Desesperados por el rating

El rating de los Oscar baja cada año y en el 2018 obtuvieron el peor de su historia. Además, es difícil hacer que crezca, continuando con sus protocolos acostumbrados, la ceremonia se extiende demasiado y llega a ser aburrida, dos características que alejan de inmediato al público más joven.

¿Qué puede hacer la Academia para capturar a la juventud y subir sus niveles de audiencia?

Pues lo mejor que se les ocurrió fue tomar dos de las películas más populares del año e incluirlas en la categoría de Mejor Película. Hablo, claramente, de Black Panther y Bohemian Rhapsody.

¿Qué hacen esas dos películas ahí? Siempre que se habla de estos temas, sale algún listillo por ahí diciendo que uno cree saber más que la Academia y que se cree experto en cine, pero detengámonos un momento, y pensemos con claridad, independientemente de nuestras preferencias cinematográficas, ¿Qué criterios tienen a Black Panther y Bohemian Rhapsody compitiendo por ser declaradas la mejor película del año?

Lo único que se me ocurre es: grandes campañas de publicidad y millones de fans en todo el mundo que van a ver la ceremonia de premiación esperando que gane una de las dos.

Y no se confundan, no considero que sean malas películas, pero definitivamente no tienen nada qué hacer en esa categoría. Con categorías técnicas como efectos especiales o temas de sonido, no tengo ningún problema. Incluso puedo estar de acuerdo con la nominación de Rami Malek a mejor actor por su interpretación de Freddie Mercury, no es la mejor actuación del mundo, pero bien que Mr. Robot supo apoderarse del personaje.

Black Panther recibió siete nominaciones a los Premios Oscar (incluyendo Mejor Película, primera vez en que una cinta basada en superhéroes recibe dicha nominación)

 

Black Panther me gustó, es una gran producción de Marvel y ciertamente ha sido muy significativa para la raza negra, que se ha volcado a las salas de cine, convirtiéndola en una de las 10 películas más taquilleras de toda la historia. Pero tampoco le aporta nada nuevo al cine, apartando el tema racial, sigue siendo otra película de superhéroes de Marvel. ¡Ni siquiera El caballero de la noche estuvo nominada a mejor película! Y esa sí es una obra maestra en la historia de las películas de superhéroes.

Bohemian Rhapsody es una película biográfica sobre el cantante británico Freddie Mercury y el grupo de rock Queen.

Bohemian Rhapsody me emocionó mucho, salí de la sala con los ojos llorosos, al igual que todos los fans de Queen que fueron a verla. Pero fue justamente por eso, porque como fan de la banda fue muy emotivo, especialmente la parte final en el Live Aid. Sin embargo, ya cuando pasa la emoción de fan y hay que analizar la película, nos queda una obra adulterada llena de clichés que intenta resolver todos los conflictos que planteó en un par de minutos. De hecho, si le quitamos los temas sobre homosexualidad, sida y drogas (temas que se tratan muy poco), nos queda una película de Disney sobre una boyband.

Otros van más allá y dicen que la nominación de Black Panther es porque la Academia se quiere limpiar de una vez por todas las críticas que le han hecho por las pocas nominaciones a personas negras. No sé, yo no quiero llegar hasta ahí, me sienta mal pensarlo, pero a estas alturas es una opción que no descarto.

No entiendo los criterios, pero ahora hasta me parece raro que no hayan nominado a Bird Box como Mejor Película, ahí hubieran asegurado la audiencia más alta de su historia. 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *