Solo hay dos clases de gente, los muertos y los que vamos a morir

Al principio fue la música, y lo que ahora queda es un trabajo sensible con la imagen y la poesía. Además de una brisa fresca, que envuelve una antojología poética pro-etica de un artista de Nicaribe que pensaba que la poesía era frágil como el humo y dura como el grafeno.

Tomo uno

No hay poemas terminados solo poemas abandonados

Abandonados por la geografía, por el Estado, por las circunstancias del propio poeta, pero recuperados por un centroamericano «todo-terreno»  del cine documental y una etnólogantropólogaoceanógrafacineasta nicaragüense, quien estará presente esta noche en la proyección de la película en el CCE.

Tomo Dos

Las únicas cosas que tengo son las que he compartido

Y lo que más se comparte desde Rubén Darío es poesía. En Nicaragua patéas una piedra y salen puetas, así con u, como lo pronuncian allá. Si lo justo fuese real, Carl Rigby tendría la antología publicada y no solo un diploma adornando la pared. Cuestión de las sensibilidades que alcanzan el poder. Pero, ¿En el país de Rubén Darío hay algo más poderoso que la palabra?, pedir rondon patí pan de coco pan bom para el desayuno.

¿Habrá Tomo Tres?

Hay narrativas donde la muerte forma parte de la trama. El documental de Spiegeler no es un fin final en el sentido que ver su “última” obra es abrir finales que comienzan, como dijo otro poeta donde muerte también fue sinónimo de olvido.

Lujo de trabajo chato.

Este texto se escribió a cuatro manos por Javier y Javier.

Antojología de Carl Rigby nos pasea atemporalmente por recuerdos de todas las épocas: la de la dictadura de Somoza, la del terremoto de 1972, la de los despojos que dejó la United Fruit Company. Es el último trabajo del cineasta guatemalteco Eduardo Spiegeler, quien falleció en 2018 bajo trágicas circunstancias en Nicaragua, un año después de la muerte del poeta protagonista

Proyección

Viernes 26 de abril 2019 (¡Hoy!) Centro Cultural de España, 20:15 horas
Con la presencia de la co-directora María José Álvarez




Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *