Tag: historias

El hombre que le vendió el culo al diablo

La rutina iba desdibujando profundamente nuestra propia vida. Cuando acepté el contrato, ellos sugirieron cambiar mi dirección y hasta mi carrera universitaria, me asignaron un nombre y un apellido, me fue impuesta una identidad ficticia.

La clave del éxito

La noche del 24 estaba llegando a su clímax de borrachera, violencia y desenfreno, cuando de pronto Hermenegildo que había tenido sexo en 5 ocasiones durante la tarde y había bebido dos barriles de cerveza desapareció junto con 10 de sus más leales hombres.

Un pacto con Black Metal

Si había alguien a quien la música de Venom le gustaba en Guatemala era a Rony Lopez. Todas las noches llegaba a su casa a poner a todo volumen las canciones de la banda británica. Las escuchaba una y otra vez, se sentía hipnotizado por Cronos, el bajista, que cantaba con una voz poco afinada pero con presencia y fuerza.

La vida de los otros

Cuando tenía 10 años el niño que era mi mejor amigo insistía en que fuera a dormir a su casa. Yo pedía permiso para ir, pero ni mi papá ni mamá lo permitían, cuando sabían que iba a preguntar obtenía un NO por adelantado.

Si la ciudad de Guatemala se desvistiera

La época de lluvia es un soundtrack perfecto para un striptease. Nos desnudamos todos luego de horas haciendo fila en plan sálvese quien pueda. Ahí merito se nos puede mapear la anatomía, hacer una cartografía verdadera de quien somos: frente al país que es como es y que en época de aguaceros logramos evitar menos de lo que quisiéramos. Frente a otra gente que no tiene nuestros privilegios.

La muerte en la orilla

Hoy hace más de tres décadas me subí a un carro por error. Iba a comprar una coca cola, y en la tienda de la cuadra alguien me invitó a subirme a un carro. «Subite, solo le vamos a dar una vuelta a la manzana». Pero no fuimos a dar una vuelta al barrio, sino a un anillo periférico que en 1980 estaba vacío. A 150 kms por hora.

Caldo de mariscos y rock and roll

Mi boca era un charco de saliva sucia y con sabor a centavo. La cruda esta vez estaba ganando la batalla, eran las once y media de la mañana de un lunes tachado en el calendario de una tienda de esquina.

La vocación espiritual de don Clodomiro

La vocación espiritual de don Clodomiro es hacer discursos fúnebres. Cuando murió mi abuela, se paró sobre una tumba aledaña y dijo sus palabras. Recuerdo a un pariente reclamando inmediatamente