Negro con sida

Al futbolista lo partieron en ocho pedazos. Toda la piel quedó en las ollas grandes que los miércoles y sábados usaban para los chicharrones.