¡Estúpidos, mi bandera, idiotas!

No hay derecho sin un izquierdo

Voy a reflexionar sobre La marcha… y sobre el incinerador de las redes sociales desde ese día hasta ayer. ¿Por qué escribo sobre eso? ¿Por gay (quería poner hueco pero muy peyorativo), para estar en la onda?

Pues la verdad es porque quiero, se me ronca el culo, jajajá. Esa frase siempre me ha dado risa porque la asocio con que el roncarle el culo a uno, se refiere a que uno se pedorrea pero así de aquellos pedos tronadores. La mera verdá es que escribo sobre este tema para educarlos. (¡Ooooh tómalo!)

Sexta avenida zona 1 ciudad de Guatemala el sábado 20 de julio de 2019. Fotografía de Fernando Chuy

Va enfoquémonos pues. El sábado anterior se celebró la marcha de diversidad sexual en Guatemala y el lema para este año fue: Existo. Resisto. Celebro

Algunos de los puntos que se exigieron durante la marcha:

  • El reconocimiento ante la sociedad de las personas LBGTQI.
  • La igualdad de condiciones.
  • La salud, seguridad y justicia como garantía de todos los ciudadanos.
  • Y la resistencia al acoso que históricamente han sufrido los miembros de la comunidad.

Fotografía de Fernando Chuy

¿Idiay pues, qué pasó?

Pues lo que pasó, pasó diría mi amigo el Daddy. Hicieron una bandera con el pabellón de Guatemala. A ver, voy a volver a explicar. Esta es la bandera de Guatemala…

Conocida como una bandera mercante, o sea sin el escudo o el pabellón. Entonces lo que pasó es que la comunidad LBGTQI realizó su propia versión de una bandera, pero utilizando en el centro el pabellón de la República de Guatemala. Así…

Fotografía de Fernando Chuy

Y pues ardieron las redes sociales, así como arde mi corazón por tí 😉, jajajá, quería poner una metáfora mas chilera de cosas que arden, pero no se me ocurrió ninguna. La cosa es que la mara se maleó. Muchos comentarios tirando veneno, otra gente defendiendo, otros burlándose, ¡Íjuelas! de todo. Hasta hubo gente que sacó a relucir el Código Penal

Artículo 416. Ultraje a símbolos nacionales. Quien, públicamente ultraje, menosprecie o vilipendie bandera, emblema, escudo o himno nacionales, será sancionado con prisión de seis meses a dos años.

A la mara que comentó lo del código penal, con mucho cariño les digo “váyanse a la beivy” les apuesto que ni saben que significa vilipendiar. Y estoy seguro de que con un buen abogánster se puede cuestionar si la representación de la bandera en esta ocasión fue o no fue un vilipendio.

Fotografía de Fernando Chuy

Yo admito que por pura morbosidad (porque nuevamente no sé que adjetivo calificador usar para describir el por qué hice lo que hice) me puse a leer los comentarios. Bueno morbo no, por experimento social lo hice.

Y encontré que es “interesante” el ver hasta donde ha llegado la decadencia de la inteligencia, o mejor dicho el auge de la estupidez humana. Pero si Jimmy llego a ser presidente no entiendo por qué aún sigue sorprendiéndome la idiotez humana. Tal vez soy muy ingenuo para creerlo.

¿Por qué me atrevo a decir algo tan osado? Pues fácil, si algo no te llega, pero en serio si algo de verdad no te gusta lo mejor sería que no lo compartás o no lo comentés o lo ignorás y seguís en tu rollo así como cuando nos piden ficha en el semáforo los niños o los que te dicen que te limpian el vidrio.  Pero existe una sed insaciable de hacer virales las cosas. ¡Es culpa de las redes sociales! (leer con voz de viejito)

Bueno este tema de las redes sociales es complejo, pero no vamos a ahondar en él en esta ocasión; solo voy a decir que nosotros tenemos hasta cierto punto el “control” de decidir qué consumimos y qué no en las redes.

Fotografía de Fernando Chuy

Yo no pude evitar pensar, tras leer algunos comentarios que sobresalía un sentido de falso patriotismo y es que pienso que a la mara le vale pito la bandera. Aquí hay gato encerrado, no creo que la molestia haya sido por ver una bandera gay con el pabellón, (ojo que no escribí ver la bandera vilipendiada)  

Acá hay una incógnita que tenemos que responder muchá. ¿Qué fue lo que realmente molestó a la gente de esa fotografía que ellos mismos ayudaron a hacer viral?

¿La bandera, el desfile? O tal vez ya no es molestia, nunca lo fue, sino que es envidia. Porque al final todos somos envidiosos y eso nos carcome. Miren pues, quítenle el espectro religioso al asunto y a los comentarios genéricos y díganme, pero así sin mencionar a la religión, la razón por la cual aborrecen a la comunidad LBGTQI. Jajajajajá, va que ahí ya son otras 20 varas…

Fotografía de Fernando Chuy

¿Les envidiamos que puedan vivir su sexualidad? Y por eso siempre mencionamos eso, que son unos pervertidos obscenos. Y peor aún, esos comentarios los decimos con albur porque “uuuuuyyyyy el SEXO es pecado”

Fotografía de Fernando Chuy

¿O les envidiamos que a algunos cuando deciden aceptar su sexualidad su propia familia los echa de la casa? ¿Les envidiamos que tienen mas derechos que los heteronormados? Vuelvan a leer lo que puse arriba que buscaba la marcha por si aun no les ha hecho mella esta nota.

Fotografía de Fernando Chuy

En esta contienda electoral hay rumores de que uno de los candidatos es homosexual. Esta información según los medios y los rumores no es nada nueva. Ya es algo que viene de mucho tiempo, un secreto a voces digámosle. Analizando el por qué hasta ahora sale esta información, concluyo lo siguiente:

En las contiendas pasadas, este candidato no representaba ninguna posibilidad de llegar a la segunda vuelta, por lo que esa información no era necesaria, esta vez que si tiene una posibilidad deciden lanzar la información con la esperanza de que eso arruine su reputación. Pero sinceramente a la mara le pela.

Tienen aberración por los homosexuales y su bandera de arcoíris, pero van a votar por este candidato porque ushhh Dios nos guardé que quede “la guerrillera” y además él mata a los mareros, y eso está bueno independientemente su preferencia sexual.

Con estas tres cosas cierro:

 

  1. Tal vez alguna de estas versiones de banderas les hubieran parecido menos “ofensivas”…

 

 

2.  Hay un libro que vi en FILGUA y me gustó mucho. Es para que aprendan a identificar y manejar sus emociones, así ya me contestan la pregunta que hice arriba si es enojo, envidia o quizás miedo. Trae dibujitos entonces va a ser una lectura fácil.

3. Piensen en la palabra Tolerancia. Y pregúntense no lo que significa ser tolerante con la comunidad LBGTQI, sino que hagan la lista de las cosas que sí toleran y las cosas que no. Un ejercicio a especie de un “despertar individual”.

Por ejemplo: Toleramos un fallo de la sala tercera sobre el caso IGSS-PISA pero no una bandera con arcoiris.

Mucha gente murió porque recibió tratamientos renales de muy mala calidad y al parecer toleramos que los responsables fueran absueltos de sus cargos y que les descongelaran sus millonarias cuentas bancarias. En Puerto Rico manifestaron por más de 5 días seguidos con marchas y paros por unos tuits que evidenciaron la clase de persona que era su gobernador. Y a nosotros pues sinceramente nos hace falta barrio.

Espero que al finalizar de leer la nota hagan las mismas caras que el Yimi. ¡Bendiciones de la gran diabla para todos pues!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *