ronroneo de nuestros cuerpos sea reducido a un día, a una fecha especial, que encima, sólo forma parte del calendario gregoriano de consumo.

DIAL DEL CARIÑO7

Fotografía de Lozano

Todo el mes bombardeando el mercado con mensajes alevosos al corazón, sea lo que sea que venda la tienda. Hasta las cantinas, lugares por excelencia para “los corazones partidos”, se adornan con cadenas de papel crepé rojo colgadas de lado a lado.

 

DIA DEL CARIÑO2

Fotografía de Lozanoo

En enero fueron los útiles escolares; marzo y abril se la quedan los cucuruchos y las cervecerías con la semana santa; mayo, con menos rating, dedicado a la madre; y así, hasta llegar a la cuenta regresiva de diciembre, “el mes más bonito del año”.

Para todo hay un día y si no se inventa. Algunos, más frívolos que otros, solo nos recuerdan que pasamos olvidando 365 días -cuando el año no es bisiesto-. Sin embargo, hay otras fechas que son resignificadas, como el 30 de junio, dedicada a las heroínas y héroes que perdieron su vida durante la guerra.

Entonces, ¿El día del cariño también puede ser resignificado? Y si disponemos que el amor se demostrara públicamente todos los días con besos y abrazos de distinto género, el 14 de febrero sería la celebración del amor colectivo y la Plaza Central sería el epicentro para reproducir la última escena de la novela “El Perfume” de Patrick Süskind, solo que sin los atavíos de la culpa y el silencio.

* Este artículo fue publicado originalmente en un no tan distante febrero de 2016 en Barrancópolis.

 

 

Autor: Barrancopolis

Medio digital de arte, cultura y entretenimiento.

Comparte esto en

Danos tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *