El convite de Fieros en Villa Nueva es otro nivel

Fotografía de Fernando Chuy

Salí de mi madriguera cuando el sol ni siquiera amenazaba con aparecer (siempre bañado y bien peinadito…). La idea era caer temprano al centro de la villa nueva. Nomás saliendo al bulevar y la Peronia me estaba esperando puntual, no fue en un pestañazo pero cuando sentí, iba en el transmetro rumbo a una colonia más bien que la mía y allí despegamos ya bien armados con el cámara camarada.

Aterrizamos en el place objetivo y dejamos la ranfla donde no estorbara. En las calles se sentía el ambiente fiero, la mara con sus disfraces puestos caminando alegres rumbo al fieródromo (el parque central), otros tomando posiciones estratégicas con sillas y bancos para no perder detalle cuando las carrozas pasen frente a sus baticuevas, no faltaban quienes ya estaban preparando el carbón para vender churrasquitos, pupusas, atoles y licuados.

Cada año participan más de quinientas personas disfrazadas en el convite. Fotografía de Fernando Chuy

Mientras íbamos avanzando entre las carrozas y en medio del baile de los fieros me puse a pensar en que, si los taleguitas flácidas que hacen el desfile bufo de la USAC aprendieran la mitad de lo que saben hacer en Villa Nueva, esa célebre y decadente tradición adquiriría un poco de respeto, pero vas a ver esa mierda y qué encontrás: carrozas bien culeras, coreografías sin imaginación, cobardes con capucha y para qué hablar de los disfraces.

El convite arrancó a las siete de la mañana frente a la municipalidad de Villa Nueva, pero desde antes los fieros andan en lo suyo. Fotografía de Fernando Chuy

Los fieros son otra experiencia que merece ser vivida por cualquier amante de las buenas costumbres o el desenfreno, da lo mismo, Los Fieros se adaptan a los gustos de cada quien. El ambiente es carnavalesco, podés destapar una lata a las siete de la mañana sin remordimientos y disfrutar con toda la fanta roja de una expresión de la cultura popular con más de 250 años de existencia (según un documento que nos dieron los de la Muni).

La que no goza es porque no quiere. Existe un único punto de hidratación (según los organizadores) pero nosotros vimos más. Fotografía de Fernando Chuy

Hay premios en efectivo para los mejores disfraces, se premian distintas categorías: disfraz, tradicional y folklórico, internacional e infantil. Existe un jurado calificador que toma en cuenta la puntualidad, el orden, la colaboración, el ingenio, el baile, entre otras chivas. Fotografía de Fernando Chuy

Hay que rifársela bailando dentro de un traje y una máscara durante todo el día. Y para dejar en orden el desvergue anterior van estos héroes en su carretón al final del desfile. Fotografía de Fernando Chuy

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *