El teatro de los oprimidos

Fotografía cortesía de las magdalenas.

Fotografía cortesía de las magdalenas.

Tal vez han visto sus técnicas, tal vez han asistido a un Teatro Foro, incluso pudieron haber estado involucrados en un Teatro Invisible sin saberlo, lo cierto es que es una técnica teatral que se ha usado y se está usando mucho en el país.

Recientemente un grupo de artistas guatemaltecos regresó del IV Encuentro latinoamericano de Teatro del Oprimido en Matagalpa Nicaragua donde grupos de toda América latina se reunieron para hacer talleres de formación. Por lo que en el país se estarán llevando a cabo talleres sobre el tema.

Para ahondar sobre este tipo de teatro me junte con Camila Camerlengo y Rubén Ávila dos compas de teatro que han trabajado y conocen más que su servilleta sobre este arte teatral.

¿Qué es  Teatro del oprimido?

Es una técnica teatral promovida por Augusto Boal, brasileño. Esta corriente utiliza al teatro para analizar las opresiones que vivimos, opresiones sociales que Boal llama Opresiones Interiorizadas. La teatricidad del T.O. crea ensayos de la realidad para buscar posibles estrategias de solución, pero no se queda solo en eso, el objetivo final es la organización social y la puesta en marcha de acciones de cambio de la realidad.

Se llama T.O. porque los oprimidos y las oprimidas cambian su situación, reconocen su opresión y hacen acciones concretas para cambiar esa opresión. Es una técnica que se ha utilizado en todo el mundo, hay grupos de T.O. en diferentes países, en diferentes continentes.

¿Por qué surge un grupo llamado Teatro de las Oprimidas?

El objetivo es ponernos a nosotras las mujeres como centro de análisis de discurso. Los laboratorios magdalenas de T.O.  Es en donde nos investigamos como mujeres para hablar de las opresiones específicas que vivimos en esta sociedad.

Sirve para hablar de temas o cuestiones que de repente no están presentes en el teatro, no están presentes en las artes, no están presentes en los espacios públicos como la migración, el machismo, la criminalización de los lideres, los asesinatos de las lideresas, y como objetivo último la organización, no tiene solo una función catártica, es una función transformadora, esto es importante remarcarlo.

Resto de Fotografías apropiadas de internet.

Resto de Fotografías apropiadas de internet.

¿Cómo surgen las Magdalenas Teatro de la Oprimida?

Aquí en Guatemala hace unos tres años vino Barbará Santos a compartir la metodología, hubo un primer laboratorio magdalena, y el año pasado junto a dos compañeras de la organización METOCA replicamos la metodología y a partir de este laboratorio surgió el grupo, somos aproximadamente siete. Nuestro objetivo es empezar estas acciones concretas en nuestro territorio, nos hemos focalizado por el momento en contra del acoso callejero.

¿Por qué Magdalenas?

Cuando se hizo el primer laboratorio con mujeres en áfrica, una de las facilitadoras que también ideo la metodología le puso ese nombre. Cada grupo puede ponerse el nombre que quiera pero la metodología se llama Magdalenas, por ejemplo en Brasil hay un grupo de Magdalenas que se llaman Anastasias.

 ¿Es necesario el teatro de las oprimidas en Guatemala?

Hay necesidad porque es un país sumamente machista donde las mujeres vivimos desigualdad, creo que es importante empezar a crear nexos de conexión entre mujeres de diversas etnias, clases sociales, profesiones porque vivimos opresiones diferenciadas pero también vivimos opresiones comunes y creo que también sirve para revisarse interiormente, todas las cuestiones machistas que todas tenemos.

En uno de los laboratorios salió el tema de la naturalización de la violación sexual, sobre todo en contexto de amistad, en contextos más sensibilizados sobre el tema. Nosotras mismas tuvimos que deconstruir el prejuicio de que si sos violada la culpa es tuya.

En un ejercicio que se hizo en la sexta sobre acoso callejero los hombres que apoyaban a un acosador actor resultaron cuestionándose la forma de enamorar o de piropear en la calle, algo que tenían ya naturalizado. El acoso callejero no es natural.

dscn0491

En estos días se está llevando a cabo un laboratorio de Teatro de la Oprimida ¿En qué consiste?

Es un experiencia vivencial, donde usamos la estética para la investigación personal, jugamos con nuestro cuerpo, jugamos con la imagen, experimentamos con la producción de arte. Todo el proceso son ejercicios de desmecanización del cuerpo pero también de nuestro sentir, de nuestro imaginar, muchas veces termina con la realización de un teatro foro pero no siempre, depende del grupo.

Rubén contame un poco sobre la estética del teatro del oprimido…

Boal define estética como todo aquello que es percibido por los sentidos, pero que cumple con una condición particular o especifica que nos puede ordenar el caos en el que vivimos y ese caos  son nuestras sociedades injustas y desiguales.

La estética del teatro del oprimido específicamente es una estética con una visión desde el pueblo que lucha por una transformación social, desde el oprimido, desde la oprimida, desde sus vivencias personales, desde sus referentes culturales y tiene como principio que todos y todas podemos hacer arte como medio de transformación, de autoconocimiento y de diálogo,  no es una estética impuesta por el sistema. La estética del teatro del oprimido se conforma de: Imagen, sonido y palabra.

Habrá un taller de  estética  del teatro del oprimido con énfasis en la creación sonora, contame sobre este taller.

Antes que la palabra existía el sonido, son las primeras cosas que percibimos dentro del vientre, trabajamos la recuperación del sonido, entonces se hacen muchos ejercicios y juegos de ritmo, de creación sonora. La música no es un lenguaje simbólico si no que es sensible, es algo que se siente. Recuperar eso en las creaciones teatrales hace sentir, no solo pensar.  Todo se hace absolutamente con el cuerpo, el sonido y las imágenes, podemos recolectar basura y hacer sonido con esa basura, ponerla en escena. Yo prefiero no usar en el teatro del oprimido música grabada, esa es la propuesta.

img_4094

Necesito haber hecho teatro, saber algo de música, o danza ¿Qué se necesita para participar en estos talleres?

Uno de los principales principios del teatro del Oprimido es que todos y todas podemos hacer teatro, no solo podemos, somos teatro. Todos adoptamos una máscara, un personaje según el contexto en el que estemos, no nos comportamos igual en el ámbito familiar, que en el ámbito laboral, siempre adoptamos una energía, una modulación de nuestras palabras, nuestra expresión corporal.

Otro de los principios es esa característica intrínseca en cada ser humano de que somos artistas, creadores, creadoras, el sistema nos ha mecanizado, no le conviene que seamos personas creadoras artistas, que pensemos como transformar nuestra realidad, no es llevar cultura, teatro a la gente, a los barrios, a las comunidades.

Es que la gente haga cultura, hacemos cultura todo el tiempo, entonces esas manifestaciones culturales se plantean a través de la estética, con metáforas, con otros lenguajes. Entonces no se necesita tener ningún conocimiento teatral si no tener ganas de explorar las capacidades creadoras, ganas de comunicar sus pensamientos, de hacer exploración de las cosas de la sociedad que queremos cambiar.

 Para más información sobre los talleres

Taller Introductorio al Teatro del Oprimido

Laboratorio Magdalenas Teatro de las Oprimidas

Laboratorio de Investigación Escénica sobre Teatro del Oprimido: Imagen, Sonido y Palabra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *