El hit del momento y el peligro de la normalización

Y la culpa no era mía,

Ni donde estaba,

Ni como vestía,

El violador eres tú…

Fotografía de Salazar Ochoa

Incontables memes, videos, comentarios y reacciones. El denominador común en la mayoría: la burla. La burla como mecanismo de defensa ante lo que nos desconcierta, lo que nos asusta, lo que nos incomoda. Qué pobres de entendimiento somos para recurrir a la burla.

Yo no sé porque se burlan del canto de esas mujeres, sí que es pegajoso, eso quiere decir que está bien hecho, pero lo más importante o lo que debería de sobresalir más dentro de todos los memes y las burlas es que realmente es un canto con un mensaje poderoso.

Escribo porque estoy molesto, júzguenme todo lo que quieran, les aclaro que he abusado de las mujeres en varias ocasiones y de distintas maneras y no lo digo para rasgarme las vestiduras y buscar empatía o compasión, se los digo diuna vez porque no soy ningún santo y al igual que todas las personas también tengo mis dotes de degenerado, sin embargo, creo firmemente que las personas podemos crecer y para lograr ese crecimiento es imperativo un aprendizaje.

¿Por qué entonces me doy el lujo de escribir esta nota si soy un hombre que ha incurrido en abusos? Pues ya les dije que creo que las personas pueden crecer a través del aprendizaje y eso mismo me ha pasado (está pasando) a mí.

 

Si me permiten quisiera tratar de educarlos

No sé si la gente se ha puesto a pensar que el decirle a la víctima de cualquier tipo de abuso (sin importar si es mujer, hombre, niño o niña) que la razón de ese abuso y por consiguiente el sufrimiento que le provoca el mismo es culpa de él o ella y no del perpetrador es una estupidez de tamaño monumental, realmente es una imbecilidad es algo netamente cruel. Parece una frase digna de un discurso de Jimmy Morales, ajá, así de idiota suena ese argumento.

Abusos hay varios (investiguen maylobs), decirle a una mujer que la razón por la que le pegó su pareja es su culpa simplemente está mal. Decirle a un niño que la razón por la que lo violaron es su culpa, realmente es repulsivo. Y es que ahí está el mensaje de ese canto tan poderoso, y ese mismo mensaje se desvirtúa al momento de realizar cualquier tipo de burla.

Lo que me motivó a escribir esta nota aparte de mi molestia fueron dos cosas puntuales.

  • Un meme en donde se hace burla a la pedofilia utilizando ese canto. ¿Sinceramente les parece gracioso la violación a menores? Asistí a un espectáculo de comedia en donde uno de los participantes bromeó con que su tío lo abusó. Y no solo él, varia mara se ha disparado ese chistecito estúpido.

Bromear con esa onda es estúpida y no digamos hiriente. Yo soy tío y le tengo un tremendo amor a mis sobrinos, nunca haría algo para dañarlos, mucho menos de esa manera me parece algo sumamente horrendo pensar que algo así pueda pasarles. La violación por parte de familiares o no familiares a niños y niñas es real y compartir un meme de esa índole en donde se haga del tema una mofa realmente está mal.

  • Mara en feisbuc que son papás burlándose de esa onda, hijos de mujeres violentadas compartiendo esos memes… ¡Puta muchá!, no sean ingratos, en verdad me encantaría que entendieran lo descabellado que es verlos siguiendo ese comportamiento, pero al final no tienen la culpa porque simplemente no saben que lo que hacen, dicen, comentan… es incorrecto.

Antes de que digan “Ay qué hueva esta nota y este maje llevándoselas de santo”, pérense un cachito; yo sé que vivimos en la era del meme, todo es meme, todo es chingadera. Sé que habrá personas que me juzgaran de debilucho, pero en serio debemos ser más conscientes en que hay ondas con las que sí se puede y ondas con las que no se debería bromear. Al final nosotros tenemos el control de decidir que consumimos en las redes sociales y en qué cantidad, les voy a dar un ejemplo:

Hice un experimento social en octubre de este año en donde publiqué en un grupo de compra venta una foto de Jesús que firmé con un marcador negro como que si el mismo señor salvador la hubiera autografiado. Esto definitivamente me atrajo muchas críticas, reacciones chistosas, de todo. Sin duda alguna fue algo que ofendía a la religión cristiana mucha gente pidió que se eliminara mi publicación y que se eliminara mi acceso al grupo (cosa que no pasó) pero uno de los hallazgos de ese experimento fue que las publicaciones relacionadas con la religión tienen un peso “moral” más fuerte para ofender que los temas relacionados con la violencia. Y ahí también estamos mal.

Sinceramente lo que más me impresionó de las publicaciones de esta mara es que niegan su pasado y a la vez se burlan de la realidad de ellos o de sus madres o de sus padres.

Dejemos de lado los comentarios genéricos de “es que ese no es el verdadero feminismo, la sociedad en Guatemala no es patriarcal porque hay leyes que protegen más a las mujeres que a los hombres, la violencia de género no solo se aplica a las mujeres, blah, blah, blah…”

El problema con normalizar la burla es que se inhabilita el poder de la denuncia para cualquier persona, hombre, mujer, niño, niña. Es como el cuento del niño y el lobo. Y si existen esas leyes en Guatemala es porque hay precedentes que afirman que en un inicio las reglas en la sociedad no beneficiaban a las mujeres y por eso mismo fue necesario la creación de estas leyes.

De nuevo, no hay que ser ingratos y caer en el error de pensar que solo porque existen esas leyes en Guatemala, la problemática ya fue solucionada porque no ha sido para nada así.

Y sí, la violencia de género no solo se aplica a las mujeres, también se aplica a los hombres, lo que sucede es que los hombres no dicen nada por esa misma burla que se perpetúa. ¿Quién va a querer decir que su pareja abusa de él? Aunque sea verbalmente, es un abuso, el problema con la burla es que minimiza el respeto. Y una vez se transgrede la línea del respeto vale un pepino todo.

Fotografía de Salazar Ochoa

Ya para ir cerrando… si no esta nota se hace más larga y se complica el asunto

Hace unos días veía una película en donde en un pueblo de un país de Norteamérica desapareció una mujer y varia mara se organizó para hacer grupos de búsqueda y vigilias con la esperanza de que apareciera. Sí es cierto que fue en una película, pero me sorprendió que eso no suceda en nuestro país, y la razón de esto es porque ya es normal que esas cosas sucedan aparte que la cantidad de personas desaparecidas al día en el país es realmente sorprendente.

Pero lo que también preocupa de esta compleja problemática es que no nos hemos detenido a pensar en qué significa la normalidad, que factores son los que hacen que cataloguemos estos eventos como algo “normal” ¿será la respuesta simple y sencillamente que pase a cada rato?

Nos hace falta

  • Respeto
  • Empatía
  • Conocimiento

Respeto porque si no entendemos la razón de donde viene algo, no tenemos que crucificar inmediatamente y no tenemos que burlarnos. Inmediatamente después entraría en acción la empatía para no ser tan culeros los unos con los otros y finalmente terminaríamos con el conocimiento. Porque si no entendemos de dónde viene algo o cuál es su razón de ser, no está mal que, aunque sea hagamos el intento de entender qué onda con eso.

Lo dijo un cuate y parafraseando “En lo que se arregla todo el vergueo de los parámetros de lo correcto e incorrecto y lo socialmente aceptado… lo mejor es hacerse sho y ser empáticos”

Así que amigos, y amigas… si se están burlando de publicaciones en donde se condena el abuso de cualquier índole. La están cagando, no tengan miedo en reflexionar para descubrir la razón de su burla, se lo van a agradecer a ustedes mismos.

Y el que me diga que soy un llorón que los memes solo son chingadera… pues no captó la nota pero qué se le va a hacer. De paso para que enriquezcan más sus conocimientos, léanse esta tesis que esta buenísima.  es del Lic. Saquimux Contreras

Pónganse buzos y buzas pues, como dijo mi amigo Walter Market, reciban mucha paz de mí, pero sobre todo mucho, mucho, pero mucho amooooooooorrrrrrrrrrrrrrrrr.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *