Archivo del mes: octubre 2018

La peor blasfemia en la que alguien puede caer

Se trataba de gente selecta que afirmaba “amar al albo” aunque se reconocía rápidamente que muchos en realidad eran hinchas de su propia hinchada respondiendo a un sentido de pertenencia y de evasión ante la soledad humana.

Un Octubre Rojo de caricatura

Me gusta pensar en esta ceremonia de fin de semestre (el red october) como un festival legendario que hizo su buena fama a partir de darle a la muchachada universitaria insatisfecha una buena dosis de…

De noche todos los gatos son pardos

Caminando sobre la Avenida Los Árboles mientras tarareaba la Suite 23 en re mayor de Valentín Elizalde, aparecen dos tipos de la nada, uno con ojos pizpiretos, colocho, bien dado…

Me cago en Dios y en Marduk

El problema de que lleguen a Guatemala bandas de black metal es que las letras de sus canciones son tan sádicas y obscenas que pareciera que estuvieran describiendo a la misma sociedad guatemalteca.

Tardes perdidas de domingo

Menuda mierda de tardes perdidas, oyendo una y otra vez del amor de cristo, mientras afuera llovía, y yo tan lejos viendo hastiado la cara sufrida de la madre que parió al señor de todos los cielos

Tras las huellas del tren de la miseria

De niño solía ir con mis amigos a ver cómo pasaba el tren cerca de mi casa, en la ruta al Atlántico, zona 18. Pegábamos las orejas al hierro de los rieles y pronto estos comenzaban a vibrar.

La lógica desechable: salvar al mundo con un Big Mac

Que importa que los sucesos del día dejaran el saldo de muertes violentas, exista desnutrición crónica, pobreza extrema, los hospitales nacionales sigan en paro, el salario mínimo no cubra las necesidades básicas y que exista una crisis política nacional, entre otros tantos problemas; hoy y mañana los titulares hablarán de la falsa caridad de este evento.