La crítica a la actual AEU

Fotografía de Luis Soto

Que los guatemaltecos reciban pisto de las diferentes formas de cooperación internacional es una de las derrotas notables a las que obligó la era democrática. Esperar lo contrario no tiene sentido, no es una cuestión de moralidades (superiores o inferiores), es un fenómeno que afecta a toda la sociedad de manera transversal en cuanto triunfo del neoliberalismo y debilitamiento de un Estado de por sí hecho mierda.

No creo que se pueda medir quiénes han recibido más pisto de la cooperación, y mejor no entrar en eso, porque seguro cualquiera aquí sale con la cola machucada. Como sea, supongo que la crítica a la actual AEU debería centrarse más bien en el hecho de usar la representación de dicha institución para hacer actividades políticas con gente que representa intereses deleznables por su carga histórica, contraviniendo… dejen los estatutos (que… bueno, nada tampoco está escrito en piedra) sino la voluntad de un segmento significativo de la comunidad estudiantil que, para bien o mal, lo reclama.

1) No hay ninguna necesidad económica de recurrir a la Embassy si lo que se quiere es hacer un cineforo. 2) La AEU no debería (aclaro, no creo sea el caso) recibir dinero de ninguna entidad exterior que se quiera hacer propaganda a través de la asociación, que fue lo que intentó hacer la pendeja embajada. 3) No hay tres; ojalá.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *