Haga patria, quiébrele el culo a un diputado

Siempre estoy de alguna manera conectado al acontecer nacional, trabajo en el vespertino más longevo de ciudad de Guatemala —el veintiúnico— y a huevos que de más de algo me tengo que enterar. Cada noche que puedo, sintonizo los telenoticieros nacionales para tener siempre presentes sus desmanes y su lambisconería desbordada (son unos grandes hijos de puta para tergiversar la información y vender la barbarie neoliberal como progreso).

Lutte, fotografía digital impresa, 12 x 18 pulgadas, de Francisco Moreira, El Salvador.

En esas andaba anoche cuando a lo lejos —entre la música y los teclazos— percibí como esos grandes mierdas (en este caso los diputados) intentan retorcer la ley para favorecer al sector ganadero, vaya si son atrevidos los culeros. Ojalá un día se arme un vergueo popular tan engasado que nos permita darles lo que se han ganado a pulso.

Ayer me llamó Pedro y me preguntó que qué onda, cómo estaba y sin pensarlo demasiado le solté un allí de  ahuevo, no me quejo, luego me detuve a pensar que en medio de todo este desgaste y la tragedia nacional quizá no fue una respuesta honesta pero me quedé tranquilo al volver sobre mis pasos y entender que esta indignación la traigo desde hace años, mucho antes que se acentuara cuando caí en cuenta (allá por septiembre de 2016) que la mayoría de imbéciles de este país iba votar por el talega de Jimmy y no por Sandrita, quien aunque también es una mierda no es tan pendeja como el excelentísimo.

Y ante todo este desastroso Estado fallido ¿qué podemos hacer?

A huevos que buscar justicia y no permitir que ningún ijuelaverga nos borre la sonrisa, el acto rebelde más odiado en esta ciudad triste y gris.

Para ello traigo lo que viene siendo lo que es una propuesta para mantener el espíritu quiebraposturas cuadradas, se trata de la inauguración de una muestra fotográfica que aglutina a las chinches más peludas y otras no tanto de la escena onder de ciudad de Guatemala y como bonus tracks un par de salvatruchas más.

Hablé con Mauro Osorio, el gestor del subversivo acto fotográfico para pedirle una explicación sobre los motivos que lo empujaron a celebrar una exposición en un tugurio del mal como Mi Verapaz y esto fue lo que escribió a través del féisbuc Messenger:

Lo esencial de la muestra es crear iniciativa en los artistas a que ocupen los espacios alternos y dejen ya las mamadas de estar esperando su oportunidad (vía curador) en instituciones que no les dan cabida…

Por otro lado, que terminen de agarrar rollo de que el trabajo se muestra y será en el limitado círculo de interesados que nuevas oportunidades se vayan generando. Que dos rucos como Sergio y tu servilleta estén incluidos en la lista, es para afirmar encuentro más que sub-alternidades. Aquí no hay más o menos, solo esfuerzos por salir a la calle a solventar la construcción de lo que cada cual desee aportar a la utopía de restablecer la vida frente al horror cotidiano del país que nos importa o debiera importar.

Invitados todos y el que no llegue, por maje.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *