Category: Barrancopolis

¿Dónde jugarán las niñas?

Mi mente me jugó la vuelta creyendo que Marisa me regalaría una noche desenfrenada de sexo sin prejuicios y llena de aventuras abismales.

El patio de Firulais

Cuando cumplía bien con la vigilancia y traía los dientes llenos de sangre, el amo le aplaudía, le compraba carne enrojecida en descomposición y le colocaba sobre la cabeza una boina del mismo color