La Rosa… (pero no Leal de Pérez)

El 17 de octubre del 2017 tuve una “visión emprendedora”. Ya he tenido varias ideas millonarias, entre ellas un seaworld allá en Reu, o sacar por ejemplo lociones guatemaltecas, Shamperique for her y Champeriqué for him. Pero ahí ya me está comiendo el mandado el Ernest Steve. Abanicos para hombres con el slogan: “Hacele macho al calor”. Si tan solo tuviera un apellido de la oligarquía o el dinero suficiente otra cosa sería mi vida. (Ayyyydiomiu).

Fotografía de Ban Vel

Pero bueno, regresando a la premisa original de este texto. Pensé: Canal 27 se debería de disparar un su show estilo La Rosa de Guadalupe, pero versión cristiana moderna-light, ¿A poco no pegaría? Solo habría que pensar bien el nombre.

¡Sería el hit muchá! ¿No me creen? Pérense tantito pues, ahorita les explico por qué sísería un “chou” exitoso:

Vivimos en un país en donde las religiones se pelean constantemente: Los católicos tienen a la Semana Santa en una esquina y los evangélicos tienen sus retiros de verano en la otra. Irónicamente tienen el mismo Dios.

Una vez hablando con Don Felipe (un viejito de ahí de por mi casa que me ayuda a arreglar mis guitarras de vez en cuando. Uno de esos personajes de antaño crudamente honesto, cuasi-ofensivo para los que no están acostumbrados a lidiar con la verdad) me dijo:

¿Vos sabes por qué los cristianos empezaron a hacer esos sus retiros de verano? Fue porque para semana santa los miembros de sus iglesias se iban al puerto a chupar y de ahí ya no regresaban a las iglesias con los diezmos y las ofrendas. Entonces los pastores dijeron: “Muchá tenemos que inventarnos algo para que estos cerotes no se nos pierdan” Y así fue como nacieron los famosos retiros.

Pues en la búsqueda del desarrollo de esta maravillosa idea mercadológica me volqué a pedirle al pueblo su sentir. Hacer una prueba nomás; y estos fueron los nombres que salieron (cortesía del Chech)

  • El Milagro de hoy.
  • Él siempre está contigo.
  • No me desampares hoy por favor.
  • Tocado por su gracia.
  • Él conmigo, ¿Quién contra mí?
Una rolilla de cuando el men era más mundano.

Obviamente el soundtrack del programa tendría que ser de Rabito y los temas a tratar serían: los hijos rebeldes, la masturbación y el porno (fun fact: Mis papás nunca me hablaron de jalarme el ganso, y de cómo eso era normal en un adolescente, nomás que lo tomara con calma, en lugar de eso entraban a mi cuarto a reprender todo espíritu de pornografía y masturbación; pero no les funcionó la oración gracias a Dios), en fin, problemas así chafas porque ¡Ush no! Dios nos libre… jajajá por lo menos ahí si les da verga La Rosa de Guadalupe porque ellos sí tocan temas más trascendentales a pesar del formato freseado-chafa del programa.

Siempre me ha molestado que si para Halloween y para Navidad las iglesias evangélicas hacen sus cultos para evitar que los “cristianos” participen de tan “diabólicas prácticas” (Ya vieron que si tenía razón don Felipe) yo no sé por qué chingados no hacen una actividad especial para todos los siete de diciembre. El chiste se cuenta solo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *